Policiales

11-03-2015 15:15 - jurado popular

Relatos de episodios de violencia de género, en el juicio por jurados en la Provincia

La ex mujer de Gabriel Armella, el hombre asesinado de un disparo y por cuyo crimen está acusado su ex cuñado, sometido desde ayer a juicio por un jurado popular en San Martín, relató graves episodios que sufrió por parte de su ex pareja antes del homicidio.

Telam SE
11-03-2015 | 15:15

Se trata de Claudia Barros (25), madre de tres nenas y hermana de Guillermo Barros (28), quien empezó a ser juzgado este martes por el homicidio con arma de fuego de su ex cuñado, en el primer juicio por jurados que se realiza en la provincia de Buenos Aires.

En la segunda audiencia de debate, Claudia contó al jurado que conoció a su ex pareja Armella (30) en 2006 y que se fueron a vivir juntos, pero como él tomaba alcohol y era violento se separaron en 2013.

"En 2010 vino y me quiso agredir con una maza. Hice la denuncia en la comisaría de José León Suárez, pero no pasó nada", afirmó.

También recordó que en otra ocasión, en la casa de sus suegra, "metió a la nena en un tacho con agua porque estaba enojado" y otra vez quiso ahorcarla a ella y a su hija mayor.

Mientras la joven declaraba, los jurados prestaron mucha atención y tomaron más notas de las que habían tomado hasta ese momento.

Luego, Claudia recordó que en noviembre de 2013, dos meses antes del crimen, radicó otra denuncia en el Juzgado de Familia 3 de San Martín porque su ex pareja le sacó a una de sus hijas y le dijo que la iba a matar con una cuchilla.

Entonces, le impusieron a Armella un impedimento para acercarse a 100 metros de su hogar por 120 días.

Ahí la defensora de Barros, Verónica Jollice, pidió a la joven que leyera una de sus denuncias y solicitó autorización al juez Francisco Pont Verges para que el jurado examinara todas ellas, cinco en total.

Además, requirió que los jurados las puedan tener en su poder cuando pasen a deliberar, posiblemente mañana.

Una declaración similar prestó la madre de Claudia y del imputado, Marta Barros, quien ratificó todas las agresiones sufridas por su hija y dijo que ella también fue golpeada.

Al igual que su hija, consideró que su hijo Guillermo "era el único que lo tranquilizaba" a Armella cuando éste se ponía violento.

Sobre la noche del crimen, el 30 de enero de 2014, Claudia contó que su ex pareja ingresó a su casa y amenazó con una escopeta a su cuñada para que le dejara ver a sus hijas.

Entonces, llamaron a su hermano Guillermo, quien cuando llegó comenzó a discutir con su ex cuñado en la calle mientras el resto de la familia trataba de trabar las puertas con un candado.

La joven dijo que ella los vio forcejeando con las manos pero pensó que lo hacían con un palo, aunque luego se probó que la víctima recibió un disparo de una escopeta.

En tanto, Luis Jerez, hermanastro de Claudia, también vio el forcejeo pero dijo que como estaba oscuro no alcanzó a identificar qué tenían en las manos.

"Sentí un resplandor, una explosión, y después lo veo a mi hermano levantando las manos para arriba y que suelta algo", relató.

Después dijo que entró a su casa para contener a su familia y que Guiilermo se tiró en el sillón y se puso a llorar.
El juicio continua esta tarde con la declaración de los peritos. 

También te puede interesar