21/06/2015 novedades discogrficas

La fe y la vida extraterrestre, en el notable "Biblia-ovni" de Massacre

En su nuevo trabajo discográfico, los padrinos del rock alternativo argentino Massacre se meten de lleno en un álbum temático "Biblia-Ovni" donde narran historias vinculadas a la fe, a la manipulación de la creencias, los pastores digitales y televisivos, además de la vida extraterrestre, en un disco en el que vuelven a marca una tendencia sonora.

Entre las novedades de esta semana también se destaca el rock duro de Banda de la Muerte, el rocanrol de Convido, el blues, funky y soul de La Vieja Ruta.

MASSACRE-“BIBLIA-OVNI”
Una de las bandas esenciales del rock alternativo argentino vuelve a marcar tendencia al lanzar nuevamente un álbum conceptual, en donde se mete de lleno con las religiones, sectas, creencias de todo tipo y la vida extraterrestre, en forma de canciones envueltas en sonoridades más indie y arriesgadas.
La banda liderada por Wallas vuelve a lanzar una propuesta disruptiva desde la temática de las letras, en donde el vocalista con su universo de cine clase B, épicas bizarras, hace una interesante narración sobre la manipulación de las personas y la sociedad a partir de la fe, de creencias extrañas, a las que le agrega pizcas de Fabio Zerpa y su obsesión por las formas de vida extraterrestre.
En el 2003, Massacre lanzó el más que interesante “12 nuevas patologías”, su ultimo álbum de tipo conceptual, y luego de los éxitos de “Mamut” y “Ringo”, la banda le recuerda a toda la escena que siempre fueron rupturistas y se meten de lleno en melodías cargadas de sonidos new wave, shoegaze, y todas formas de rock alternativo.
Nuevamente Pablo “Tordo” Mondello y Fico Piskorz desde sus guitarras conducen a Massacre por aquellas aguas que convirtieron al grupo en un emblema del rock alternativo y le permiten a Wallas volar con su imaginativa e irónica prosa.
Y para que un mensaje llegue a un nivel masivo, nada mejor que envolverlo en una melodía pegadiza, semi-punk con la de “Mi amiga Soledad”, canción que abre el disco, y en la que Wallas, rodeado de de crudeza, cuenta la historia de dos chicos raros para el resto, que se vinculan entre sí.
Para este disco, Massacre se puso en manos de Pablo Guyot y Alfredo Toth, prestigiosos músicos y productores, que hicieron relucir lo mejor del combo, buscaron las mejores sonoridades y los ayudaron a vestirse nuevamente de alternativos.
“Niña-Dios” es uno de los primeros singles del disco, abre con un pegadizo riff, un buen groove de la base conformada por Luciano Facio en bajo y Charly Carnota en batería, mientras Wallas juega al pastor televisivo y digital que promete un más allá mucho mejor.
La vida extraterrestre siempre ha sido un tema interesante para Wallas, que ha escrito como admirador de la ciencia ficción ya sea literaria o fílmica y ese tema aparece narrado como una nueva forma de fe en “La nave”, donde la banda atraviesa diferentes estilos, mientras el vocalista desgrana un manual de instrucciones para que los aliens te adopten.
“Sin dormir” abre con unos breves acordes acústicos y luego la cubre la electricidad de un riff y una rica melodía, en una bella melodía pop, mientras Wallas se pone en la piel de un creyente que ha perdido la fe.
“MI cabeza se ha ido” tiene un instrumental calmo, mientras Wallas recita una delirante poesía durante poco más de dos minutos, hasta que en “Tordo” empalma un riff y la engancha con “Muñeca Roja”, un medio tempo bien alternativo, con una buena labor del vocalista y otro gran trabajo de las guitarras y los sintetizadores, para lograr una de las mejores canciones del disco. UN coro diabólico acompaña a la canción, mientras que el CD viene con un estampita de la “Niña Roja”, que lleva detrás escrita una oración, en un hallazgo que vuelve más interesante la obra en si. Además el grupo dedicó la canción al grupo punk ruso Pussy Riot, perseguidas por su activismo feminista
Los sintetizadores juegan al dance en el inicio “Fieles a la Montaña”, donde Massacre plantea su forma de entender el rock progresivo, mientras Wallas parece tomar las peregrinaciones al Cerro Uritorco como disparador para una nueva historia sobre la manipulación de las formas de la fe, mientras el Tordo cierra la canción con un solo que se va desgarrando, en la canción más larga del disco.
“Domador de Jaguares” abre con mucha velocidad, la voz de Wallas procesada y todo el grupo arma un hermoso homenaje al ex Smiths Johnny Marr y al fallecido vocalista de Joy Division, Ian Curtis, dos de las influencias de la banda.
Y la energía británica sigue vigente en “Si quieren pueden volar”, donde la base suena a los Stones Roses, bailable, saltarina, pegadiza, mientras Wallas juega con un viaje especial.
El disco cierra con “Feliz noviembre”, que tiene un espíritu bien rockero, con las guitarras jugando sonidos alternativos y riffs bien pegadizos para recordar los tiempos más under de las noches porteños, incluyendo un show conjunto de de Massacre con los Utopians, para saludar a la figura del agitador cultural Omar Chaban, dueño de Cemento, donde Wallas y sus amigos transcurrieron gran parte de su rica carrera. La canción es una gran despedida, a un disco de alto nivel, donde Massacre dejo salir su espíritu rebelde e inquieto, sin ataduras.


