06/09/2016 desde el ltimo viernes

Nicaragua le concedi asilo poltico al ex presidente salvadoreo Mauricio Funes

El gobierno de ese país otorgó asilo como "perseguido político" al ex presidente de El Salvador entre 2009-2014, quien es investigado por graves delitos de corrupción. También recibieron el beneficio su pareja y sus hijos.

 La información fue publicada este martes por La Gaceta, el diario oficial nicaragüense.

El asilo político, solicitado por Funes el pasado 1 de septiembre, le fue concedido a él, a su pareja Ada Michell Guzmán Sigüenza, y a sus hijos Carlos Mauricio Funes Velasco, de 34 años; Diego Roberto Funes Cañas, de 25, y Mauricio Alejandro Funes Guzmán, de 2, según la información oficial.

Las autoridades nicaragüenses fundaron su decisión en la letra de la Constitución, que "asegura el asilo para los perseguidos políticos, amparando a los perseguidos por luchar en pro de la democracia, la paz, la justicia y los derechos humanos".

El asilo rige desde el viernes último, "independientemente de su posterior publicación en La Gaceta", de acuerdo con la resolución administrativa firmada por el canciller nicaragüense Samuel Santos, que publica este martes el diario oficial y reproducido por EFE.

"Otórguese asilo político al ex presidente de la hermana República de El Salvador, señor Carlos Mauricio Funes Cartagena (...) y a su núcleo familiar", indica La Gaceta.

Al solicitar el asilo, el ex presidente salvadoreño señaló que lo hacía "por considerar que está en peligro su vida e integridad física y la de su familia, por luchar en pro de la democracia, la paz, la justicia y los derechos humanos, y su afiliación política en la República de El Salvador", de acuerdo con el diario oficial.

Funes afronta en su país denuncias penales por enriquecimiento ilícito y "posible" lavado de dinero durante su gestión, un proceso derivado de un juicio civil ordenado por el Supremo por el incremento injustificado de su patrimonio en más de 700.000 dólares.

El ex presidente confirmó el pasado 23 de agosto que se encontraba en Nicaragua realizando un trabajo de consultoría, y desmintió entonces que tramitara en ese país una solicitud de asilo, tal como había asegurado un día antes el fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez.

Pero este martes aclaró la situación a través de Twitter. "No mentí sobre el asilo, decidí tramitarlo el 31 de agosto, después de constatar la persecución política que se inicia en mi contra", añadió.







Funes, que no cuenta con ninguna orden de detención en su país, fue el primero en llegar al poder bajo la otrora guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), actual partido de Gobierno.

El ex gobernante ha calificado el proceso judicial en su contra como "show" político, porque las autoridades salvadoreñas "no han encontrado ninguna prueba" en su contra.

Funes también fue citado el pasado 3 de febrero a declarar en la Fiscalía por una investigación por supuestas negociaciones que su Administración entabló con las pandillas entre 2012 y 2014 para disminuir los índices de asesinatos.

La decisión del gobierno nicaragüense generó la reacción del diputado del partido opositor salvadoreño Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) Ernesto Muyshondt.

"Es lamentable que Nicaragua abrigue y apoye a un corrupto", dijo el legislador.

"La corrupción y la impunidad deben de perseguirse, venga de donde venga, y los demás países deben de contribuir al combate de estas en lugar de ocultar y respaldar a los corruptos como Funes, que está siendo investigado por diferentes delitos", manifestó el parlamentario en declaraciones a la agencia EFE.

Añadió que la decisión de Nicaragua "manda un mal mensaje que un país se preste a este tipo de situaciones y que proteja a una persona que tiene enormes indicios de haber cometido una gran cantidad de ilícitos y actos de corrupción en El Salvador".