27/06/2016 Ciudad

El PJ porteo avanza hacia la renovacin de autoridades y debate el rol que debe tener el kirchnerismo

El Congreso del partido se reunirá el viernes para definir un cronograma electoral, que prevé convocar a internas el 2 de octubre. El encuentro se dará en un contexto de fuertes debates y reacomodamientos en el peronismo nacional, que tiene su correlato en la Ciudad.

 Mariano Recalde es el único dirigente que se ha postulado públicamente, aunque no recoge las adhesiones de todos los sectores.

"Trabajamos para lograr una lista de unidad en la que estén contenidos todos los espacios que integran al peronismo", afirmó a Télam el actual presidente del PJ porteño, Víctor Santa María, sobre las internas que definirán a su sucesor, aunque el termómetro interno hoy expresa más desencuentros que consensos.

Lejos de un acuerdo, los contrapuntos se agudizaron con la detención del ex secretario de Obras Públicas de Néstor y Cristina Kirchner, José López, hecho que sacudió al peronismo en general y con el que algunos sectores buscan desplazar al kirchnerismo del centro de la escena de la oposición.

Los cruces crecieron cuando se fijó la fecha del 1° de julio para reunir al Congreso partidario local para definir un cronograma electoral que, se descuenta, definirá la interna para el 2 de octubre.

"Hay sectores en el peronismo que no se sienten representados por La Cámpora y que consideran que son el espacio que expresa la estrategia que nos condujo a la derrota electoral del año pasado", afirman desde uno de los principales gremios peronistas, sector que hegemoniza los principales espacios de poder dentro del PJ local, en relación a la candidatura de Mariano Recalde, el único que hizo pública su postulación.

Es el sindicalismo tiene los mayores reparos frente a la postulación de Recalde, quien sin embargo tiene una buena relación con los principales sindicatos porteños.

 "Mariano es un dirigente respetado en el peronismo, que se dedicó a la vida interna del partido durante los últimos años, no es un problema personal con él" explican al analizar el escenario de un partido donde el kirchnerismo pasó de recibir críticas veladas a ser objeto de abiertos desplantes y fracturas legislativas.

Una de las principales disputas radica en el acuerdo en el que en 2014 diferentes sectores internos habrían consensuado la presidencia de Santa María hasta este año y definieron como sucesor al dirigente de La Cámpora.

Quienes reconocen la existencia del pacto en el sector tradicional del PJ afirman que "perdió vigencia", pero desde la rama gremial van más allá: "si existió un acuerdo, no fue firmado con nosotros" sentencian desde UPCN, cuyo secretario general, Andrés Rodríguez, es actual vicepresidente del PJ porteño.

"El acuerdo en relación a los cargos se mantiene intacto, nunca se puso en duda, por lo que la candidatura de Mariano está firme" ratifican en el entorno de Recalde, a quien describen como "el candidato que reúne la mayor cantidad de apoyos en la ciudad, de todos los sectores" y aseguran que la identidad partidaria porteña "es un peronismo kirchnerista".

Un dato que apoya esta hipótesis es que el padrón partidario creció exponencialmente durante los últimos dos años, a la par de las campañas de afiliación promovidas por el PJ, pero con particular énfasis por los sectores juveniles que mayoritariamente se afiliaron durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

En 2014, el padrón de algo más de 70.000 afiliados, recibió más de 18.000 nuevas adhesiones, mientras que en la última campaña de afiliación para la renovación de la conducción se sumaron más de 20.000 afiliados a la seccional Capital, lo que llevó el padrón a más de 110.000 afiliados.

 En los últimos meses, comenzó a sonar también el nombre de Jorge Taiana como candidato alternativo, a quien le brindaría su apoyo tanto la rama sindica como el sector que responde a Juan Manuel Olmos, pero el ex canciller no confirma ni desmiente su postulación.

Taiana porta historia propia y un apellido de peso dentro del peronismo, pero integra la mesa de conducción nacional del Movimiento Evita, que la semana pasada rompió el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria. Eso dificultará que sea investido como candidato de unidad.

Además, cuando se desempeño como legislador porteño sostuvo una relación conflictiva con los diputados de La Cámpora, que le negaron la conducción del bloque parlamentario.

La Cámpora señala que de ser cierta, la postulación de titular del Parlasur "es producto de un acuerdo de cúpulas, no fue discutido ni planteado en ninguna instancia orgánica del partido".

Lo cierto es que el Congreso partidario que se llevará a cabo el próximo 1° de julio pondrá el marcha el mecanismo de renovación de la conducción a partir de tres movimientos formales: la prórroga de los mandatos de las actuales autoridades hasta la asunción de la nueva conducción, la elaboración de un cronograma electoral y la ratificación de los integrantes de la Junta Electoral definida dos años atrás.

Según fuentes partidarias, una semana después del Congreso, se reunirá al Consejo metropolitano para aprobar el cronograma electoral y se avanzará con el resto de las formalidades para concretar las elecciones internas el próximo 2 de octubre.