29/03/2016 declaraciones

El Presidente de Aluar consider importante para la industria salir del default

El presidente de Aluar, Javier Madanes Quintanilla, consideró como "muy importante" que el país resuelva el pago de la deuda con los holdouts, tema que se apresta a debatir el miércoles el Senado de la Nación.

En diálogo con Télam, Madanes explicó que "resolver un problema de endeudamiento genera un cambio de humor y es importante que se termine con el conflicto de esta naturaleza porque el costo financiero aumenta tanto para el país como para las empresas en particular".

"Si el costo financiero aumenta lo que uno tiene que llevar adelante es más difícil y lo que uno debiera encarar como nuevos proyectos se torna imposible. Entonces, si las cosas se hacen equilibradamente, esto permitiría bajar el costo financiero de la empresa por un lado y por el otro lado pensar en nuevos desarrollos y en nuevas empresas" aseguró.

Pidió, sin embargo, que "se baje el nivel de ansiedad y se vaya paso a paso, primero resolver el problema, ver dónde estamos parados, ver cómo quedan las relaciones internacionales y aprovechar el tiempo para ver qué nuevas actividades de pueden desarrollar".

Explicó que Aluar, por su perfil exportador, no tuvo mayores inconvenientes con el default al aclarar que "nosotros nunca suspendimos una exportación o tuvimos problemas para honrar pagos o inconvenientes de otro tipo".

El titular de la única empresa que produce aluminio en el país y una de las más importantes de Sudamérica aseguró que "nuestra prioridad absoluta hoy, con el mercado internacional deprimido como está es privilegiar el pleno empleo, aunque aclaro que sería un poco vanidoso decir que lo podremos hacer" tras describir que en la suma de empresas del grupo hay alrededor de 3.500 empleos directos.

Recordó que "esta firma va a cumplir 50 años en la Argentina y si se repasa fue una apuesta conjunta entre gente del sector industrial que se sumó, y una planificación que pareció alocada en esos años pero hoy es una realidad".

Recordó que cuando la primera planta se instaló en Puerto Madryn, sobre el noreste de la geografía chubutense, se emplazó "en una localidad que tenía apenas 5.000 habitantes, hubo que hacer una planta, en ese contexto difícil, construir un puerto, conectar una línea con una central hidroeléctrica y su respectiva represa".

"Todo eso se hizo y frente a esa historia pareciera que los desafíos que tenemos por delante parecen más simples que los que había, pero siempre tenemos presente que si uno se queda dormido en los laureles después es más difícil remontar resultados" explicó.