15/09/2015 ftbol

Hace 50 aos Pizzuti llegaba a Racing y comenzaba el ciclo de Jos

Cuando los hinchas de Racing están aún recuperándose del cimbronazo que fue perder el clásico con Independiente por 3-0 el último fin de semana, podrán consolarse apelando al recuerdo: hace 50 años, el 16 de septiembre de 1965, Juan José Pizzuti asumía como DT y comenzaba a delinear lo que luego fue el 'Equipo de José', dueño del ciclo más exitoso del club al ganar la Copa Libertadores y, por primera vez para el fútbol argentino, la Copa Intercontinental.

Por Juan Carlos Larrarte


Cuando los hinchas de Racing están aún recuperándose del cimbronazo que fue perder el clásico con Independiente por 3-0 el último fin de semana, podrán consolarse apelando al recuerdo: hace 50 años, el 16 de septiembre de 1965, Juan José Pizzuti asumía como DT y comenzaba a delinear lo que luego fue el 'Equipo de José', dueño del ciclo más exitoso del club al ganar la Copa Libertadores y, por primera vez para el fútbol argentino, la Copa Intercontinental.

A veces es bueno vivir de recuerdos, y uno de los más preciados en el cofre de los hinchas racinguistas es el de aquel equipo que comenzó a formarse en 1965 cuando Pizzuti tomó al equipo, que estaba en el último puesto de la tabla de posiciones liderada por River Plate.

Tres días después, el 19 de septiembre y por la 19na fecha del campeonato de Primera División (que luego ganaría Boca Juniors), enfrentó al equipo de Núñez con una sorprendente victoria por 3-1.

Los goles fueron marcados por Carlos Castillo, un delantero que había llegado de Deportivo Español y dos de Juan José Rodríguez, quien a principio de temporada había arribado, junto con Juan Carlos Rullí y el paraguayo Benicio Ferreyra, como parte de pago del pase de César Menotti y Federico Sacchi a Boca.

En tanto que aquel temible atacante que fue Luis Artime descontó para los 'millonarios'.

En un bar de la avenida Montes de Oca y Olavarrría, en Barracas, el barrio de toda su vida, 'Tito' Pizzuti, con una increíble memoria a sus jóvenes 88 años, y rodeado de amigos que se deleitan con sus anécdotas, recordó con Télam cómo fue su llegada a Racing como técnico.

"Me había ido del club a Boca a fines de 1961. Resulta que, tras haber ganado ese campeonato, y siendo capitán y goleador me tomaron como cabecilla de un movimiento por el solo hecho de defender los intereses del plantel y me dieron el pase en blanco tras discutir con el entonces presidente, Sigfredo Sisco", narró Pizzuti, que como jugador estuvo nueve años en la 'Academia', con un pequeño paréntesis.

El mentor de aquel equipo, que fue una revolución en el fútbol argentino en 1966, señaló que después de actuar en Boca hasta 1963 comenzó a dirigir en Chacarita Juniors.

"Habíamos hecho una buena campaña con un equipo muy modesto. Fue entonces que los dirigentes de Racing, Carlos Cúneo (luego fue vicepresidente) y Héctor Carballo (fue tesorero), que eran amigos, me convencieron de la propuesta del presidente Santiago Saccol para que agarrase el equipo", recordó Pizzuti a Télam.

Pizzuti llegó junto al preparador físico Rufino Ojeda, que lo había acompañado en Chacarita, y con un par de entrenamientos dirigió al equipo ante River. Después vendría una derrota ante San Lorenzo en Boedo y de allí hasta el final del torneo el equipo no perdió más, hasta que en el campeonato de 1966 cayó ante River, en Núñez, sumando 39 fechas invicto, un récord que solamente sería superado por el Boca de Carlos Bianchi en junio de 1999 (sumó 40 cotejos sin derrotas).

"Cuando llegué a Racing no había un 'mango' y no pedí ningún jugador. Me arreglé con lo que había. Hice varios cambios: a Perfumo (Roberto) que era 6 lo puse de 2. Basile, que jugaba en el medio lo ubique de 6. Después subí a Primera al 'Panadero' (Rubén Díaz) y lo coloqué de 3", reseñó el entrenador que conformó una defensa con jugadores que, además, iban a buscar el 'ollazo' para embocar algún cabezazo ganador.

Con aquel equipo, que tomó en 1965, donde estaban también Luis Carrizo, José Pastoriza (al año siguiente se iría a Independiente y llegaría Miguel Ángel Mori), Juan Carlos Cárdenas, Jaime Martinoli, Miguel Ángel Vidal y Luis Pentrelli (después emigró a Colombia), Pizzuti llegó al sexto puesto, con 36 puntos (el campeón Boca tuvo 50) con 10 partidos ganados, 16 empates y ocho derrotas, con 39 goles a favor y 35 en contra.

Luego vendría la excepcional campaña con el título de 1966, conformando un equipo con una increíble mística ganadora tanto de local como visitante, revolucionario en la táctica y con notable temple espiritual para sobreponerse a la adversidad; en 1967 obtuvo la Libertadores y la Intercontinental, ante el Celtic de Escocia.

El grito permanente que bajaba, partido a partido, desde las tribunas era: "Y ya lo ve, y ya lo ve, es el equipo de José". Un justo homenaje a quien fue su gran mentor.