27/06/2016 Consejo de la Magistratura

Investigan errores tcnicos en el sistema informtico del Poder Judicial

El director de Tecnología del Consejo de la Magistratura aseguró que los errores que se registraron tanto en el sorteo de la causa que investiga la muerte de Nisman, como en la base de datos de sueldos y un supuesto hackeo en el juzgado federal de Paso de los Libres no fueron hechos “maliciosos”, sino producto de errores técnicos.

El director de Tecnología del Consejo de la Magistratura, Gabriel Mehlman, aseguró que los errores que se registraron en el sistema informático del Poder Judicial, tanto en el sorteo de la causa que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman, como en la base de datos de sueldos y un supuesto hackeo en el juzgado federal de Paso de los Libres no fueron hechos “maliciosos”, sino producto de errores técnicos que si bien no tendrían que suceder, pasaron y se resolvieron en tiempo y forma.

“No fue malicioso, menos un hackeo", dijo a Télam Mehlman, que enseguida señaló que no se puede "castigar" por estos errores a técnicos, porque "las fallas son posibles en instalaciones tan grandes".

Además, Mehlman salió al cruce de la intención de ponerlo en el centro de la escena de parte del Administrador General del Poder Judicial, Juan Carlos Cubría, con una resolución por la cual lo removió de su cargo.

"Hace doce años que estoy al frente de la Dirección de Tecnología y nunca tuve un cuestionamiento”, dijo Mehlman.

Si bien el funcionario fue removido por Cubría, una decisión del Consejo de la Magistratura lo volvió a poner en funciones, un poco por no haber sido consultado por el administrador general, y un poco mostrando cierto respaldo a Mehlman.

La resolución fue suspendida por la Comisión de Administración Financiera del Consejo de la Magistratura por el término de 60 días, mientras se lleva adelante una auditoría de gestión para determinar causas y establecer mejoras al sistema.

“Nadie escuchó de mí en estos años, hasta hace unos días, cuando recibí tres cuestionamientos de parte de la misma persona”, reiteró Mehlman, que contó que hace 33 años está en el Poder Judicial y desde 2001 en el Consejo de la Magistratura, apenas fue puesto en marcha, tras el llamado Pacto de Olivos.

El primer cuestionamiento tiene que ver con el sorteo de la causa que investiga la muerte del fiscal especial para la causa Amia, Alberto Nisman, y se originó -según afirmó- en un “error de programación” que hizo que el sorteo tuviera que realizarse dos veces.

“Se que la causa Nisman es un tema sensible, pero nosotros no intervenimos en esa operatoria, sólo les damos la herramienta”, diijo Mehlman, que agregó que “el sistema falló pero no quiere decir que haya sido por adulteración”.

Admitió que no era deseable un error de ese tipo, que llevó a invalidar el sorteo y volver a realizarlo, pero explicó que lo que sucedió fue que el sistema “no mostró resultado (del sorteo) en la pantalla” de la Cámara y por ese motivo el presidente de la Cámara Federal porteña, Martín Irurzun, ordenó realizarlo nuevamente.

El primer sorteo había recaído en el juez federal Sebastián Casanello, pero tras la cancelación debido al error en la visualización, la causa volvió a su estadio previo a su procesamiento inicial, y un nuevo sorteo realizado dos horas después ese 11 de abril, contó Mehlman, resultó en el juez Julián Ercolini.

El segundo hecho que le endilga el administrador a Mehlman en la resolución por la que lo remueve de su cargo tiene que ver con un supuesto hackeo ocurrido en el sistema informático del juzgado federal de Paso de los Libres.

Por este motivo, explicó Mehlman, se enviaron a esa localidad de la provincia de Corrientes técnicos en seguridad informática e ingenieros, que realizaron una auditoría por una “presunta situación” de hackeo en el sistema que “no pudo comprobarse como tal”.

El tercer hecho tiene que ver con una situación por la que se habría perdido la información sobre sueldos del Poder Judicial, en el Data Center que funciona en el edificio de Lavalle 1240.

Según dijo, “dos discos se rompieron” de un servidor de la Base de datos en la que estaban cargados todos los sueldos del Poder Judicial y que tendrían una antigüedad de 20 años.

“Son servidores que tienen 20 años. La mayor parte de la información se recuperó gracias a un back up, y lo que faltó se completó manualmente durante todo un fin de semana. Así, la base de datos se recuperó y todo se normalizó”, explicó Mehlman, que agregó que el expediente está a cargo del juez Claudio Bonadio.

La resolución de Cubría fue suspendida por 60 días por el plenario del Consejo de la Magistratura, que al mismo tiempo abrió una auditoría de gestión con la participación de dos universidades para que establezcan recomendaciones de cómo mejorar la gestión, teniendo en cuenta que este sistema centraliza la información del Poder Judicial de todo el país.

“No hubiese tenido problema en responder ante estos tres hechos en un sumario, pero él (Juan Carlos Cubría) ya dictaminó que yo era culpable”, lamentó el funcionario del Poder Judicial.