01/11/2016 música

Con “Atar”, la cantante y compositora Laura Ros “profundiza una línea de riesgo”

La cantante, compositora y guitarrista autogestionó la producción de “Atar”, su cuarto álbum, con la pre venta de los discos.

La cantante, compositora y guitarrista Laura Ros editó su cuarto álbum, "Atar", una vez más en clave de fusión, combinando el folk con otros lenguajes y estilos "y profundizando una línea de riesgo", según advierte la hija de Antonio Tarragó Ros.

Nueve canciones pretenden en "Atar" sintetizar, sin alardes, las ambiciones compositivas de la cantante, reconocida y premiada dentro del ambiente musical en los últimos años y que, expresa, a su modo, su vocación por no reincidir en la línea de sus trabajos anteriores.

"Hay una continuidad pero esa continuidad es, precisamente, la idea del riesgo, el salto que estoy dispuesta a dar, ya sea en el plano del sonido o en la libertad para tomar decisiones estéticas. Por eso en lo musical es muy diferente al disco previo, que era acústico y ahora este tiene un formato eléctrico y un sonido de fusión muy fuerte", explicó Ros a Télam.

La cantante, ganadora de los premios Atahualpa y Gardel, había editado otros tres albumes: "Del aire" (2005), "Buri" (2009) y "Tres" (2013), en trío acúsico con Roberto Garcilazo y Federico Macchi; más "Tercer jueves", un Dvd grabado en vivo con Federico Gil Solá, ex baterista de Divididos.

Según la propia descripción de su recorrido cantante y compositora, analizado a la distancia, "Del aire" fue "un digno debut", de la mano de un experto como Lolo Micucci; "Buri", un disco donde "tenía que demostrar que no era folclorista" y "Tres" representó "un paso hacia la adultez".

Su nuevo material fue registrado con la guitarra de Lucas Caballero, la batería de Juan Manuel Ramírez y el bajo de Beno Guelbert. El disco será presentado el jueves 24 de noviembre a las 21 en el Teatro del Viejo Mercado, en el barrio del Abasto (Lavalle 3177).

"El disco tiene un foco importante en la composición. Y si bien de alguna manera fue algo que siempre hice, a la vez es verdad que hay muchas menos canciones prestadas que otras veces (sólo hay una, 'Ayer', de Barbarita Palacios), pero no es algo que me lo haya planteado desde ese lugar sino que es el producto de un enamoramiento con las canciones. Eso si bien también puede verse desde afuera como un riesgo, no lo planeo así. Todo lo contrario: a veces es más arriesgado versionar una canción demasiado transitada e imponerse hacer alguna diferencia", explicó Ros sobre el perfil del disco.

Laura, nieta del legendario Tarragó Ross, fue convocada a escenarios por músicos de prestigio y diverso origen. En esa lista aparecen Mercedes Sosa, Chango Farías Gómez, Peteco Carabajal, Horacio Molina, León Gieco, Raly Barrionuevo, Soledad y Pedro Aznar.

Participó de todas las ediciones del Festival de Cosquín desde el 2005 hasta la fecha, continuidad que no pueden relucir otros músicos más afirmados en la tradición folclórica. "Si voy a Cosquín no voy a hacer un tema rockero porque no soy provocadora. Me siento cómoda en todos los lugares en los que toco, siempre hice temas míos pero fueron creciendo en porcentaje en mis discos", expresó.

"Más allá de lo familiar, yo no entré al folclore desde el folclore, sino que apareció en ese ambiente de grande. Siempre me sentí, en algún sentido, visitante en esos escenarios por más que conociera el ambiente y estuviera enamorada de esa música", puntualizó.

"Sucede que nunca manejé al folclore como una lengua única. Así que cuando me acerco a él es muy difícil que las canciones y los discos salgan de otra forma. Si alguien viera mi colección de discos lo entendería de un pantallazo. No habría más que explicar", graficó.

Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/408270