Cultura

02-11-2015 14:35 - ALADA

Arranca la 9° Feria del Libro Antiguo, una ocasión para encender el fuego coleccionista

La 9° Feria del Libro Antiguo, un evento que concentra la venta de libros del siglo XV hasta aquellos sobre las vanguardias artí­sticas y literarias de principios del XX, además de grabados, mapas, fotografí­as antiguas y afiches, abre sus puertas el próximo miércoles en el espacio cultural La Abadía, un atinado escenario en el barrio de Belgrano para encender "el fuego interno" del coleccionista.

Por Leticia Pogoriles
Por Leticia Pogoriles
02-11-2015 | 14:35
Telam SE
Ya instalada en el mapa cultural porteño y nacional, esta feria -que se extenderá hasta el próximo domingo organizada por la Asociación de Libreros Anticuarios de Argentina (ALADA)- propone una oferta de libros "tan variada como puede serlo la forma de coleccionarlos", dice a Télam el librero Lucio Aquilanti quien remarca: "Lo más importante es el acercamiento del libro antiguo a un público más general, para gente que aún no se animó a empezar su colección".

Esta idea subrayada sobre la posibilidad de generar coleccionismo y que aquellos que -sin mentor ni rumbo claro- puedan dar sus primeros pasos en la feria es una de las premisas de los libreros organizadores, jóvenes, en muchos casos, que dedican sus días a esta tarea minuciosa de guardianes de un objeto, pero también de ideas, conocimiento y arte. 

Aquilanti es uno de ellos, incluso es quien logró completar la colección con 850 libros de Julio Cortázar. Este estoico organizador de cada edición ferial indica con contundencia: "Hay una amplia gama de precios, cualquier persona que se acerca puede estimular o empezar su colección. Hay muchos que no se animan o no saben como iniciarla aunque tenga ese fuego interno. La feria justamente logra eso, está al alcance, no es elitista, ni para pocos". 

Literatura argentina, historia, arte, primeras ediciones de Cortázar y Borges, material sobre las vanguardias, libros de poca tirada, afiches de cine, antiguas historietas, crónicas de viajeros a la Patagonia y al Río de la Plata, mapas, libros ilustrados y cientos de curiosidades y rarezas a precios disímiles son el cuerpo de este evento que, por primera vez, se realiza en La Abadía, el convento de clausura de San Benito devenido en espacio cultural, donde se enmarca este encuentro que vuelve luego de dos años. 

"Es un lugar conmovedor, no podes creer que esté en Buenos Aires y la feria se convierte en un encuentro relajado, para mirar y o comprar. Podés ir sin billetera que la pasas bien porque el libro es un objeto socializador entre colegas y clientes. Atrae al coleccionista y hace que el panorama sea más amplio", dice Aquilanti, dueño de la emblemática Librería Fernández Blanco que ahora funciona en Rincón 79. 

Pero, ¿qué busca y cómo es el coleccionista local? "En su mayoría buscan libros argentinos y un 95 por ciento compra historia y literatura. Y hay muchos más de los que uno cree, en general son lectores investigadores", responde el organizador sobre el mundo bibliófilo antiguo de una consolidada tradición local. 

Con material en soporte papel definido como raro, único, exquisito y bello, esta feria acostumbra a recibir entre 4 y 5 mil personas en cada edición. Allí profesionales del libro del paí­s y del extranjero, coleccionistas, libreros, entusiastas y el público en general tienen la oportunidad de acercarse e introducirse en un mundo maravilloso de libros antiguos. 

"El hecho de que esté institucionalizado e instalado en la agenda cultural es importante. Los clientes preguntan y despiertan mucho interés", suma Aquilanti, uno de los 14 libreros que atenderán al público, cara a cara, en la próxima feria. 
ALADA fue fundada por un grupo de libreros a mediados del siglo pasado y agrupa hoy a más de cuarenta libreros especializados y anticuarios quienes desde sus lugares asumen la importancia de colaborar con la conservación del patrimonio local.

Desde entonces, se han llevado a cabo ocho ferias en sedes como el Museo de Arte Español Enrique Larreta, Palais de Glace, Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco y en el Salón Alfredo Bravo del Ministerio de Educación de la Nación, más una en el Paseo del Buen Pastor, en la Ciudad de Córdoba.


También te puede interesar