04/07/2016 handball

Diego Simonet: "El sueo de ir a los Juegos Olmpicos no me lo quita nadie"

El central del seleccionado argentino de handball y del Montpellier de Francia, quien se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha hace tres meses, aseguró que sueña "todos los días" con los Juegos Olímpicos, que se disputarán del 5 al 21 de agosto en Río de Janeiro, aunque tiene claro que los tiempos de rehabilitación para la cita olímpica "son muy apretados".

Por Carlos Nis

Diego Simonet, central del seleccionado argentino de handball y del Montpellier de Francia, quien se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha hace tres meses, aseguró hoy que sueña "todos los días" con los Juegos Olímpicos, que se disputarán del 5 al 21 de agosto en Río de Janeiro, aunque tiene claro que los tiempos de rehabilitación para la cita olímpica "son muy apretados".

"Cada vez falta menos y se acortan los tiempos. Me lesioné hace casi tres meses y para Río recién tendría cuatro meses y medio de rehabilitación, cuando la lesión que tuve lleva como mínimo seis meses para volver a entrenar con normalidad", explicó Simonet en una entrevista con Télam.

El 'Chino', figura saliente de "Los Gladiadores", se lesionó el sábado 19 de marzo en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa, que Montpellier perdió de local ante el Flensburg de Alemania 28-27, y fue operado el 29 del mismo mes.

Luego del desahogo y sin darse tiempo para lamentos, Simonet comenzó con la recuperación y desafió a "todos los pronósticos" para llegar a tiempo a los Juegos, aunque los tiempos no den.

"El sueño de ir a los Juegos no me lo quita nadie. Todos los días trabajo para estar, pero tengo claro que, en caso de ir, no llegaría en mi plenitud física. La decisión la toma el cuerpo técnico y voy a hacer lo que ellos decidan", confesó el jugador surgido en el club Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester.

"El primer mes fue duro, porque estaba entre lo que decían los médicos y lo que yo sentía. Pensaba todo el tiempo si llegaba o no a los Juegos. Estaba mal, muy triste. El apoyo de la gente me ayudó y fue muy importante para mí", confesó Diego, quien reconoció que en principió no quería operarse, desoyendo el consejo profesional, y esperar hasta después de los JJ.OO.

El talentoso central, quien ya estuvo en los JJ.OO de Londres 2012, no pierde la esperanzas de "compartir la Villa con mis hermanos (Sebastián y Pablo) y el resto de los chicos del plantel".

Sin embargo, sabe que si se apura se puede "mandar una macana" y que más allá "del sueño que son los Juegos Olímpicos" no se quiere perder "el Mundial, que justo va a ser en Francia en enero", por eso, tiene claro que "hay que ser inteligente a la hora de hacer las cosas".

La lesión no le podía llegar en peor momento al "Chino", quien una semana antes se había consagrado campeón y MVP de la Copa de Liga en Francia, nada más ni nada menos que al vencer al todopoderoso París Saint Germain, y estaba asentado como figura y jugador indispensable en Montpellier.

"Estaba en el mejor momento de mi carrera. Estaba jugando bien, con continuidad y manteniendo un nivel muy parejo, tanto en la Liga francesa como en Champions", lamentó el ganador de los Olimpia de Plata en 2009, 2013 y 2014.

El ex Torrevieja español e Ivry francés se lesionó durante el primer tiempo y tuvo que salir del campo de juego para ser atendido, sin embargo, volvió y marcó dos goles, pero el dolor no le permitió salir para jugar la segunda media hora.

"La jugada la volví a ver al pasar, no me detuve a analizarla. Ya fue. Este es un deporte muy físico, de mucho contacto y no tengo nada que reprocharle a nadie", explicó sobre el momento de la lesión que ya lo dejó fuera del Torneo de las Naciones en Qatar y el Panamericano de Buenos Aires, donde Los Gladiadores consiguieron la clasificación al Mundial de Francia 2017.

Luego de la cirugía en Francia, Simonet comenzó el postoperatorio en Montpellier y el pasado 10 de junio se instaló en Buenos Aires para encarar la segunda etapa de la rehabilitación, aunque en unas semanas deberá regresar a chequearse con los médicos de su club para luego instalarse en Argentina bajo las ordenes de Eduardo 'Dady' Gallardo.

"En Montpellier no estaban convencidos de dejarme venir a la Argentina, pero, por suerte, hablamos y pudimos llegar a un acuerdo. Voy a trabajar con el Doc Marino (Carlos, médico) y todo el equipo de kinesiólogos y profesionales de la selección y en Francia va a estar al tanto de todo lo que haga", puntualizó.

Para matizar la espera y descargar la ansiedad, el jugador de 26, que estuvo alentando a sus compañeros en todos los partidos desde la platea del Estadio del Bicentenario de Tecnópolis, hace "todos los días doble turno".