22/10/2015 medio oriente

Mueren nueve personas en un atentado contra chiitas en Pakistn

Una bomba explotó en la entrada de un lugar donde rezaba un grupo de musulmanes en la provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán, y mató al menos a nueve fieles e hirió a otros siete en la víspera de la celebración de la Ashura, una de las fechas más importantes del año para la minoría islámica chiita.

Una bomba explotó hoy en la entrada de un lugar donde rezaba un grupo de musulmanes en la provincia de Baluchistán, en el suroeste de Pakistán, y mató al menos a nueve fieles e hirió a otros siete en la víspera de la celebración de la Ashura, una de las fechas más importantes del año para la minoría islámica chiita.

"La explosión ocurrió en el momento de la oración cuando un grupo de mujeres entraban al imambargh (lugar de culto y reunión chiita)", contó Zarghoon Khan, un oficial de las fuerzas de seguridad paquistaníes desplegadas en el lugar del atentado, en el distrito de Bolan, a la agencia de noticias EFE.

El secretario de Interior de la provincia de Baluchistán, Akbar Hussain Durrani, agregó que la explosión se produjo "fuera del imambargh" y que "aparentemente (el responsable) fue un atacante suicida".

"Fue después de la puesta del sol, cuando los chiitas empiezan sus congregaciones por Muharram", continuó relatando e hizo referencia al primer mes del calendario musulmán en el que esta minoría celebra la festividad de la Ashura y recuerda el martirio de Hussein, nieto del profeta Mahoma.

Este año la Ashura se celebra mañana viernes.

El gobierno paquistaní había anunciado recientemente que las fuerzas de seguridad estaban en alerta en esta zona por el inicio, el 13 de octubre pasado, del mes de Muharram, el segundo más sagrado para los musulmanes después de Ramadán.

Baluchistán es una provincia fronteriza con Afganistán e Irán, la más extensa y menos poblada de Pakistán, y es el escenario hace décadas de una compleja guerra interna entre el Ejército, grupos secesionistas, milicias islamistas, entre ellos los talibanes, y mafias que aprovechan el caos y el vacío de poder.

Tanto las milicias islamistas como los grupos secesionistas recurren a atentados contra instituciones públicas, fuerzas del orden y puntos de interés económico en una provincia con importantes recursos mineros, así como a asesinatos selectivos de trabajadores de etnias distintas a la baluchi, consideradas "invasoras"

El lunes pasado, 11 personas murieron y 23 resultaron heridas por la explosión de una bomba en un colectivo en Quetta, la capital de Baluchistán y una ciudad con fuerte presencia talibán. El ataque fue reivindicado por un grupo separatista.

Los atentados de carácter sectario en Pakistán, en especial contra la minoría chiita, que representa un 20% de la población en Pakistán, se han incrementado en los últimos años en todo el país en medio del recrudecimiento general de la violencia política y religiosa de los últimos tres años.

En junio de 2013, un atentado cerca de un lugar de rezo chiita en Quetta causó la muerte a 30 personas e hirió a otras 60, mientras que a principios de 2014 tres masacres en barrios chiitas de esa misma ciudad y en Karachi, en el sur del país, dejaron un saldo de más de 250 muertos.
etiquetas