10/05/2016 Mendoza

Ms de 420.000 personas pidieron el traslado del oso Arturo a Canad

Firmaron un petitorio para que el oso del zoológico mendocino sea trasladado a una reserva canadiense, entorno más acorde a hábitat natural. El animal tuvo que ser examinado nuevamente por un equipo de veterinarios debido a su delicado estado de salud.

Ms de 420.000 personas pidieron el traslado del oso Arturo de Mendoza a Canad


Más de 420.000 personas pidieron que el oso polar Arturo, que vive en el zoológico de Mendoza, sea trasladado a una reserva de Canadá donde el entorno es más similar a su hábitat natural, luego de que un equipo de veterinarios lo haya examinado nuevamente debido a su delicado estado de salud.

"Hoy nos reunimos con el secretario de Ambiente de la provincia, Humberto Mingorance, y le llevamos las 420.000 firmas, él nos adelantó que debido al estado de salud y edad del oso, es poco probable que pueda ser trasladado, pero sí nos dijo que hay altas posibilidades de que el zoo de Mendoza se convierta en un ecoparque", dijo hoy a Télam Gabriel Flores, quien inició el petitorio en la plataforma change.org.

La petición, iniciada en 2014 por Flores, un mendocino integrante de la organización Ecológicos Unidos, también incluye una propuesta para que el zoológico de Mendoza se convierta en un ecoparque, sin jaulas ni animales exóticos, sólo con ejemplares autóctonos en rehabilitación o rescatados del mascotismo.

"Hoy aceptaron las firmas y nos dijeron que hay muy buenas posibilidades de que el proyecto de ley, que fue elaborado por siete organizaciones ambientalistas y está siendo evaluado por las comisiones de ambiente de diputados de la provincia, sea aprobado", añadió Flores.

El reclamo por el oso Arturo -www.change.org/osoarturo- es la que más firmas ha reunido en Argentina por los derechos de los animales, la segunda es la de la organización Proyecto Galgo Argentina por la prohibición de las carreras de perros, cuyo proyecto de ley ya logró media sanción en el Senado nacional.

"En 2012 fui al zoológico y encontré un oso polar en muy malas condiciones, durante horas caminaba dos pasos atrás y dos hacia adelante, eso se llama zoocosis por encierro, toda la jaula tiene piso de cemento, y afuera es todo bosque de pinos. No podemos tener un oso polar en el desierto de Mendoza con 40 grados sobre cero en verano", dijo el activista.

Desde que comenzó la campaña, Flores consiguió algunas mejoras: por una denuncia ante la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos Contra el Medio Ambiente (Ufima) el zoológico agrandó la pileta y puso aire acondicionado en la jaula.

"Lo que pedíamos era que se haga una evaluación de salud para ver si se podía trasladar. El 7 febrero de 2014 hicieron una evaluación visual que fue una falacia", comentó Flores, y añadió que los zoológicos "no deberían existir ni se debería quitar a los animales de su entorno natural, de sus hogares, con fines educativos o para explotarlos".