BANDA DE LA MUERTE-“8894”
Tercer disco de esta banda cultora del punk, el hardcore, el rock de garaje y el heavy metal, que en este caso se puso en manos como productor del estadounidense Jack Endino, quien ya trabajo con grupos como Nirvana, Soundgarden y Mudhoney, entre otros.
El grupo integrado por Xon en guitarra y voz, Guillermo Gómez en batería, Nico Foresi en bajo y Fede Ramos en guitarra, reúne 9 canciones que van saltando de estilos con mucho poderío, potencia y un sonido que los identifica.
El disco abre con la punk-rockera “Ejercito de Uno”, en la que Xon van gritando sobre sus convicciones para continuar el camino independiente que la banda ha elegido y que les ha permitido ganarse un nombre dentro de la escena alternativa argentina.
“8894” la sigue con formas entre heavys y hardcore, mientras Xon van cantado sobre su estado de animo, mientras las guitarras se cruzan con latigazos eléctricos y la base sostiene toda con una entereza notable, hasta en el cierre a pura furia hardcore.
EL bajo y la batería se roban el protagonismo de “Tan distinto a vos”, hasta que la furia metalera envuelve la prosa de Xon que marca diferencias con un personaje oscuro, un traidor.
“Marcha del exilio” abre acústica y oscura hasta que la electricidad irrumpe, la viste de metal puro, y la banda vuelve a dejar en claro sus convicciones y su espíritu inclaudicable.
“Lo que vos llamas ganar” tiene un aire más de rock alternativo, más stoner, con el bajo al frente, y la banda vuelve a cargar contra el exitismo, contra los paradigmas que el capitalismo plantea como personas exitosas.
”En Nación de seguidores” y en “Pensando en mi”, Banda de la Muerte se juega por la velocidad, por la bronca y la rabia entre hardcore y metalera. En “De mi lado” el grupo baja la velocidad, pero apuesta por la crudeza y la oscuridad para una canción desgarrada, mientras que una dureza más épica cierra el disco en “Cerdos”.


