09/12/2015 BN

Horacio Gonzlez se despidi de la Biblioteca Nacional en un emotivo acto al aire libre

“En estos años formamos una comunidad de hombres y mujeres libres en cada una de las profesiones que teníamos, desde el bibliotecario al electricista, porque esta casa es también una pequeña ciudad”, dijo el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, en un acto de despedida realizado en la explanada de la institución, acompañado por la Ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi.

Por Juan Rapacioli

"Tengo que agradecer al gobierno del lujo que me di de haberlo criticado no pocas veces, porque siempre creí en la magnitud que inauguraban Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner”, dijo González ante una nutrida concurrencia. 
“Una magnitud que precisaba muchos pensamientos, multiplicidad, pluralidad; precisaba que la política no estuviera reducida al cómputo de minutos por la lectura judicial. Si la Argentina va a vivir sus próximos años computando los minutos del poder, eso ya no es el poder, el poder es algo democrático, diseminado, amplio y reconocible”, ilustró. 

Según González, “la mejor forma del poder no se reconoce por minutos y por simbologías, se reconoce por sentimientos, y estos son fugaces. La mejor forma del poder tiene la fugacidad que no es la del minutero, en eso se equivocan muchos en este día de hoy, entonces tenemos que trascender estos momentos”. 

Foto de Marcelo Huici
Foto de Marcelo Huici


“Todos los que estamos aquí somos parte de una historia de la Nación Argentina, que no es una única historia, no homogeniza a la conciencia de nadie, nadie es parte de una conciencia única; nos hace a todos muchos más libres sabernos parte de una comunidad, una comunidad es una forma de libertad”, apuntó. 

Fito Páez, Liliana Herrero, Daniel Santoro, María Pía López, Ezequiel Grimson, Jorge Consiglio, Maria Moreno, Carlos Bernatek, Florencia Abbate y Guillermo Korn, entre otros intelectuales, artistas y personalidades de la cultura participaron del acto donde se homenajeó con un gran aplauso a la gestión que llevó adelante González. 

“Horacio es un referente trascendental en la cultura argentina, es alguien que nos ha transformado a todos y cada uno desde su gestión, desde sus palabras precisas, inteligentes, brillantes. Hoy vine como todos a escucharlo, a estar con él, a decirle gracias por esta gestión extraordinaria”, dijo Parodi. 

Y se dirigió al sociólogo: “Tu pensamiento echa luz sobre los momentos confusos como este donde hay dos modelos enfrentados, y vos pertenecés claramente a uno donde la cultura es algo central, vista con los brazos extendidos hacia la América Latina de la que somos parte. No hablo como ministra sino como ciudadana: te quiero, te admiro y te digo gracias por todo”. 

González, por su parte, agradeció “la presencia de Teresa, una gran amiga, una gran cantante popular reconocida en todo el país. La verdad que me parece una pena que no haya durado más. Pero tenemos que alimentarnos de esas penas porque, efectivamente, los momentos que van a venir no son fáciles”. 

“Pero quizás -sostuvo- el anterior tampoco fue fácil y no nos dimos cuenta porque tuvimos instrumentos de trabajo, fuertes reconocimientos del espacio público, del Estado Nacional, el acompañamiento del Gobierno”. 

"Agradezco a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y quiero recordar a Néstor Kirchner. Muchas veces no los mencioné o hablé sobre ellos sin mencionarlos. Si hoy lo hago es porque nunca deje de reconocer el enorme papel que han cumplido en la República y en la Nación”, agregó. 

“La Biblioteca Nacional tiene un papel fundamental en la política y cultura del país, no sólo porque estuvo Borges, no sólo porque estuvo Groussac, que era un conservador, pero nosotros respetamos tanto en los legados que muchas veces estudiamos más a los conservadores que a los revolucionarios”, explicó el intelectual.

“Es una pequeña astucia de la historia llevarnos a estudiar más los conservadores, que por algo lo son, no estaremos de acuerdo políticamente, pero ahí están los griegos, los romanos, lo etruscos y los caldeos; y nosotros a veces de tan revolucionarios, nos quedamos en el minuto anterior, como los jueces argentinos”, concluyó.