27/01/2015 educacin

A travs de textos en lenguas originarias las escuelas formoseas fortalecen las culturas del territorio

Alumnos de escuelas formoseñas bilingües trabajan con textos en lenguas originarias creados especialmente por el Ministerio de Cultura y Educación provincial en base a la recopilación de autores indígenas con el objetivo de fortalecer todas las culturas que habitan el territorio.

Uno de estos libros se titula “Lecturas en Lenguas Originarias de Formosa” y es producido por la Coordinación de la Modalidad Educación Intercultural Bilingüe (EIB), área del Ministerio de Educación que se encarga del “desarrollo y fortalecimiento” de las lenguas y culturas de la provincia.

El libro se compone de textos recopilados y producidos por autores indígenas: Walter Davichí y Beatriz Rodriguez (Pueblo Qom), Hilario Camacho (Pueblo Pilagá) y Emilio Fernández (Pueblo Wichí); quienes comunican historias, relatos de vida y costumbres en sus lenguas originarias.

A través de la lectura, los autores visibilizan aspectos de las dinámicas de los pueblos originarios y con el objetivo de producir procesos de “desarrollo cultural y lingüístico” aseguraron fuentes del Ministerio de Educación provincial a Télam.

“Es una contribución, con materiales propios, al fortalecimiento de la EIB en las escuelas provinciales de la modalidad creando espacios amables para compartir lecturas, dialogar, discutir y generar nuevos y diversos textos en las lenguas originarias de uso en las comunidades”, añadieron.

En Formosa se hablan y se escriben en al menos 5 lenguas; el español, el guaraní, el qom, el wichí y el pilagá.

Tanto la Ley Integral del Aborigen (426), como la Ley Provincial de Educación (1470) y La Ley de Educación Nacional (26.206) establecen los derechos de pueblos originarios a aprender y desarrollar su lengua y su cultura.

En el sistema educativo provincial son las escuelas de Modalidad de EIB de los diferentes niveles y a través de los docentes indígenas quienes garantizan los procesos de enseñanza y aprendizaje de las lenguas originarias.

En ese marco, en Formosa unos 20.000 niños y jóvenes aborígenes cursan en los diferentes niveles y modalidades del sistema educativo, entre ellos se cuentan 85 estudiantes universitarios que en su mayoría estudian la licenciatura en enfermería profesorado en geografía y psicopedagogía; casi medio millar de docentes indígenas, y alrededor de 350 establecimientos escolares donde se imparte la educación bilingüe.

“Lo particular que tiene la educación intercultural bilingüe de la provincia es el cuidado de la identidad propia”, destacaron desde el Ministerio de Educación.

En estas escuelas de modalidad bilingüe existe una figura docente específica para trabajar en contextos interculturales que se denomina MEMA (Maestro Especial de la Modalidad Aborigen) que son designados previamente como personas idóneas por las propias comunidades, tomando en cuenta los aspectos culturales en su forma de vivir, de concebir el mundo y las pautas culturales que se practican en la familia.

Generalmente trabajan como pareja pedagógica junto con un docente que no pertenece a un pueblo originario y su rol principal es asistir a preparar las clases teniendo en cuenta los contextos de las culturas originarias.

“La modalidad de EIB tiene por finalidad garantizar el derecho constitucionalmente reconocido de los pueblos originarios a recibir una educación adecuada a sus pautas culturales y lingüísticas”, subrayaron desde la cartera.

“Las escuelas bilingües no están en situación de marginalidad, porque el gobierno provincial se ocupa de generar las condiciones necesarias para una educación igualitaria, para todos y todas”, concluyeron.