Espectáculos

03-06-2016 10:49 - estreno

"El marginal" brilló en la pantalla de la Televisión Pública

La producción de Sebastián Ortega y Pablo Culell, a partir de una idea original de Adrián Caetano, impactó con el primer episodio de su historia carcelaria, filmada en el ex penal de Caseros, con un potente protagónico de Juan Minujín, en un registro crudo con breves pinceladas surrealistas.

Por Laura Ferr
Por Laura Ferré
03-06-2016 | 10:49
Telam SE
Corridas, golpes, mugre, drogas y encierro son elementos habituales en las ficciones sobre la vida carcelaria, donde el postulado “vigilar y castigar” suele multiplicarse.

“El Marginal” se apropia de las cualidades del género, pero su propuesta estética dotada de detalles poéticos, al borde del absurdo, como la elección del apellido Borges (Claudio Rissi) para nombrar al capo narco con celda vip, mano derecha de las autoridades del penal, la diferencia de los productos habituales.

La llegada del protagonista a la cárcel, un policía exonerado de la fuerza, obligado a intercambiar su posible -y remota- libertad por el rescate de la hija secuestrada de un juez (Maite Lanata), se retrata desde un realismo particular, con la vertiginosa dirección de Luis Ortega, Javier Pérez y Alejandro Ciancio.

El encuentro con los diferentes linajes, castas compartidas por presos y autoridades dentro de una geografía salvaje, evita el registro de denuncia para dedicarse al arte de sorprender y demarcar un universo narrativo con reminiscencias al cineasta David Lynch.

La escena donde un cadáver es arrojado colina abajo y “emboca” justo en el medio de una fosa, los acordes en italiano entonados por un repulsivo guardia cárcel cuando el espectador podía esperar una cruenta escena de violencia intramuros delimitaron el mapa de una propuesta estética dotada de bienvenidos toques absurdos.

La locación principal, el edificio de la ex cárcel de Caseros, inaugurada por Jorge Rafael Videla durante la dictadura, que dejó de funcionar en 2001 cobra la fuerza de otro protagonista, con los escombros en sepia para marcar otro ritmo, el de la muerte y la tortura siempre al acecho.

En el primero de los 13 capítulos de media hora se presentaron algunos trabajos con destino a permanecer en el imaginario televisivo del público, más allá de la exquisita composición de Minujín, con su criatura brillando desde el silencio.

Carlos Portaluppi en la piel de Morcilla, un alcahuete cruel, Gerardo Otero (“Tribus”), conmovedor en la piel del abogado, hermano del poli infiltrado, la bella Martina Gusmán, como la asistente social, promesa de amor para el protagonista, junto a Gerardo Romano, siniestra encarnación de la ley del penal.

Nico Furtado, el joven actor uruguayo quien se destaca en la comedia “Educando a Nina” (Telefé), otro programa de la factoría Underground muestra otros colores aquí y su criatura presagia momentos intensos.

Se celebra además que varios miembros del elenco vengan de la escena teatral independiente para aportar riesgo a las interpretaciones: Gustavo Pardi, enigmático compañero de "ranchada" del antihéroe, el director y dramaturgo Francisco Lumerman como un mecánico particular y Mariano Argento en la piel de un juez corrupto, entre otros.

"El marginal" obtuvo el Gran Premio del Jurado del Festival Series Manía en París, y negocia una segunda temporada coproducida con el servicio de streaming Netflix.

La serie puede verse los jueves a las 22.30, por la pantalla de Televisión Pública Argentina.

También te puede interesar