Espectáculos |

La Plata

El emblemático bar Pura Vida cierra porque no le otorgaron el permiso para recitales

El bar platense donde se presentan los principales grupos de rock y se realizan todo tipo de muestras culturales anunció que deberá cerrar sus puertas definitivamente debido a que la municipalidad de la capital bonaerense no le otorgó el permiso para manifestaciones artísticas.

Telam SE
06-06-2016 | 16:47
Telam SE

La relación entre el intendente Julio Garro y la importante comunidad juvenil y rockera de la capital bonaerense viene teniendo cortocircuitos desde el principio de la gestión, ya que la poderosa movida joven de la ciudad denunció "persecución" por parte de la jefatura comunal.

En declaraciones formuladas a Télam, Diego Cabanas, dueño de Pura Vida –que está ubicado en diagonal 78 entre 8 y 61- detalló que “días atrás decidimos volver a poner bandas porque los papeles para el permiso que nos faltaban están cajoneados en Planeamiento con todo aprobado, a la espera de la firma del director”.

“Tenemos todo en regla, menos la autorización para que toquen bandas. Como eso no salía, decidimos que vuelvan a tocar grupos porque ya no teníamos ingreso de ningún tipo. No somos un bar, nunca lo fuimos. Somos un lugar en el que se hacen actividades artísticas y tocan bandas. Nos estábamos fundiendo. Así fue que el jueves nos clausuraron, por lo que decidimos anunciar el cierre definitivo porque sentimos que nos toman el pelo”, contó.

Además, graficó que “no me da la plata para mudarme a otra zona. No soy un empresario millonario de la noche. No tengo más opción que cerrar”.

Cabanas analizó que “Control Urbano no supo manejar la situación. Ellos nos cerraron el bar. El nuestro es un espacio cultural. Tocan 30 bandas por fin de semana, más las muestras de fotos, de teatro, las proyecciones de cortos independientes y nuestra radio” y afirmó que “nos hicieron pedazos todo en seis meses”.

La Subsecretaría de Convivencia y Control Ciudadano de La Plata también clausuró el fin de semana el pub Rey Lagarto, ubicado en 45 entre 8 y 9, por poseer la habilitación municipal vencida; e intimó a los dueños de Club Pierchic porque utilizaban la vereda sin habilitación.

En ese sentido, el cantante de Las Armas Buenos Aires, Ramiro García Morete, explicó a esta agencia que “estábamos en Rey Lagarto, a medianoche y a muy poco de subir al escenario, cuando llegó la gente del municipio y desalojó”.

“Imprudente por no decir cínico, cuando cualquier inspección podría realizarse en otro horario evitando una situación desagradable y confusa para todos. No tuve acceso a al acta, pero me consta que Rey Lagarto es uno de los lugares más propicios para tocar y fundamental para muchos músicos que sostenemos nuestro trabajo gracias a los recitales”, aseguró.

García Morete repudió el cierre de espacios culturales y manifestó que “Pura Vida es el emblema de muchos otros lugares menos renombrados y de un modo de entender la cultura y el rock que le da a la ciudad un rasgo distintivo”.

Sostuvo que “le sobran avales para que ante cualquier inconveniente estructural que presentara (los papeles están en regla y siempre el lugar accedió a las modificaciones y adecuaciones sugeridas), el Estado asuma la obligación de facilitar y subvencionar en lugar de obstaculizar”.

García Morete subrayó que “los bienes culturales no sólo tienen un peso simbólico (esta gestión promociona nuestra urbe como ‘Ciudad del rock’, paradójicamente) sino también social y económico. El arte no está excluida de la cadena de producción: miles y miles de personas avocadas a la cultura también aportan al sistema productivo”.

Graficó que “cuando miles de jóvenes vienen a la ciudad atraídos por su espíritu cultural, a las inmobiliarias no les molesta esa afluencia. Un tipo que compra una guitarra es lo mismo que un tipo que compra un LCD. Al menos en términos económicos. Entonces uno sospecha o confirma que es netamente ideológico y que, tal como se preveía, esta gestión gobierna para un ente abstracto llamado ‘vecino’ y sojuzga a conciencia a los ciudadanos. Porque una persona que además de pagar sus impuestos, se expresa, compromete y opina es un ciudadano. Y la conciencia cívica es algo que poco le importa muchos de estos empleados del mes”.

El subsecretario de Convivencia y Control Ciudadano, Roberto Di Grazia, expresó a Télam que “en realidad, el bar no tiene permiso para manifestaciones artísticas” y agregó que “eso lo determinó el área de Planeamiento Urbano cuando cuatro años atrás comenzó un litigio entre los vecinos del bar y sus dueños”.

"Legalmente, Planeamiento debe emitir un edicto durante 15 días para otorgar esa habilitación. Si nadie se opone, ese permiso se da. Si no, no puede expedir la habilitación. En este caso, los vecinos se presentaron para decir que se oponían. Incluso, hubo denuncias penales contra el bar, una de ellas está ya en la Corte", detalló.

El funcionario explicó que "la posibilidad de que le den ese permiso está bloqueada desde entonces. Esa disposición se rige por el Código de Nocturnidad. Hace cuatro años de este litigio judicial. Frente a ello, la Municipalidad no puede hacer nada" y evaluó que "Pura Vida tiene habilitación para ser un café bar, pero no pueden tocar bandas. Nosotros creemos que tienen que buscarse otro lugar en el que no tengan problemas con los vecinos".

En esa línea, fuentes del Municipio aseveraron que "desde la Comuna estamos abiertos a poder brindar a las bandas espacios culturales para que puedan tocar y dar a conocer su trabajo; de hecho ya se viene trabajando con bandas de rock en concursos como Ciudad Rock para que toquen en aniversarios y otros eventos de la ciudad".

También te puede interesar