04/06/2015 Medio Oriente

Rebeldes hutes participarn de las conversaciones de paz sobre Yemen organizadas por la ONU en Ginebra

El movimiento chiíta de los hutíes de Yemen, que controla gran parte del país árabe desde enero pasado, participará "sin condiciones previas" en la reunión de Ginebra organizada por la ONU prevista para el próximo 14 de junio, que busca iniciar conversaciones de paz, dijo hoy un diplomático rebelde yemení.

El encuentro, al que todavía no confirmaron su asistencia las autoridades yemeníes, será el primero entre ambas partes para buscar una solución política al conflicto armado que se registra en el Yemen y en el que, desde finales de marzo, participa una coalición internacional liderada por Arabia Saudita que bombardea posiciones de los rebeldes hutíes.

El movimiento chiíta ya informó al enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, de su disposición a participar en las conversaciones de paz "sin condiciones previas", confirmó la misma fuente, citada por la agencia de noticias EFE.

Estaba previsto que las conversaciones de paz sobre el país árabe comenzaran el 28 de mayo pasado, pero el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, que estableció su sede en Riad, la capital saudita, desde el recrudecimiento del conflicto, pidió a la ONU aplazarlas hasta que se aplique, primero, la resolución 2216 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La ONU exige a los hutíes ceder parte del territorio que conquistaron en las últimas semanas y devolver las armas que había decomisado a las fuerzas militares leales al presidente yemení

 Tal dictamen del máximo órgano de decisión de la ONU exige a los hutíes ceder parte del territorio que conquistaron en las últimas semanas y devolver las armas que había decomisado a las fuerzas militares leales al presidente yemení.

Previamente, los hutíes habían manifestado que sólo acudirían a las conversaciones si se suspendían los bombardeos contra sus posiciones, a cargo de la coalición encabezada por Riad, por lo que su anuncio de hoy de deponer las condiciones se interpretó como una concesión de su parte.

El movimiento rebelde controla la capital, Sanaá, y vastas zonas del empobrecido país, a causa de un conflicto armado que ya causó la muerte de al menos 1.037 civiles entre el 26 de marzo y el 20 de mayo, mientras que otras 2.453 personas resultaron heridas, según cifras de la ONU. 

Ayer, al menos 40 personas fallecieron y decenas resultaron heridas en bombardeos de la coalición árabe, informó hoy la agencia estatal de noticias Saba en manos de los rebeldes hutíes.

En la zona de Sabr, en la provincia de Saada, sede de los hutíes, situado en la frontera norte yemení con Arabia Saudía, fallecieron 30 personas y ocho resultaron heridas por los ataques aéreos.

En la zona fronteriza de Al Manzala murieron seis civiles después de un ataque aéreo contra el vehículo en el que viajaban.

También murieron cuatro civiles y otros 12 resultaron heridos en bombardeos de la coalición contra varios puntos de la capital yemení, entre ellos una fábrica militar y el palacio presidencial.