Sociedad

04-06-2015 16:44 - Desde 2013

A dos años de la desaparición de un turista argentino en Perú, su familia y organizaciones reclaman justicia

A Bruno Schell lo suponen víctima de desaparición forzada perpetrada por la policía local que lo detuvo cuatro veces en el lapso de una semana. Su familia y organizaciones de derechos humanos reclaman "justicia" y un "mayor compromiso del Estado peruano" para que la verdad salga finalmente a la luz.

Telam SE
04-06-2015 | 16:44

"Creemos que Bruno fue víctima de persecución policial, que lo golpearon y torturaron y después, para borrar todo eso, lo hicieron desaparecer: lo damos por muerto desde el momento que supimos que estaba detenido", aseguró a Télam su hermana, Valeria Schell.

Familiares, amigos y organizaciones de derechos marcharán esta tarde a la Embajada de Perú en Buenos Aires (Avenida del Libertador 1720) desde la Flor de la Plaza de las Naciones Unidas (Avenida Figueroa Alcorta y Austria), para pedir que se esclarezca lo ocurrido.

Estudiante de diseño de imagen y sonido de la UBA, este joven de 25 años se encontraba en un estado de gran vulnerabilidad cuando fue requerido por la policía, dado que se había quedado en la calle tras sufrir dos robos y no estaba tomando la medicación para el transtorno esquizoafectivo que padece.

"Lo que dice el Serenazgo (policía municipal) es que mi hermano estaba alcoholizado y drogado, cuando seguramente estaba en estado de shock", contó Valeria a Télam.

"Después dicen que les pidió que lo lleven al barrio a Chorrillos, a un lugar que se llama 'Salto del Fraile', que es un acantilado recto donde no hay nada, y que lo dejaron ahí, como si el patrullero fuera un taxi y cometiendo, mínimo, abandono de persona vulnerable", agregó.

Según explicó su hermana, Bruno dejó su país en enero de 2013 para hacer un viaje como mochilero por Bolivia y Perú, en compañía de tres amigos de los que se separó al ingresar a Perú el 13 de marzo.

En la ciudad de Nazca le robaron su celular y las tarjetas de crédito y, ya en Lima, sufrió un segundo hurto que lo dejó sin sus medicamentos y todo el dinero en efectivo que le quedaba.

Bruno Schell
Bruno Schell
 "El 29 de mayo le escribió un mail a mi mamá pidiéndole ayuda para volver, mi madre le reservó un pasaje de regreso para el 4 de junio y le envió dinero por Western Union: él le contestó agradeciéndole, pero nunca lo retiró", contó.

Como cinco días después no había retirado el dinero la familia alertó a un primo de Bruno que vive en Lima para que realizara la denuncia, "pero primero no se la quisieron tomar y lo mandaron a averiguar a los hospitales y la morgue".

Mientras tanto, la familia comenzó a accionar ante la Cancillería argentina y el Consulado argentino en Lima, que le dieron apoyo. La madre de Bruno, para entonces, ya había viajado a la capital peruana donde permaneció un año completo preguntando por su hijo.

Lo que se pudo reconstruir es que fue detenido por el Serenazgo del barrio de Miraflores cuatro veces, la última con participación de un capitán de la Policía Nacional del Perú (PNP): el 29 y el 30 de mayo, el 1 y el 4 de junio, tras lo cual se pierde todo rastro de él.

De la primera detención, ocurrida en la esquina de Avenida Angamos y la Vía Expresa, hay registro en fílmico y allí se lo ve tranquilo y subiendo al patrullero por sus propios medios, sin oponer resistencia.

Además, hay dos testigos: uno que lo vio en una plaza "delirando, con las manos entintadas y golpeado, el 3 de junio, y otro que vio como lo detenían al día siguiente, cuando se pierde todo rastro de él.

"El último testigo dijo que mi hermano iba caminando con el torso desnudo y hablando incoherencias por una avenida muy transitada y, para que no lo pisen, él llamó al serenazgo. Entonces aparecieron dos móviles, lo tiraron al al suelo, lo esposaron y lo metieron con violencia dentro del patrullero al punto que los que pasaban les gritaban 'abusivos'.

Los familiares presentaron un habeas corpus ante la Justicia peruana, que fue denegado y ahora está en instancia de apelación, mientras hay una investigación penal en curso por la presunta responsabilidad de los autoridades por el delito de desaparición forzada.

Además, el caso fue presentado ante el Grupo de Desapariciones Forzadas e Involuntarias de la ONU y en esa instancia los familiares son acompañados por dos organizaciones de derechos humanos de Perú y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), de Argentina.

Una delegación de ese Grupo se encuentra actualmente en Perú para recopilar datos sobre desapariciones forzadas en ese país, entre otras la de Bruno.

"No se sabe qué pasó pero la última vez que se lo vio había subido a un móvil policial y eso genera mucha preocupación, porque la sospecha es que están involucradas las autoridades policiales de Lima y hay una notable falta de compromiso para avanzar en la búsqueda de la verdad", dijo a Télam afirmó la directora del equipo de trabajo internacional del CELS, Gabriela Kletzel.

"Nosotros acompañamos a la familia desde acá, para que el Estado argentino se comprometa, por la vía diplomática, en acciones de presión ante las autoridades políticas de Perú y, por otro lado, a través de distintas acciones ante los tribunales de justicia" de ese país, explicó la experta del CELS.

más datos

Familiares, amigos y organizaciones de derechos marcharán esta tarde a la Embajada de Perú en Buenos Aires (Avenida del Libertador 1720) desde la Flor de la Plaza de las Naciones Unidas (Avenida Figueroa Alcorta y Austria), para pedir que se esclarezca lo ocurrido.

Newsletter

También te puede interesar