01/07/2015 casacin penal

Juraron los nuevos jueces y Cabral pidi una inconstitucionalidad para ser repuesto

Los conjueces Norberto Frontini y Roberto Boico juraron como nuevos vocales subrogantes de la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, para lo cual fueron designados la semana pasada por el Consejo de la Magistratura, completando de este modo esa sala del máximo tribunal penal del país.

La ceremonia se dio en presencia de la mayoría de los integrantes de la propia Cámara y de jueces del fuero federal porteño, lo que en el mundillo judicial se interpretó como un gesto de respaldo a los nuevos miembros, ante el conflicto planteado por el juez José María Cabral a raíz de la caducidad de su subrogancia.

Cabral ocupaba la suplencia sin concursar desde el año 2012 y hoy pidió que se declare la inconstitucionalidad de la ley de subrogancias 27.145, votada por el Congreso, en el marco de un trámite para ser repuesto.

Asistieron a la jura los camaristas de Casación Ana María Figueroa, presidenta de Casación; Juan Carlos Gemignani, Liliana Catucci, Gustavo Hornos, Claudio Marcelo Vázquez, Pedro David, Alejandro Slokar, Mariano Borinsky y Eduardo Riggi.

También estuvieron el juez de la Cámara Federal porteña, Jorge Ballestero, y los jueces federales María Servini de Cubría, Rodolfo Canicoba Corral, Daniel Rafecas, Marcelo Martínez de Giorgi y Sebastián Casanello.

Por el Consejo de la Magistratura estuvieron su presidente, Gabriela Vázquez, y el diputado y consejero Héctor Recalde, firmantes de la mayoría que dictó la resolución 180/2015 para cubrir las suplencias en Casación.

El juramento de Frontini y Boico lo tomó el tercer vocal de la Sala I designado la semana pasada, Claudio Vázquez, quien ya había asumido la semana pasada en reemplazo de Cabral.

Los dos conjueces que juraron hoy subrogarán a los camaristas Figueroa y Hornos por un plazo de seis meses, en el que deberían estar concluidos los concursos para cubrir los cargos titulares.

Ayer la Corte Suprema rechazó el pedido del fiscal de Casación, Raúl Pleé, de reponer en su cargo a Cabral por la vía directa del avocamiento.

A su vez, un plenario de la misma Cámara de Casación ordenó que sea la propia Sala I, con su nueva composición, la que reprograme su agenda, incluyendo el fallo sobre la validez constitucional del memorándum con Irán por el atentado a la Amia.

Cabral, que regresó ahora al Tribunal Oral Criminal 9 del que es juez titular, pidió una medida “precautelar” para ser repuesto
en el cargo ante el juez en lo contencioso administrativo federal Esteban Furnari, quien hoy quedó en condiciones de pronunciarse.

Bajo el patrocinio del estudio Cassagne, Cabral pidió la inconstitucionalidad de la nueva ley de subrogancias 27.145, votada por el Congreso, y la habilitación de días y horas inhábiles para resolver su pedido, es decir que lo haga fuera del horario judicial.

Los nuevos integrantes de la Sala I de Casación integraban la lista de conjueces que obtuvo acuerdo del Senado y que fue aprobada a través del decreto 2270, en diciembre de 2013.

El Consejo de la Magistratura resolvió finalizar las subrogancias vencidas en ese tribunal teniendo en cuenta el bajo índice de causas resueltas, en comparación a los de las otras salas, a raíz de la sobrecarga de trabajo de sus integrantes salientes.