23/04/2015 aniversario

El interventor del Inadi recuerda el genocidio armenio: "El dolor y la impunidad cumplen 100 aos"

El interventor del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, Pedro Mouratian, dijo que Argentina acompañó siempre la lucha del pueblo armenio por un mayor reconocimiento del genocidio a manos de la Turquía otomana.

"El dolor y la impunidad cumplen 100 años", dijo Mouratian en un comunicado en vísperas del centenario de la matanza de 1,5 millones de armenios durante la Primera Guerra Mundial, por fuerzas del Imperio Otomano, un hecho reconocido como genocidio por más de una veintena de países del mundo, entre ellos Argentina.

"También cumple 100 años la lucha incansable del pueblo armenio por reconstruirse (...), por reclamar justicia, por erguirse por sobre el dolor. Y esa lucha no ha sido en solitario y nuestro país es prueba de ello", agregó Mouratian.

El interventor del INADI destacó al ex presidente Néstor Kirchner por la sanción y promulgación de la Ley nacional 26199 que reconoce el genocidio armenio.

Según el interventor del INADI, "el Genocidio como delito es sin duda la peor cara de la humanidad. Es el plan de exterminar al otro, la absoluta negación de su más importante derecho, el derecho a existir. Además, su puesta en marcha toma las formas más crueles que el ser humano ha podido concebir".

Asimismo, Mouratian remarcó la "responsabilidad del Estado turco otomano en la ejecución y planificación del genocidio, hecho innegable al observar la verdad histórica pero que aún se niega, sin comprender que se priva a ambos pueblos, el turco y el armenio, el derecho a sanar sus heridas en el reconocimiento de la verdad".

El interventor del INADI destacó al difunto ex presidente Raúl Alfonsín por "reconocer públicamente en un acto ante la comunidad Armenia en 1987 la existencia del Genocidio, a pesar de las fuertes presiones diplomáticas a la que fue sometido".

Al mismo tiempo, en su comunicado enviado a Télam, deploró el veto del ex presidente Carlos Menem a la ley 24.599 que reconocía el genocidio.

"Debieron pasar los años y debimos seguir buscando hasta encontrar, en el año 2003, un cambio social y político que nos abriría las puertas, que vería en la lucha del pueblo armenio el reflejo de la lucha por la verdad y la Justicia que el pueblo argentino encaraba luego de años de impunidad y que se transformaba en política de Estado", subrayó.