13/07/2015 Medios

The New Yorker public una nota sobre la muerte del fiscal Nisman

En un extenso artículo, la revista norteamericana hace un recorrido por los inicios de la investigación del caso AMIA y la trayectoria y los últimos meses de vida del ex titular de la UFI AMIA. La nota recoge testimonios de distintos actores políticos del país e incluye unas pocas declaraciones de la extensa entrevista que The New Yorker mantuvo con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.


El artículo, titulado "La muerte de un fiscal", habla del caso AMIA y está centrado fundamentalmente en la cuestionada figura de Nisman, a quien describe como "un entusiasta de la noche porteña" y "una celebridad que gastaba en lentes de contacto azules e inyecciones de botox".

En la nota, que también incluye entre otros testimonios al canciller Héctor Timerman, el técnico informático Diego Lagomarsino, la diputada nacional Patricia Bullrich y el subsecretario de Inteligencia Juan Martín Mena, el periodista Dexter Filkins caracteriza a la denuncia por encubrimiento realizada por el fallecido fiscal contra la Presidenta como "montada a toda prisa" y la define como un documento "laberíntico y a veces exasperante".

El periodista concluye en su nota que considera que no hay evidencias que vinculen a integrantes del gobierno con "la supuesta conspiración" para encubrir el atentado a la AMIA.

Entrevistado por Filkins, el ex director de Interpol Ronald Noble reconoció que el canciller Timerman le planteó "en varias ocasiones que las alertas rojas quedaran en su lugar", con lo cual quedó descartada la posibilidad de que se interrumpiera la búsqueda de los iraníes acusados del ataque terrorista a la sede de la mutual judía en julio de 1994, y además agrega Noble, que Interpol "no podía actuar hasta que los cargos fueran eliminados" por la Justicia argentina.

Por su parte, el canciller Timerman explicó que en su momento negoció el memorandum de entendimiento con Irán "en una serie de reuniones" con su ex contraparte Ali Akbar Salehi, que comenzaron en septiembre de 2012 y finalizaron con la firma del acuerdo en la ciudad etíope de Addis Ababa.

El funcionario señaló que para la negociación se encontraron con el problema de que la constitución iraní "prohíbe extraditar criminales" y que la Constitución argentina "prohíbe juzgar a los iraníes en ausencia".

"Sin esperanza de resolver el caso a través de los canales legales estándar, Timerman quería encontrar una forma de que los acusados comparecieran ante la Justicia. La comisión de la verdad al menos permitiría a los jueces argentinos ir a Teherán para una posible entrevista con los acusados. Ibamos a decirles 'estos son los cargos contra ustedes', aseguró el canciller Timerman. Usted no puede llegar así al final del juicio, pero puede comenzarlo", indicó la publicación.

Ayer, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner difundió la entrevista completa con Filkins, de casi dos horas, a través de sus cuentas en las redes sociales, de la cual sólo algunas citas textuales fueron volcadas en la publicación . Allí, la jefa de Estado lamentó que la Justicia argentina haya declarado inconstitucional el Memorándum de Entendimiento con Irán firmado con el objetivo de avanzar en el juzgamiento de los responsables del atentado a la AMIA.

"Si este acuerdo no hubiera sido declarado inconstitucional por la Justicia argentina, nosotros estaríamos en condiciones de exigirles ya a los iraníes en Naciones Unidas que cumplan lo que firmaron, que cumplan con el acuerdo de la Comisión de la Verdad integrada por siete juristas de renombre internacional, que cumplan con la posibilidad que el juez argentino se traslade a Teherán porque éste era el objetivo fundamental, que el juez (Rodolfo) Canicoba Corral pueda ir a tomarles declaraciones a los iraníes a Teherán", resaltó la mandataria.

Asimismo, Cristina señaló que "una vez que (el magistrado) les toma declaración a los iraníes en Teherán el juicio puede seguir su marcha, pueden ser procesados, se pueden presentar pruebas".

"Ahora estamos exactamente igual que hace 21 años sin condenados, sin detenidos", sostuvo la jefa de Estado y aseguró que su gobierno logró "que Irán aceptara una discusión sobre el tema AMIA cuando la había negado durante décadas" y agregó: "No solamente logramos eso, sino que logramos firmar un memorándum de entendimiento".

Además, resaltó que "la administración Barack Obama está negociando desde hace ya tiempo un acuerdo de no proliferación nuclear con Irán, acompañado por el resto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania", y que "tienen conversaciones secretas desde el año 2009".

"¿Y esto convierte a Barack Obama en un traidor a Estados Unidos por querer negociar un tratado de no proliferación nuclear que asegure que no estalle una guerra peor de la que aún hay en Medio Oriente? No. A mí me parece que es un ejercicio de responsabilidad absoluta y de cuidar la seguridad en serio, no sólo de los Estados Unidos, sino del mundo", subrayó.

"Si el acuerdo que firmamos fuera declarado constitucional en la Argentina y pudiera ponerse en marcha, que nunca se puso en marcha, nosotros estaríamos en condiciones de exigir en la ONU que se dé cumplimiento a un tratado bilateral hecho en el marco de lo que establecen las convenciones internacionales de la ONU", resaltó.