28/07/2015 Violencia laboral

Tomada ratific que "el Estado no es neutral y defiende a los trabajadores"

El ministro de Trabajo ratificó que "este Estado no es neutral y, por eso, defiende a los trabajadores y a sus intereses", y aseguró que "el 25 de mayo de 2003 se dio la vuelta a una página de la historia y ya no existe miedo en el mundo laboral argentino".

El ministro encabezó en Trabajo el acto de firma de un acta-compromiso contra la violencia laboral junto con otros 20 gremios.
Tomada ratificó las palabras de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el sentido de que "este Estado no es neutral y, por eso, defiende a los trabajadores y a sus intereses".

"El hecho que 150 organizaciones sindicales de todo el paí­s hayan firmado desde 2012 esta clase de actas significa que el 25 de mayo de 2003 se dio la vuelta a una página de la historia y ya no hay más miedo en el mundo del trabajo en Argentina", afirmó.

El funcionario laboral aseveró que tampoco "se esconden los problemas debajo de la mesa, porque se los torna visibles y se los debate, por lo que no se dejará de incluir a los trabajadores con la totalidad de los derechos que les corresponden", enfatizó.

Tomada encabezó en la sede de la Avenida Leandro N. Alem al 600 un encuentro en el que veinte organizaciones sindicales firmaron el acta-compromiso "Por un trabajo digno sin violencia laboral", por lo que se integraron de manera formal al trabajo colectivo que ya realizan 130 sindicatos, federaciones y confederaciones.

El ministro fue acompañado por los secretarios generales de los gremios que adhirieron; autoridades de los que ya participan y la coordinadora de la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL) de la cartera de Trabajo, Patricia Sáenz.

El ministro añadió que a lo largo de la historia hubo quienes "de manera organizada sometieron a los trabajadores inculcándoles el miedo a perder el empleo, a reclamar por sus derechos", y reseñó que ese sector "cerraba empresas enteras para adoctrinar".

"Algunos gurúes económicos, que continúan apareciendo, calculaban cuánta desocupación era deseable para que los trabajadores se disciplinaran y no avanzaran en sus reclamos. A partir de 2003 se revirtió eso, se recuperaron derechos -como diría Néstor Kirchner- por mandato popular, comprensión histórica y decisión política. Se crearon muchas organizaciones sindicales y, las paritarias, se hicieron carne como institución propia del trabajador", añadió.

Tomada subrayó que "los trabajadores argentinos, con su extensa historia de lucha, volvieron a ponerse de pie y recuperaron derechos como nunca antes. No hay nada que vaya más en contra del empleo digno que la violencia laboral, que incluye la de género, y la que se ejerce en distintos niveles en cada lugar" laboral.

A su turno, Sáenz expresó que se trabaja desde hace mucho en el Ministerio para proteger a los trabajadores ví­ctimas de violencia laboral, que "se introduce en la cultura de los pueblos para excluir del mercado laboral, por lo que condenamos la violencia y procuramos un espacio en el que se escuche al trabajador".

Los sindicatos que firmaron hoy el acta-compromiso fueron los de Trabajadores de Prensa; de Prensa de Rosario; Asociación de Prensa de Santa Fe; de Prensa de Mar del Plata; Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba; de Prensa de Tucumán; Federación de Trabajadores de la Cultura y Comunicación y la de Trabajadores del Sistema Bursátil, informó Trabajo.

También lo hicieron la Federación Nacional de Docentes Universitarios; Sindicato Trabajadores Docentes de la Universidad de Buenos Aires; Asociación de Docentes, Artistas e Investigadores de la UNA; Argentina de Aeronavegantes; de Pilotos de Lí­neas Aéreas; Unión de Aviadores de Lí­neas Aéreas; Argentina de Actores y del Personal Jerárquico y Administrativo Jerárquico de la Industria Quí­mica y Petroquímica de Zárate, Campana y el Litoral.

Por último, firmaron la Federación de Organizaciones del Personal de Supervisión y Técnicos Telefónicos Argentinos y el Sindicato de Peluqueros y Peinadores de Rosario, informó la cartera laboral.

Un documento condenó de forma expresa toda forma de violencia laboral (acoso psicológico, sexual y/o agresión fí­sica), ya que configura una violación de los derechos humanos y laborales y atenta contra la integridad y dignidad de los trabajadores, afectando su salud psicofísica, su vida laboral y social.

El objetivo será crear áreas especí­ficas en las organizaciones sindicales, con capacidades para desarrollar estrategias de prevención, asistencia y representación a trabajadores que atraviesan situaciones de violencia laboral.