24/11/2016 Tlam en Mar del Plata

El cine de la villa llega al Festival

“A veces el barrio es un bondi, a veces no”, es una de las frases que se escucha en el cortometraje “El Rengo”, de Alan Nicolás Gómez, que este jueves se proyecta en el Festival de Mar del Plata en el marco del programa El cine como herramienta de inclusión social, y que fue realizado en la Villa 21 de Barracas a partir del trabajo del taller de cine que desde hace tres años dirige la realizadora Natural Arpajou en La Casa de la Cultura, que funciona allí.

Junto con “El Rengo”, un filme que relata alguna de las tensiones que se viven en este barrio carenciado, filmado allí mismo y con el lenguaje y los códigos propios del lugar, también se proyecta hoy “15”, un corto dirigido por Liz Karina Bobadilla y Vanesa Erquiaga, que se mete con la problemática de la trata, surgido también del taller.



“La idea del taller siempre fue la de armar un espacio de trabajo a partir del cine que estuviera abierto a la comunidad en general, vivan donde vivan, y de hecho en el taller tenemos gente de los más diversos barrios, chicos que viven adentro de la villa pero también gente que viene de Belgrano o Avellaneda, gente que nunca estudió cine junto con egresados de la UBA”, cuenta Natural Arpajou, a cargo de la coordinación y la idea del taller dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación.

Se trata de un taller integral de cine donde se aprende todo lo necesario para hacer una película, desde el guión, la dirección, montaje, sonido, producción. Arpajou lo coordina y se encarga de dirección y guión mientras que da también herramientas de temas puntuales y en estos casos invita a distintos profesionales de la industria cinematográfica para transmitir sus saberes a los participantes del taller, que van de los 18 a los 60 años.

A lo largo de sus tres años de existencia, el taller lleva realizados cinco cortometrajes, que surgen a partir de guiones elaborados en el grupo y cuya realización corre a cuenta de los alumnos, los dos producidos este año son los que se están mostrando hoy en el Festival de Mar del Plata.

Arpajou, dice que una de las cosas que caracteriza al taller es el hacer y que "se constituye también en un espacio con mucha reflexión sobre cómo hacer cine y cuando aparecen las temáticas específicas del barrio como en 'El Rengo' sobre cómo contarlas”.

“Al taller viene gente de todas las clases sociales, con distintos estudios, distintas profesiones, y creo que esta diversidad hace que todos nos enriquezcamos desde el lado humano, todos conocen la comida del otro, el barrio del otro, su manera de hablar, y esto empieza a abrir la cabeza de todos, de los que viven adentro de un barrio carenciado y de los viven afuera”.

“Además -agrega- muchos chicos empiezan a ver al cine como un medio de expresión y también como una salida laboral; el cine abre puertas, estar acá, por ejemplo, en el festival, es muy importante, porque los chicos vienen con su película y se codean de igual a igual con otros directores, traen su trabajo, lo exponen, tienen devolución, ven la reacción de la gente, todo eso genera cuestiones muy especiales en los chicos que vienen al taller”.

Arpajou destaca que los contenidos cinematográficos que se ven en el taller de La Casa de la Cultura de la Villa 21 son los mismos que ella enseña en una universidad privada y que lo particular del taller es “el intercambio que se genera y la manera como el cine se transforma en una herramienta que nos va uniendo. Es cierto que en el barrio quizás es más difícil encarar un proyecto porque la gente tiene menos recursos de lo que puede suceder en una institución privada donde todos tienen cámaras y consiguen fácilmente lo que necesitan, pero lo que resalta del taller es que es un espacio donde todos tiran juntos para adelante, donde el grupo está en primer lugar, y eso es muy importante”.

En este Festival de Mar del Plata, Arpajou también está presentando un work in progress (película en desarrollo) en la competencia para este tipo de filmes sin terminar, titulado “Extraños”, que cuenta con guión y dirección de ella y que se desarrolla en la villa, contando la historia de un joven que vuelve de la cárcel e intenta recuperar cosas que encuentra muy cambiadas en el barrio, una película que se está rodando en la 21 y en la que ella es también ayudada y asesorada por gente del lugar, muchos de ellos participantes de los talleres.

Arpajou conoce de sobra el certamen cinematográfico marplatense ya que acá vino con sus cortometrajes como realizadora y con todos ganó el premio principal del concurso: en 2009 con “Ana y Mateo”, en 2011 con “Lo que haría”, en 2013 con “Espacio personal” y en 2015 con “Princesas”.

De programa El cortometraje como herramienta de inclusión social, auspiciado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), también participan mostrando sus trabajos y discutiendo sus experiencias los grupos Con Matanza Vamos a Filmar, Cine en Movimiento, Cine con Vecinos, Centro Cultural La Casita de los Pibes de La Plata y Taller Penal de Marcos Paz.