26/08/2016 convento

"Se est violando el tratado contra la tortura", dijo un abogado constitucionalista

El abogado constitucionalista Roberto Vicente, profesor de la Universidad Nacional del Litoral, manifestó esta mañana que, en el caso de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá, "se está violando el tratado contra la tortura y se está atacando la dignidad de la mujer".

En declaraciones realizadas esta mañana por LT 10 Radio Universidad, el letrado señaló que "en el siglo XXI no pueden ocurrir este tipo de prácticas en un claustro religioso" y resaltó que "la Justicia tiene que intervenir, porque se está produciendo una violación a los derechos de la dignidad de las personas, con elementos de tortura".

"A esto le sumamos que se trata de monjas de clausura; aquí hay una deformación del sistema de clausura”, comentó y agregó que "una cosa es elegir ser religiosa, no tener contacto con la sociedad y tener una vida de penitencia. Ahora, el problema es si estas son prácticas sistemáticas que se vienen realizando en este tipo de organizaciones. Y si fuera un hecho aislado, también hay que actuar judicialmente. El Estado no puede mirar para otro lado. Aquí se está violando el tratado contra la tortura y la dignidad de la mujer”.

Finalmente, Vicente afirmó que "nadie puede cuestionar la disciplina religiosa. Por ejemplo, nadie puede cuestionar que alguien se someta al celibato. Ahora, la Iglesia no podría obligar a alguien a someterse a una operación para garantizar esto. No se puede torturar a alguien para que cumpla con los requisitos religiosos”.

Un convento de la ciudad entrerriana de Nogoyá fue allanado tras una denuncia periodística por torturas y hallaron "ciertos elementos de tortura y autoflagelación" como látigos y cilicios, informó el fiscal que lleva adelante la causa, Federico Uriburu.

Se trata de un predio católico de las Carmelitas Descalzas, ubicado en Nogoyá, a unos 100 kilómetros de la capital entrerriana, adonde además encontraron una gran biblioteca con numerosos libros de teología y religión pero no hay manuales o libros sobre la instrumentación de prácticas de tortura.