01/12/2016 Un sistema gratuito

Un fuerte incremento de ciclistas genera ciclovas congestionadas

Según el área de Transporte Sustentable porteño, los viajes que se hacen actualmente por este medio de transporte equivale al 3,5 por ciento del total y revelan el fuerte incremento de ciclistas que recorren distintos tramos de los 158 kilómetros de la red.


La cantidad de personas que se mueve en bicicleta por Buenos Aires, para ir a trabajar, estudiar o pasear se multiplicó por ocho en los últimos cinco años, en tanto la cantidad de viajes que se hacen actualmente por este medio de transporte es del 3,5 por ciento cuando hace 7 años, momento en que comenzó el desarrollo más constante de las ciclovías, era de un 0,4 por ciento.

Los datos, aportados por el área de Transporte Sustentable porteño, revelan el fuerte incremento de ciclistas que recorren distintos tramos de los 158 kilómetros de red de ciclovías y bicisendas que hay en la ciudad "lo que expresa por un lado un cambio de hábito de mucha gente, entre quienes las mujeres ocupan un lugar parejo con los varones" dijo a Télam Néster Sebastián, titular de la Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU).

Y por otro lado, revela que esta modalidad de viajar y su crecimiento tiene nuevos requerimientos, "para poder seguir sosteniendo este sistema, para no quedar en una meseta y que sea un modo seguro de viajar", reveló el titular de ACU, una organización que acaba de cumplir 20 años y que se constituyó en "la memoria activa del desarrollo del ciclismo urbano en la ciudad de Buenos Aires".

El tema del deterioro o descuido de algunas ciclovías, o la falta de continuidad de otras, o la inexistencia de un sistema seguro de estacionamiento, son algunos de los problemas que sienten a diario los ciclistas que recorren la ciudad.

"El problema del modelo de ciclovías es que tiene algunos dogmas, por ejemplo, incluye el cordón cuneta en el ancho y entonces, como sucede en la calle Billinghurst, que es una de las más transitadas, tenés la mitad del ancho de la ciclovía que transcurre sobre cemento con una pendiente inclinada, mojada y poceada, y además ya está saturada, por lo que se necesita que sea más ancha", dijo Sebastián.

El titular de ACU reivindicó la política de ciclovías y dijo que era "exitosa con los ciclistas", pero advirtió sobre la necesidad de hacer cambios a pesar de que "el gobierno dice que sigamos así, pero lo cierto es que la ciudad no está preparada para el desarrollo que está teniendo la bici".

"Otro de los dogmas del modelo es no hacerlas en avenidas y sin embargo el único tramo por donde hay ciclovías en avenidas, que es en Coronel Díaz, no hay ningún problema con el tránsito", añadió.

Al enumerar otros problemas del sistema actual, se refirió a los accesos a la ciudad, donde "no hay prevista una infraestructura", o el hecho de dónde dejar la bici.

"No hay una política del gobierno sobre dónde dejar la bici, la respuesta que dieron es que pusieron 70.000 bicicleteros en la vía pública, pero es como atarlo al árbol, una política viable y simple es utilizar los estacionamientos concesionados de la ciudad".expresó.

Sebastián planteó a su vez la necesidad de ampliar la red de ciclovías "para poder lograr una conectividad, si no llega un momento en que se estanca el crecimiento mientras aumenta el número de usuarios".

En tanto, desde Transporte Sustentable remarcaron la importancia de haber "incentivado el uso de la bici, a través de tres ejes principales: Infraestructura con la construcción de la red de ciclovías seguras; Sistema de Transporte Público de Bicicletas con EcoBici, que son las bicicletas públicas de la ciudad disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana; y la promoción del uso de la bici y educación vial.

Buenos Aires se encuentra entre las ciudades que tienen mayor desarrollo del ciclismo urbano, "es superior a muchas ciudades europeas", sostuvo Sebastián.

En 2015, Buenos Aires fue elegida entre las 20 ciudades del mundo más amigables para andar en bicicleta.

Se trata de un estudio que hace en forma anual la consultora de diseño urbano "Copenhagenize" y en el cual Buenos Aires quedó 14 entre las 122 ciudades rankeadas siendo la única ciudad elegida de Latinoamérica y quedando antes que Viena y París, precisaron fuentes oficiales del área.

El uso urbano de la bicicleta es una ola mundial, por lo barato, porque se mantienen más allá de los vaivenes económicos, porque libera el tránsito, porque no contamina, porque es un ejercicio excelente, porque da independencia.

En tanto otros obstáculos tienen que ver con normas que no se cumplen y con las costumbres y resistencias de peatones y conductores de vehículos particulares, taxis, camiones, colectivos, como por ejemplo, los contenedores de residuos en medio de las ciclovías.

También los autos particulares que se adueñan de las ciclovías a la entrada y salida de los colegios privados, los camiones de distribución de alimentos y otras mercaderías; los peatones que cruzan sin mirar; las motos que circulan muchas veces por las ciclovías.

En tanto, el ciclista que está viviendo también ese cambio de hábitos, está respetando cada vez más el semáforo, el no andar de contramano, usar casco, circular por sus carriles, aunque puede transitar por las arterias que no tienen ciclovía.

Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/419804