02/02/2016 repercusiones

El ministro del Interior de Chile seal que su visita a Buenos Aires "fue un paso importante" para profundizar relaciones

Jorge Burgos señaló que su visita a Buenos Aires, donde se reunió con ministros argentinos, fue "un paso importante para profundizar la relación bilateral bastante virtuosa en las últimas décadas".

Agregó que sirvió también para "aprovechar el impulso del nuevo gobierno argentino recién asumido".

Burgos que trató hoy con el jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, temas de vinculadas a cuestiones de seguridad y especificamente al narcotráfico y el crimen organizado.

En una breve conferencia de prensa realizada en la embajada chilena, acompañado por el representante del país vecino en Buenos Aires, José Viera Gallo, señaló que "obtuvo buenas respuestas" sobre "coordinación para enfrentar el flagelo del narcotráfico".

Anunció que en mayo se realizará una reunión de ambos gabinetes junto a los gobernadores de las provincias fronterizas, y también mencionó que hoy se llegaron acuerdos para avanzar en el túnel de Aguas Negras, entre San Juan y la IV Región de Chile, y en el de Mendoza y la VI Región del vecino país.

Consultado sobre su opinión respecto al eventual derribo de aviones con el nuevo decreto sobre emergencia de seguridad, dijo no conocer en detalle la iniciativa, y agregó que no cree que exista algo similar en Chile, aunque se disculpó de "no ser un especialista en el tema".

Respecto a si en sus entrevistas trató el tema del reclamo de la justicia chilena para extraditar al ex guerrillero Galvarino Apablaza, acusado de autor intelectual del homicidio del ex senador y fundador de la Unión Democrática Independiente (UDI) Jaime Guzmán, durante la dictadura de Augusto Pinochet, el ministro Burgos afirmó que es "un tema que siempre está presente", ya que desde hace una década no se puede cumplir con ese reclamo de la Corte Suprema chilena.

Destacó que como gobierno "nos interesa que se pueda efectuar la extradición siempre dentro de la normativa judicial argentina".

De este modo aludió a que Guzmán fue declarado refugiado político en 2010 por el Consejo Nacional de Refugiados (Conare) de la Argentina, con lo que quedó cerrado su enjuiciamiento de manera irrevocable, según la normativa internacional en la materia.