12/08/2016 Acuerdo en La Habana

Colombia y las FARC piden apoyo al papa Francisco y la ONU para avanzar con la paz

El gobierno y la guerrilla propusieron al pontífice y a Ban Ki-moon como algunas de las personalidades que elegirán a los jueces que conformarán los tribunales creados especialmente por el cese al fuego.

El gobierno colombiano y las FARC piden apoyo al Papa y a la ONU

El gobierno colombiano y las FARC anunciaron este viernes el mecanismo independiente por el que se elegirá a los magistrados de los tribunales especiales para la paz, y revelaron que para ese proceso solicitarán la participación del papa Francisco y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Según el acuerdo difundido en La Habana, sede de los diálogos de paz, sobre los criterios y mecanismo de selección de los magistrados, se pactó la designación de personalidades e instituciones que, a su vez, nominarán a los integrantes del comité de selección de los magistrados.

Las personalidades e instituciones propuestas por el gobierno y las FARC son el papa Francisco, Ban Ki-moon, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, la delegación en Colombia del Centro Internacional de Justicia Transicional y la Comisión Permanente del Sistema Universitario del Estado.



El acuerdo sobre la creación de una jurisdicción especial para la paz, uno de los puntos más polémicos de la negociación, se cerró el pasado 23 de septiembre y establece la creación de un Tribunal Especial para la Paz y tres salas especiales de Justicia, que se elegirían de común acuerdo en la mesa de negociación.

El Tribunal Especial estará integrado por 20 magistrados colombianos y cuatro extranjeros, mientras que las tres salas contarán con 18 magistrados colombianos y seis extranjeros.

Esas serán las instituciones que juzgarán a los responsables de crímenes de lesa humanidad y de guerra, toda vez que los delitos políticos o menos graves se amnistiarán, según acordaron el gobierno y la insurgencia durante el proceso negociador, citó la agencia EFE. 

Tras el acuerdo del pasado 23 de junio sobre la fórmula del alto el fuego bilateral y definitivo en Colombia, los negociadores del gobierno y la guerrilla trabajan en La Habana para resolver temas pendientes antes de la firma del acuerdo definitivo de paz, cuya fecha aún no se ha anunciado, pero sería inminente.

Entre esos temas pendientes se incluyen los últimos detalles de los otros cuatro puntos acordados desde que comenzaron las negociaciones (desarrollo rural, participación política, narcotráfico y víctimas) además del punto sobre implementación y refrendo del acuerdo de paz.