Cultura

20-10-2015 11:25 - Exposición

El Grupo de París en el Museo Sivori

Por primera vez se reúnen obras de referentes del arte argentino que iniciaron su actividad en la ciudad luz durante los años 20, para dialogar con la modernidad y las nuevas corrientes estéticas.  

Por Viviana Ponieman
Por Viviana Ponieman
20-10-2015 | 11:25
Morera Bigatti Badi Marechal Forner y Butler1929
Morera, Bigatti, Badi, Marechal, Forner y Butler.1929


Esta importante muestra de quienes marcaron un camino y la entrada a la modernidad en estas playas, como Forner, Berni, Butler, Spilimbergo, entre otros, comprende 62 obras, entre óleos, tintas, acuarelas, dibujos y esculturas. Cuenta con curaduría de María Elena Babino y la coordinación general de Graciela Limardo, responsable del Departamento de Museografía del Sívori.

Para Limardo “El Grupo de París constituye un núcleo de gran interés en la colección del Museo, representado por obras emblemáticas y trascendentales. La investigación y la curaduría de la investigadora Malena Babino despliegan un entramado de relaciones humanas y decisiones estéticas para comprender la dimensión y el impacto de los aportes de estos jóvenes artistas en el ambiente de los años 20”.

Esta propuesta no solo atiende a la trayectoria artística, sino también, a los modos en que esos artistas se vincularon entre ellos y con el ambiente cultural europeo para poner en relieve los aportes que sumaron en su retorno a Buenos Aires. En ese sentido, se pretende abordar el fenómeno del “viaje estético” como uno de los aspectos más observados en las nuevas perspectivas de los actuales estudios culturales. 

Paisaje Raquel Forner1929
Paisaje. Raquel Forner.1929


Es difícil imaginar cómo, sin internet, ni Facebook, ni teléfonos, estos artistas que conjugaron el viaje iniciático con el aprendizaje, bajo la premisa del “artista viajero”, fueron a buscar una ineludible herencia; al tiempo que se reunían, dialogaban y hasta discutían con fervor vía epistolar, con sus colegas, para darse a conocer en Europa y abrirse camino después en la ciudad porteña.

Si lo pensamos hay muchas cosas que no han cambiado, como la legitimación en otros centros neurálgicos del arte para obtener el reconocimiento en la patria.

Sin embargo en tiempos de posguerra cuando “Paris era una fiesta” y  la ebullición de sus espacios diluían las fronteras entre el museo y la ciudad misma. Allí, en cafés y galerías, nuestros artistas encontraron un lugar donde integrarse al circuito local y pensar una posibilidad para borrar simbólicamente el océano que separaba las dos orillas.

Las innumerables academias de arte, de libre ingreso donde acudían los pintores antes de la gran guerra en Montparnasse, fueron eclipsadas por las que, en forma individual, abren Lhote, en 1925 y Léger, en 1931. Es sin duda André Lhote quien más incidencia tuvo en la conformación de un pensamiento estético guiado por el deseo de sintetizar el arte clásico, en términos de armonía, orden y equilibrio, y la incorporación de un lenguaje moderno acorde con los nuevos tiempos.

Según Lhote, el cubismo de Braque y de Picasso suponía el redescubrimiento del orden y la asunción de los vínculos con la tradición olvidada. Desde sus primeras teorías, se hace presente esta oposición entre la naturaleza formal de la pintura y su función representativa, lo que constituye uno de los ejes rectores en las búsquedas del arte moderno.

Paiaje de Worpswede H Butler 1922
Paiaje de Worpswede. H Butler. 1922


En esos tiempos de rupturas se pueden ver las influencias que los conceptos de esa “vuelta al orden”, que no hablaba de la representación como facsímil de la realidad, sino de encontrar el lenguaje propio y secreto dentro de la estructura de la pintura misma. Premisas que estos artistas hicieron propias primero contaminándose con el ambiente y los artistas del viejo mundo,  para después abrirse camino y descubrirse en la luz y el paisaje del Rio de la Plata.