CONVIDO-"MOVIMIENTO"
La banda de rock Convido regresa al circuito, luego de cinco años sin editar un CD, con su tercer trabajo de estudio, "Movimiento", donde el quinteto logra una armonía musical, que combina una voz con cuerpo, el trabajo de un sonido prolijo y arreglos.
"Movimiento" se construye por once temas propios de base rockera e incursiones en otros géneros pero sin olvidar el estilo por momentos irónico y combativo que definieron desde sus álbumes anteriores, el debut "Mutar", de 2007, y "Creer o reventar", lanzado en 2009.
El quinteto formado en 2006, actualmente se compone por el vocalista Ariel Vázquez, Mariela Acosta en batería, Nicolás Ferreirós en bajo, y Pablo "Poyo" San Martín y Tomás Brugués en guitarras.
La potencia de los riffs y la batería se cuelan desde el comienzo de este logrado y sólido tercer disco en "Un día después del triple 11", canción que ácidamente critica a la sociedad light y conformista.
Un rock and roll alegre, irónico y bien logrado caracteriza a "El asistémico", tema que además cuenta con la colaboración de Lele Vagante en guitarras, un solo de Jorge Minissale y Pablo Sbaraglia en pandereta.
Reminiscencias ricoteras se hacen presentes en los primeros dos minutos de "El timba" para alternarse luego con acordes luminosos del estribillo que pregona "y en el momento que tenías que explotar/en ese día que la dejaste pasar/y a cada paso, cada gesto por acá/en el silencio de tenías que ocultar" y la firma eléctrica de Ricardo Mollo en la guitarra.
Recostada sobre una continuidad uniforme, sin picos de intensidad pero no por eso poco interesante, "Siente" le canta al amor y a la esperanza, mientras que "Maquinarias de papel", con la participación de Gabriel Schamun en armónica, Bruguera en cello, Matías Camisani en guitarra y Pablo Sbaraglia en piano, encaminan el sonido que acompaña "tantas cosas por hacer/tanto muerto que está vivo/y no creer...".
"La utopía del movimiento", se presenta en clave más rockera y al igual que "Plegaria para un hombre dormido", cuyo título juega con aquel reconocido tema que Spinetta publicó en "Almendra I", de 1969.
Despidiéndose del disco y rompiendo su eje musical, "El último viaje del Dr. Saavedra" resulta la excepción del sonido rockero y potente traducida a una pieza que transporta con dulzura y sonidos.


LA VIEJA RUTA-“EL DRAGON”
Cuarto trabajo de esta banda de blues que cumple ya 24 años de carrera en los que tocaron con bluseros como John Primer, Eddie C. Campbell, Bruce Ewan, Eddie King, y que curten un estilo que también incluye funky, soul, elementos del country y el bluegrass.
El grupo esta formado por Adrián Scollo en batería, Ariel Masini en teclados, Ariel Rogé en guitarra, Daniel Garavaglia en bajo, Fernando Gabriel Heller en guitarra, Martín Tojo en saxo alto y tenor, Pablo Cabrera en saxo barítono, Lucas Aranda en trompeta y Walter René en voz y armónica.
El grupo realiza grandes arreglos de bronces para las canciones y no quedarse en una cosa cuadrada, como en “El 56”, la caída según la quiniela que cuenta la historia de la caída de un delincuente o héroe barrial, también de un rocker.
Para “El Dragón”, la cosa se viste de un blues más callejero y se suman en los coros Ricardo Tapia, de la Mississippi, Daniel Raffo y el ex la Torre Gady Pampillon, para darle aroma a whisky, cantina, chicas con bellísimas piernas envueltas en medias negras de red.
La fiesta blusera de bronces y piano regresa en la sarcástica “Más cara es mi mujer”, en el que el protagonista se enamora de una de esas damas fatales que salen más cara que francesa con perrito y todo.
“Por favor” es un funky con un gran groove de la base, las guitarras casi pellizcadas y René cuenta la vida rutinaria y tediosa de un empleado, con excelentes arreglos de voces del grupo Gospel en Argentina, que resaltan la canción, junto a las violas y al Hammond.
“Siempre lo mismo” habla de fiestas bluseras y otra vez los bronces envuelven al grupo y lo visten de gala. El Coro Gospel en Argentina retorna en “Te vienen a buscar” una balada blusera, emotiva, embellecida por el trabajo de la guitarra y de los bronces, en la que el protagonista es un tipo de esos que se meten en problemas con la mafia, cargado de deudas. Y el cierre es todo lujo con el Coro y la banda llevando la canción a otro nivel.
“Viene y va” es un blues rutero, movedizo, con un buen trabajo de la armónica y arreglos de los bronces, en donde la voz de Cristian Pity Álvarez, ex Viejas Locas e Intoxicados, se suma a la de Walter René, que cuenta con un estribillo pegadizo.
El disco se cierra con una desgarradora balada blusera “Una chance más”, donde destacan los arreglos del piano, los punteos de la guitarra y el fraseo de René.