20/03/2015 Jos Nesis y Paula Szuster

El libro "De familia en familia" invita desde lo ldico a una mirada ms inclusiva

El libro De Familia en Familia, de los psicólogos José Nesis y Paula Szuster, está dirigido a los chicos -por qué no también a los adultos- y muestra las diferentes configuraciones que tiene la estructura familiar en nuestros días, alejada de las rigideces del pasado y cuya aceptación requiere de un esfuerzo sostenido de la sociedad en pos de la inclusión y en dejar de lado todo tipo de discriminación.


 
De tanto escuchar y conocer familias que pasaron por sus consultorios, los autores imaginaron quince historias, que conforman el volumen ilustrado por Gustavo Aimar, Pablo Zweig, Javier Basile, Powerpaola, Poly Bernatene, Claudia Degliuomini, Leticia Gotlibowski, María­ Lavezzi, Mariana Ruiz Johnson, Valeria Cis, Diego Bianki, Cynthia Oresztajn, Gabriela Burí­n, Mariano Grassi y Eugenia Nobati.

"El hilo conductor del libro (publicado por Ediciones IIamiqué) es una actividad que hoy está considerada un clásico en el jardín de infantes que se llama 'la carpeta viajera': todos los chicos durante una semana tienen la carpeta en su casa, pegan fotos de sus hermanos, padres y describen su familia", cuenta Nesis (también médico especialista en Psiquiatría) en una entrevista con Télam.

La familia colabora en esta actividad "y luego la carpeta vuelve al jardín y a la semana siguiente se lo lleva otro chico, así hasta completar el curso; recién ahí la maestra y la ayudante leen en voz alta y muestran las fotos de cada familia para que todos las conozcan", explica.

¿El abordaje de este libro es bastante infrecuente en la literatura infantil?
Sí, el material de las historias lo encontrás en la práctica clínica o en la práctica de trabajo con instituciones, donde en las últimas décadas se fue complejizando la composición familiar. También hubo un cambio en el marco legal con la aprobación de la ley del Matrimonio Igualitario, un paso adelante contra la discriminación pero todavía está lejana la aceptación de toda la sociedad. 

¿Por qué se enfocaron en los chicos? 
Nos pareció que era una forma de promover la aceptación social y que además se naturalizara para las generaciones mayores: los padres y los educadores. 

Además de las cuestiones de género, el libro representa otras cuestiones como las familias de inmigrantes que se radican en el país. 
Hay un doble movimiento, por un lado promover la diversidad y la inclusión, y tratar de que eso sirva para desarticular las reacciones negativas. Lo que intentamos en cada una de las historias es un atravesamiento que muestre la presencia del amor en todas las configuraciones, así como los problemas, que los hay, tratamos de evitar las situaciones ideales.

Son familias diferentes, con roles donde por ejemplo a veces son los abuelos los que están más tiempo con los chicos, situaciones donde la mamá murió o el chico es adoptado o, presentan todo un abanico de posibilidades ¿Les costó armar las historias?
Empezamos con alrededor de nueve y fuimos descubriendo más, también nos ayudaron las editoras, muy generosas con sus señalamientos. Y desde que terminamos de escribir, escuché otras nuevas. Situaciones delicadas, muchas tienen que ver cómo se le cuenta a los chicos, cómo hacemos los adultos para contarles algo, y en ese sentido me parece que la literatura infantil sigue siendo un auxiliar muy importante. Incluso cuando nosotros éramos chicos, había libros que nos ayudaban a entender esas cosas que a los adultos les costaba explicar. Esta brecha, a través de los dibujos, puede ayudar a que los chicos incorporen una nueva información, hacer otras preguntas o básicamente todo eso entra en un universo lúdico, la mejor forma de presentarlo. 

¿La idea del libro pasa por incluir lo diverso como otra forma de vida posible?
Sí, hay una valoración ética que tiene que ver con la aceptación de la diversidad. Claramente esta aceptación disminuye los niveles de violencia.
Las familias ensambladas hoy son algo standart, hay una aceptación que se fue dando en las últimas décadas. La gente se puede separar y volver a formar pareja y eso no representa el final de la familia, sino todo lo contrario, se han extendido las expectativas de vida y esto también amplía los lazos familiares.

¿Cómo surgieron las ilustraciones? 
Cuando empezamos hacíamos bocetos para animarnos a escribir, pero luego las ilustraciones estuvieron inspiradas en el texto. Algunas son muy complementarias de la escritura, los dibujos agrandan la perspectiva e iluminan lo que la historia cuenta. En el caso de Sol (uno de los relatos), era una nena que vivía con sus papás y sus abuelos y la ilustración deja ver que eso no significa hacinamiento, muchas veces hay una cercanía de tres generaciones. Es muy común que una nueva pareja se instale en la casa de uno de los padres. 

¿Cómo se articula tu trabajo de escritor con el de terapeuta familiar?
Fue una experiencia muy linda, salir de las cuatro paredes que tiene el lugar donde uno trabajó y abrirse a la comunidad. En el consultorio el trabajo es clínico, uno atiende pacientes. La perspectiva de la escritura te da el punto de vista humano. 

¿El texto estuvo pensado para que lo lean los padres? 
Es para ambos. Si este libro puede ser un modo para que algún chico pueda darle curso a su propia aceptación de lo diverso ha cumplido su objetivo. 
etiquetas

También te puede interesar