Horacio Butler, Héctor Basaldúa, Aquiles Badi, Raquel Forner, Alfredo Bigatti, Pedro Domínguez Neira, Antonio Berni, Lino E. Spilimbergo, Víctor Pissarro, Juan Del Prete y Alberto Morera fueron los jóvenes protagonistas de una aventura donde el espíritu de lo nuevo convivió con la tradición para articular la conciliación entre el pasado y el presente.

Al mismo tiempo, la muestra procura sumar los trayectos españoles e italianos verificados en estudios y exposiciones anteriores, viajes de aprendizaje o perfeccionamiento, individuales o colectivos, que revierten en experiencias de identificación o alteridad, configuran una dimensión cultural argentina cuya expresión clara ha sido la novela Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal, obra en la que su autor despliega la idea misma del viaje como actividad que permite el encuentro con la identidad, ya sea en París, Sanary o Buenos Aires.

Morera en su taller de Paris1929
Morera en su taller de Paris.1929

Este recorrido parte de una investigación llevada a cabo hace unos años para el Centro Virtual de Arte Argentino, conjugada ahora con avances más recientes derivados del acceso a fondos documentales y obras existentes en la localidad de Worpswede, Alemania.
Es por eso que se puede incluir y ampliar el conocimiento de la producción de Alberto Morera, pintor, actor, teatrista y titiritero apenas registrado hasta la fecha a pesar de la activa participación que asumió dentro del conjunto.

De esta forma, desde los testimonios de las propias obras, en correlato con las fotografías de la época y los textos registrados, verificamos que el llamado “Grupo de París” se abrió al encuentro e intercambio con artistas, críticos y espacios expositivos que posibilitaron su inserción de un modo más pleno en el contexto europeo, reconoce la curadora.

Esta muestra apunta a dar a conocer de modo integral la obra de aquellos importantes referentes del arte argentino que brillaron en el siglo pasado, su formación y diálogo con las corrientes artísticas de la modernidad en Europa, así como la incorporación del cubismo y nuevas formas pictóricas que fueron el punto de partida para un constructivismo rioplatense y las posteriores investigaciones de lenguajes y desarrollos personales.

Retrato del poeta J Fijman Bigatti 1926
Retrato del poeta J. Fijman. Bigatti 1926
A partir de estas obras y experiencias se puede pensar al Grupo de Paris como conjunto de artistas vinculados principalmente por lazos de amistad y visiones compartidas sobre la idea del arte moderno. Que unidos por el anhelo de una renovación en el lenguaje y en los modos de circulación y promoción de la actividad artística, supieron crear a partir de su acción colectiva en París y Buenos Aires, una inteligente estrategia de “posicionamiento” y “visibilidad” en ambas orillas.

Esta importante exhibición nos da la posibilidad de descubrir ese clima de convivencia efervescente entre los artistas americanos con los europeos. En 1930 Del Prete, Pissarro, Butler y Forner junto a los mexicanos José C. Orozco y Diego Rivera y los uruguayos Carlos Castellanos, Pedro Figari y Joaquín Torres García exhiben sus obras en la “1ª Exposición del Grupo Latinoamericano de París” en la galería Zak.

Y en el 32 Juan Del Prete se integra al 1º grupo Abstraction-Création Art non Figuratif,  junto a importantes referentes como Mondrian, Arp o Calder, “asumiendo una actitud abiertamente más radical que la del resto de sus compañeros en términos de avance hacia un lenguaje más rupturista”. Afirma la investigadora.

Es así que podemos observar la gestación de nuevos movimientos y lenguajes que motivaron los cambios y nuevas tendencias en el arte latinoamericano y más precisamente en el Río de la Plata. 

A manera de conclusión Graciela Limardo opina: “Es en los museos donde descubren a los grandes maestros, la tradición clásica y los conceptos constructivos que se proponen renovar. El Museo, entonces, abre la posibilidad de repetir ese gesto de enlazar a los maestros con las nuevas generaciones de artistas que han perdido el rastro de la historia y la tradición, no para generar veneraciones vacuas, sino apropiaciones atravesadas de presente”. Dispara.

Retrato de A Badi Hector Basalda
Retrato de A. Badi. Hector Basaldúa



También te puede interesar