30/04/2015 Artes marciales mixtas

Qu es exactamente una sumisin?

La sumisión, en un cambate es una rendición, no importa que la cause ni como se exprese. El conocimiento de esta regla por parte de los luchadores y la pericia de los jueces pare interpretar el movimiento son claves, porque en este deporte no hace falta lastimarse de gravedad para que un combate esté terminado.

Paloma Fabrykant

Por Paloma Fabrykant


Un error muy común entre los nuevos seguidor del MMA, es confundir  el concepto de sumisión con el de llave o estrangulación. Esta confusión, entre observadores, puede causar problemas de apreciación; pero cuando ocurre entre peleadores, las consecuencias se vuelven graves. La llave o la estrangulación son las causas más frecuentes,  pero la sumisión es una rendición, no importa que la cause ni como se exprese.

Hace pocos días estaba viendo una pelea de Bellator -la segunda empresa de MMA más grande del mundo- cuando un hecho me llamó la atención. Era la edición número 135 y la estelar era una revancha entre el norteamericano Joe Warren, campeón de los pesos gallos, y el brasileño Andre Galvao, cinta negra de jiujitsu. Iban cuarenta y cinco segundos del segundo round cuando Galvao encaja un “leglock” (llave de pierna),  un tipo de llave muy peligrosa porque no da tiempo a rendirse (como ocurre, por ejemplo, con una estrangulación, en la que se puede aguantar, tratar de defender y luego rendirse). Consciente de esto, Galvao, en lugar de aplicar directamente un movimiento brusco, que podría causar una lesión grave de rodilla, mantiene la pierna agarrada y levanta la cabeza para mirar a su rival advirtiéndole que la técnica está encajada y dándole la oportunidad de rendirse. Warren no se rinde. Entonces Galvao pega el tirón y empuja la cadera, generando la palanca que arranca un grito de dolor de Warren . El árbitro, nada menos que  el experimentadísimo Big Jhon McCarthy (uno de los creadores y difusores del actual reglamento universal de MMA), bien posicionado y súper atento, detiene el combate en el acto y decreta la justa y correcta sumisión verbal.

La buena voluntad Galvao sumada a la pericia McCarthy, dan como resultado que  la llave no llegue a causar un daño significativo sobre la articulación, entonces, ¿qué hace Warren? ¿Pueden creer que en vez de agradecer a su suerte,  se para y empieza a caminar por el octágono demostrando que no está lastimado y quejándose de que pararon la pelea antes de tiempo? Evidentemente desconoce las reglas del MMA o no sabe aceptar una derrota, porque en este deporte no hace falta lastimarse de gravedad para que un combate esté terminado. Un grito de dolor es una forma tan válida de rendición como el tapeo (los dos golpecitos seguidos con mano abierta) o la pérdida de conocimiento. Aprovechamos esta contingencia para ahondar en el tema.

La sumisión puede ser de 3 clases: simple, verbal o técnica

Sumisión simple (tapeo)


Se produce cuando el atleta da los dos golpecitos seguidos con mano abierta sobre el cuerpo del rival. Este es un código internacionalmente aceptado, y ningún peleador seguirá apretando una técnica después de este gesto. Sin embargo, en la jaula, el árbitro debe estar muy atento para detener el combate,  ya que más de una vez algún peleador, con menos  honor que astucia, hizo la avivada de rendirse y cuando su rival afloja, seguir luchando.

Sumisión verbal


Existen situaciones en las que el atleta tiene las dos manos atrapadas y no puede tapear, en ese caso pega un grito y se considera rendición verbal. También ocurre frecuentemente que un peleador, por orgullo, no quiere rendirse, pero no puede evitar el grito. Este fue el caso de Warren.

Sumisión Técnica


Es cuando el peleador no grita ni tapea pero la técnica llega  a término. Suele ocurrir con las estrangulaciones, porque producen perdida de la conciencia.  Rara vez se da con llaves, como en el caso de Minotauro con Frank Mir, que aguantó una kimura (palanca al hombro) hasta que se fracturó el húmero (pero es un caso excepcional).

Queda por aclarar que la sumisión suele producirse por llaves o estrangulaciones, pero también puede darse por golpes, cuando el atleta se ve sobrepasado y elige rendirse para evitar seguir recibiendo castigo innecesario.