05/09/2016 La justicia federal

Investigan presuntas irregularidades carcelarias en el caso de "Mi Sangre"

La justicia federal de Lomas de Zamora abrió una causa penal para investigar la presuntas irregularidades cometidas por el Servicio Penitenciario Federal (SPF) en la custodia del sindicado narco colombiano Henry de Jesús López Londoño (45), alias "Mi Sangre", detenido en la cárcel de Ezeiza, de donde aparentemente planeaba fugarse, informaron fuentes judiciales.

En tanto, luego de descubrirse el presunto intento de evasión, “Mi Sangre” fue trasladado a otro pabellón de máxima seguridad dentro de la misma unidad, donde quedó aislado, con sólo una hora para salir de su celda a un patio, vigilancia permanente y monitoreado por cámaras las 24 horas.

Fuentes de la investigación aseguraron a Télam que este traslado fue pedido por el juez federal Sebastián Ramos, quien en mayo ordenó la extradición de López Londoño a los Estados Unidos y ahora dispuso que por cuestiones de seguridad no se de a conocer el nuevo lugar de alojamiento del detenido.

Además, dijeron que desde que fue descubierto el supuesto plan para rescatarlo, “Mi Sangre” no recibió nuevas visitas, a pesar de que no las tiene prohibidas.

Voceros judiciales explicaron a Télam que hasta esta tarde no había personas imputadas en la causa caratulada de manera provisoria como “evasión en grado de tentativa” por el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena.

Los mismos informantes señalaron que a partir de las primeras diligencias realizadas en las últimas horas en el marco de ese expediente, el juez Villena resolvió esta tarde abrir otra causa paralela para investigar las presuntas irregularidades cometidas por los penitenciarios que debían custodiar al sindicado narco.

Las sospechas recayeron sobre el SPF luego de que en la celda de López Londoño en el pabellón 6 del penal, un módulo de baja conflictividad, se hallaron numerosas fotocopias de expedientes y dentro de ellas, en un hueco, un teléfono celular Iphone, dos chips y un módem portátil.

La hipótesis que maneja el juez Villena apunta a que el calabozo del detenido “no fue requisado en los últimos meses” cuando debería ser inspeccionado “cada cinco días”, detalló una fuente judicial.

Por su parte, Jacqueline Arias Malatesta, una de las abogadas que asistió a “Mi Sangre” en el juicio de extradición pero que luego dejó la defensa, dijo esta tarde a la prensa que “siempre hubo rumores de fuga en el penal”, razón por la cual, los penitenciarios “lo tenían muy vigilado”.

El aparente plan de evasión se descubrió cerca de las 14 del viernes, cuando María Gabriela Ricagno, la abogada que aun defiende a López Londoño, pretendía ingresar al penal de Ezeiza con un plano detallado de los terrenos de la cárcel.

En el croquis también figuraba la ubicación detallada de comisarías y otras dependencias policiales próximas al penal, así como los barrios aledaños hasta el partido de Esteban Echeverría y una posible línea de escape trazada en rojo hacia Cañuelas.

Ante esta situación, la abogada fue demorada y recién liberada a las 21 de ese mismo viernes y se dio intervención al juez federal Villena y a todas las fuerzas de seguridad para que estuvieran alerta.

El magistrado dispuso requisar la celda de “Mi Sangre” y ante las presuntas irregularidades descubiertas, el SPF resolvió pasar a disponibilidad el director del penal, Héctor Retamozo, y otros dos funcionarios que se cree que tuvieron vinculación con el ingreso del teléfono y los otros elementos hallados.

En tanto, la Jefatura de Asuntos Internos del SPF investiga a todos los efectivos que mantuvieron contacto con el detenido el viernes y los días anteriores, quienes por ahora no están cumpliendo funciones.

López Londoño fue apresado el 30 de octubre de 2012 cuando cenaba junto a allegados y custodios en el restaurante “Fettucine Mario” del partido bonaerense de Pilar ya que pesaba sobre él un pedido de captura internacional por una causa en la que lo sindicaban como jefe del cartel “Los Urabeños”.

Pese a que Estados Unidos pidió formalmente su extradición apenas dos meses después de la detención, la defensa de “Mi Sangre” presentó numerosos recursos ante la Justicia para recusar a distintos jueces que iban interviniendo en su causa.

Además, logró suspender en dos ocasiones el juicio que debía efectuarse antes de ser enviado al tribunal de Florida, ya que su intención es quedarse en el país, donde viven su esposa y sus hijos.