04/04/2016 derechos humanos

Congo: la ONU confirma 11 denuncias de abusos sexuales de "cascos azules"

El portavoz del secretario general de Naciones Unidas informó que, según cifras preliminares, son 11 las denuncias de abusos sexuales de "cascos azules" en la República Democrática del Congo (RDC), y en todos los casos existen reclamos de paternidad.

Las denuncias fueron dadas a conocer el mes pasado por la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (Mousco), pero sin dar cifras concretas, aunque sí precisando que los hechos que se investigan se registraron en el pueblo de Mavivi, en el este del país africano.

 Los soldados presuntamente involucrados en estos casos son de nacionalidad tanzana, que estaban integrados a una brigada de "cascos azules" en ese pueblo, y que han recibido la orden de quedarse en el campamento mientras se realizan las investigaciones.

Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, confirmó este lunes en una rueda de prensa que se trata de 11 casos, cuatro de ellos del contingente actual destacado allí y el resto de un grupo previo de "cascos azules", también tanzanos, informó la agencia de noticias EFE.

"Todas estas denuncias involucran reclamos de paternidad", dijo el portavoz de la ONU, aunque no pudo precisar si entre las afectadas hay menores de edad.

Según la Monusco, las denuncias fueron recibidas por autoridades de la ONU el 23 de marzo pasado e inmediatamente se envió un equipo al lugar para investigar los hechos.

El primer comunicado daba cuenta de que existían evidencias de que en un número no determinado de casos los afectados eran menores. Tampoco pudo precisar el portavoz si aparte de los "cascos azules" tanzanos hay efectivos de otras nacionalidades.

La ONU está insistiendo en mantener una "tolerancia cero" en cuanto a denuncias de abusos sexuales que afectan a los "cascos azules".

Sólo en 2015, la ONU recibió 99 denuncias contra su personal por abusos sexuales, 69 de ellas contra tropas de paz (procedentes de 21 países distintos), mientras que las otras 30 fueron interpuestas contra personal no vinculado a misiones de paz de la organización, pero si a agencias humanitarias y a tropas extranjeras como las de Francia.

La mayor parte de los casos se concentraron en las operaciones desplegadas en la República Democrática del Congo (Monusco) y en la República Centroafricana (Minusca), donde también hay denuncias de abusos por parte de miembros de las fuerzas francesas de la operación Sangaris, desplegadas en este país africano al margen de la ONU, 

En respuesta al incremento de denuncias de abusos por parte de las fuerzas de paz, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el 11 de marzo pasado la primera resolución que aborda la problemática de los abusos sexuales cometidos por los cascos azules contra la población de los países a los que son destinados en misión humanitaria.

De acuerdo con la resolución, los cascos azules serán repatriados cuando haya "evidencias creíbles de abusos sexuales amplios y sistemáticos" y cuando los países no investiguen los casos o no sancionen a los responsables.

Asimismo, hace dos días la ONU anunció el lanzamiento de un fondo para ayudar a las víctimas de abusos sexuales por parte de "cascos azules" de la organización, que se empleará para proveer asistencia "médica, legal y psicológica" a los damnificados.