10/11/2016 música

Florencia Andrada presenta “A pesar de la tormenta” en el Centro Cultural Matienzo

"A pesar de la tormenta" es el segundo disco de una de las voces femeninas argentinas más interesantes a la hora de interpretar ritmos negros como el soul, el funky, el gospel y el R&B.

@Florencia Andrada, una de las mejores voces argentinas especializadas en música negra, presenta este viernes a las 21.30 su nuevo disco "A pesar de la tormenta"  a las 21.30 en el Centro Cultural Matienzo, ubicado en Pringles 1249 de la Capital Federal.

Andrada, corista de la banda rockera Támesis, se referenció en la vieja escuela del soul estadounidense pero también en figuras actuales como Charles Bradley y Sharon Jones & The Dap Kings, aunque siempre cantando composiciones propias en español.


Contó con invitados como el tecladista Germán Weidemer, el guitarrista argentino Roberto Porzio, el trompetista Hugo Lobo y el aporte internacional de Binky Griptitie, guitarrista de Sharon Jones & The Dap Kings del sello neoyorquino Daptone Records.

En el disco la acompañaron Julio Fabiani en guitarra, Homero Tolosa en batería, Mauro Bonamico en bajo, Anahí Fabiani en teclados, Pilar Padin y An Díaz en coros, Julia Rosa en percusión, Nahuel Viola y Yair Lerner en trompeta y Sebastián Álvarez y Santiago Zarba en saxos.

Sobre el disco y la escena soulera local, Andrada charló con Télam:

Télam:-¿Es un disco más groovero que el anterior?
Florencia Andrada:-Por suerte hay una evolución en todos los aspectos. Uno es muy crítico de lo que hace y cuando terminás un disco siempre pensás en cómo hacerlo mejor, pero igual la conclusión más copada que saco es que no pasaron cuatro años al pedo, sino que se creció en todos los aspectos: en lo musical, en las letras, en las composiciones, en los arreglos y en el toque hubo un crecimiento importante.

T:-Con respecto a la generación de rockeros de los años 80, lo que hoy se nota a nivel mainstream es que nos faltan buenos cantantes, mientras que en el folclore hay voces impresionantes.
FA:-Yo creo que el folclore desde siempre tuvo importancia en lo vocal y fue siempre muy exigente con respecto a los cantantes. El rock al tener tanta variedad, hay géneros que es aceptable que no tengas tanta preparación vocal, otros que zafás con poco y otros que no. Si querés cantar temas onda Queen no va a salir, por ejemplo. Entonces depende la rama del rock que abordes, pero sí me pasa mucho cuando escucho rock argentino, que quizás la banda está re buena pero entra el cantante y no va.

T:- Ya no hay un Gustavo Cerati o un Federico Moura?
FA:- Para mí hay un montón.

T:-¿En el under?
FA:- Depende qué es arriba. ¿Quién es arriba hoy? Lula Bertoldi es una cantante muy buena, aunque no es lo que elegiría para escuchar. Para mí de la gente que está ahora llegando a un lugar hay muy buenos cantantes con respecto a la generación anterior, no importa si me gustan o no. Escucho que hay gente que está empezando a darse cuenta que está bueno dedicarle un poquito a la voz porque es la que comunica, y las grandes bandas de rock tienen grandes voces al frente. Pero depende de a quién escuches, qué escuches como referencia.

T:- ¿Sobre qué querías hablar en este disco?
FA:- No sobre algo puntual. Quizás, el título del disco engloba un poco un montón de cosas que pienso, siento y me pasan con respecto a lo que veo del mundo, con respecto a lo que me pasa del mundo, lo que hago o no hago y cómo juzgo lo que hacen los demás o no lo hacen; pero mirándome siempre a mí. A veces uno está todo el tiempo viendo que todos hacen todo mal, ¿pero y uno? ¿Vos qué hacés por los demás, por vos o por cambiar algo? Si ni siquiera te esforzás por ser un poco mejor en tus días cotidianos, ¿cómo pretendés que cambien las cosas? Madurar un poco esa idea de odiar a todos por odiar, el título va por ese lado. A pesar de las crisis personales, yo soy bastante pesimista con respecto al futuro pero elijo seguir apostando a creer en lo que hago y en ser mejor. Engloba un poco esa idea, ya sea en lo personal como en lo social seguir apostando aunque sea todo un verdadero caos. Tiene que ver un poco con eso, como músicos independientes y haciendo cosas al costado de lo mainstream ya era difícil y ahora es un poquito más. No hay que dejarse atropellar por eso, lo que tenemos los músicos es la música y hacer, no hay que dejarse agobiar por la falta de posibilidades. Y si no hay posibilidades las creo, si no hay movidas las hago. No hay que quedarse en el "nadie hace nada por mí" porque no, nadie hace nada por vos, si lo querés hacer tenés que salir y probar.

T:-Desde la salida de tu disco anterior a este, aparecieron nuevas voces de la música negra a nivel mundial. ¿A quienes elogiás?
FA: Me encanta George Bradley. Me gustan mucho sus letras, es muy simple, es más blusero en sus composiciones a nivel letras... Pero más que él en sí mismo, que lo amo, me gusta mucho la banda, la música, las canciones, el sonido y los arreglos. Y sí, obvio que lo sumé como influencia por todas estas razones. Todo lo que siempre seguí escuchando sigue en mi cerebro así que va a estar implícito en las canciones, y de las cosas nuevas del género casi siempre lo que más me atrae es lo que tiene una reminiscencia a cierta onda. Erykah Badu te diría que es única en lo que hace, marcó una línea. Escuchás un tema y es ella y, para mí, eso es mucho más admirable que que sea perfecta. Erykah es perfecta, pero tiene sus maneras de ser prolija y perfecta que es más una búsqueda de quien es ella como música. Como Lauryn Hill, son minas que entraron en cierto formato pop pero igual mantuvieron esa esencia personal y no se dejaron avasallar. Bueno, de hecho Erykah Badu tiene un montón de discos y es conocida pero nunca llegó a ser mainstream.

Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/415644
etiquetas