14/10/2016 Tucumn

Utilizan un georradar en busca de pistas para esclarecer la muerte de Viroche

A pedido del fiscal que investiga el hecho, Diego López Avila, los gendarmes comenzaron a trabajar esta mañana en la pesquisa, al igual que un especialista en medicina forense que analizará los resultados de la autopsia.


Efectivos de Gendarmería Nacional recorrían hoy con un georradar la localidad tucumana de La Florida en busca de evidencias que puedan ayudar a esclarecer la muerte del sacerdote Juan Viroche, quien fue hallado ahorcado en la iglesia en la que vivía el 5 de este mes.

A pedido del fiscal que investiga el hecho, Diego López Avila, los gendarmes comenzaron a trabajar esta mañana en la pesquisa, al igual que un especialista en medicina forense que analizará los resultados de la autopsia.

El jefe del Escuadrón 55 de Gendarmería, con asiento en Tucumán, comandante Claudio Domenichini, informó a Télam que el personal llevó a la provincia un georradar para inspeccionar el lugar del hecho y colaborar en una inspección ocular.

"El georradar básicamente permite detectar elementos que puedan estar enterrados y, como se habían encontrado un par de celulares en una fisura del terreno, con buen criterio el fiscal pidió utilizarlo para hacer una búsqueda y determinar si hay algo más escondido que pueda servir para la causa", explicó Domenichini.

El gendarme precisó que el fiscal pidió el apoyo de los peritos para volver a ver el lugar del hecho y revisar lo que sería la pericia forense.

La tarea del médico forense que ya llegó a la provincia será analizar los resultados de la autopsia, mientras que los técnicos se dedicarán a "mirar el expediente, analizar lo que ya se ha hecho y en base a eso determinar pasos a seguir", indicó Domenichini.

El equipo de Gendarmería, junto a personal de la Policía Científica, se trasladó esta mañana a La Florida para realizar un nuevo recorrido por el lugar donde fue encontrado el cuerpo del cura.

Por el momento la causa está caratulada como muerte dudosa y la principal hipótesis que maneja el fiscal López Ávila apunta a que Viroche se suicidó.

No obstante, la familia del sacerdote y una gran parte de la comunidad local que apoyaba la lucha de Viroche contra el narcotráfico afirman que se trató de un crimen y reclaman justicia por lo sucedido.

Para esta noche está prevista la realización de la tercera marcha en Plaza Independencia, de la capital tucumana, que fue convocada por las redes sociales bajo la consigna “los mafiosos pudieron más y el rebaño perdió el pastor; pero nunca imaginaron que su accionar multiplicaría las ovejas que ahora unidas por el amor y no por el espanto caminan para terminar con la mentira”.

Los manifestantes darán una vuelta en el paseo público en silencio y con una vela en las manos, según precisaron los organizadores, quienes informaron además que hoy se realizarán dos oficios religiosos para rezar por el sacerdote.

Ayer, tres legisladores tucumanos solicitaron al Gobierno provincial la intervención de la comuna de La Florida, donde el sacerdote Viroche desarrollaba su actividad religiosa, mediante la cual enfrentó la venta de drogas en la zona.

El pedido de los legisladores incluye “el inmediato desplazamiento de la cúpula policial de la comisaría de La Florida” por considerar que no cumplieron con sus obligaciones que no es otra que “garantizar la seguridad de los habitantes” de la comuna.

Fuentes de la investigación informaron a Télam que a partir de los últimos peritajes realizados al teléfono celular de Viroche se confirmó que el sacerdote fue amenazado antes de morir, por lo que se estima que el fiscal va buscar nuevas pistas que podrían modificar la hipótesis inicial del suicidio.
etiquetas