17/08/2016 tensin

Alemania registra la salida de cientos de presuntos islamistas para unirse al EI

El gobierno alemán reconoció que entre enero y julio pasados, unos 840 presuntos islamistas partieron de ese país con rumbo a Irak y Siria, con el objetivo de incorporarse a las filas de Ejército Islámico, y advirtió que unos 280 regresaron a Alemania.

La información elaborada por los servicios de inteligencia germanos y difundida por la agencia EFE, es parte de la respuesta a un pedido de informes realizado por el bloque de diputados de La Izquierda, y que muestra un aumento en la cantidad de personas que viajan a sumarse a las filas del EI, respecto de los registros que muestran que durante el año pasado fueron 760 los sospechosos que viajaron a Siria e Irak. 

De los 840 presuntos islamistas detectados por el gobierno de Angela Merkel, de los cuales 210 eran de origen turco o tenían esa nacionalidad, se estima que 280 están ya de regreso en Alemania, mientras que 140 de ellos murieron en combate en la región en conflicto, en su mayoría eran personas de menos de 30 años y que una quinta parte eran mujeres.

El primer ministro del estado federado de Brandeburgo, Dietmar Woidke, informó este miércoles que un hombre fue detenido en Eisenhüttenstadt, en el este de Alemania, sospechado inicialmente de planificar un atentado yihadista, algo descartado luego por el funcionario alemán.

En una rueda de prensa, Woidke afirmó que no hallaron indicios de que el hombre detenido, un ciudadano alemán de 27 años que se había convertido al islam y con contactos con círculos salafistas, fuera a realizar algún tipo de atentado.

En este sentido, señaló que el registro efectuado en el domicilio del arrestado no aportó pistas en esa dirección y sólo se encontraron en la vivienda dos petardos, por lo que se decidió desactivar la alarma lanzada después de que el funcionara avalara inicialmente esa hipótesis.

Fuentes policiales citadas por medios locales calificaron al detenido como "psíquicamente inestable".

La Oficina Federal para la Protección de la Constitución, servicio secreto que opera sólo en el interior de Alemania, considera que en el país hay actualmente 8.650 seguidores del salafismo, corriente radical del islam.