25/08/2015 elecciones

Las denuncias de fraude en Tucumn, una constante en las ltimas dos dcadas

Los reclamos y denuncias por irregularidades en las elecciones en la provincia encuentran varios antecedentes en las últimas dos décadas, con argumentos similares a los que se repitieron tras los comicios realizados el domingo último en la provincia.

El 6 de junio de 1999, la gobernación de Tucumán se disputó entre el candidato del Partido Justicialista, Julio Miranda, y Ricardo Bussi (candidato de Fuerza Republicana), hijo del entonces gobernador, el represor Antonio Domingo Bussi, posteriormente juzgado y condenado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.

Miranda logró el 36,55% de los votos, frente al 35,77% de Fuerza Republicana; unos 4.000 votos que le alcanzaron al PJ para alzarse con la gobernación ese año, y también para que los Bussi denuncien fraude y exijan la apertura de las urnas y recuento de los votos "uno por uno".

El derrotado candidato -que se presentó también este año a las elecciones y obtuvo el tercer puesto, logrando apenas el 3,12% de los votos- había dicho en ese entonces: "hemos comparado los resultados de boca de urna con los que arrojó el Correo y en la grilla para gobernador y hay grandes diferencias, esto es sospechoso".

"Algo sucede de noche en Tucumán", había declarado a la prensa Bussi en aquella oportunidad.

Para la sucesión de Miranda, el 29 de junio de 2003, se presentó por primera vez a las elecciones a gobernador José Alperovich y, a diferencia de la elección anterior, la diferencia porcentual entre el el ganador y el segundo, Esteban Jerez (por entonces dirigente de Recrear, el partido fundado por el economista Ricardo López Murphy) fue de 18,64%; casi 114.000 votos.

En ese entonces, también se había conformado una alianza opositora para hacerle frente al justicialismo que gobernaba desde 1999, en la que fueron parte, entre otros, Afirmación para una República Igualitaria (ARI, uno de los partidos que fundó Elisa Carrió); la Unión Cívica Radical, y el partido Demócrata Cristiano.

Sin embargo, dirigentes de Recrear presentaron ante la justicia una denuncia penal por fraude en los comicios, ya que según la versión que manejaban, existió una maniobra para convertir votos en blanco en votos positivos para el justicialismo.

En 2011, cuando Alperovich se presentaba para acceder a un tercer mandato, el titular de Cruzada Peronista (el justicialismo disidente de la provincia), Enrique Romero, había dicho sobre el mandatario provincial que "asegurar que será nuevamente gobernador significa que tiene arreglado el fraude electoral con la Junta Electoral Provincial integrada, por acólitos a su persona", desestimando la voluntad popular.

El 28 de agosto de 2011, Alperovich triunfó con el 69,89% de los votos, dejando muy atrás a José Cano, quien al igual que el domingo último también se había postulado para competir por la gobernación, en aquella ocasión con la boleta de la Alianza Acuerdo Cívico y Social; pero las denuncias de irregularidades fueron realizadas por el Partido Obrero, que afirmó mediante un comunicado una "acción organizada de fraude para tirar abajo la votación".