23/11/2014 "Liderar con humildad"

El Papa Francisco como modelo para hombres de negocios

Las cualidades de conducción del Papa son descriptas por Jeffrey A. Krames, reconocido autor y editor de libros de negocios estadounidense, en su nueva obra, "Liderar con humildad", planteada como modelo a aplicar por altos ejecutivos para conectarse de modo diferente con empleados, colegas y clientes para hacer más eficientes sus empresas y ayudar a cambiar al mundo, como propone Francisco.

Por Adriana Mileca

En la obra (V&R Editores, Buenos Aires, 2014), Krames expone "12 lecciones de liderazgo del papa Francisco", a quien en el prólogo define como "la contracara de este siglo" y toma una cita que "ilustra su visión del mundo", cuando plantea "¿Cómo puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la Bolsa?".

El autor aclara desde el principio que este no es un libro de negocios -ha publicado varios best seller en ese rubro- sino de liderazgo, entendido como "la capacidad de enunciar una visión y lograr que otros la concreten" y en referencia a la "figura excepcional" de Jorge Bergoglio.

El primero de los doce capítulos lleva el mismo título que el libro y plantea que "la humildad cambia todo", como mostró Francisco apenas convertido en pontífice, cuando rechazó subirse a la plataforma que lo colocaba por encima de los cardenales para dar su primer mensaje.

Luego propone actitudes de humildad para ejercer el liderazgo en negocios, como reducir el propio sueldo, reemplazar cenas costosas en sitios exclusivos por desayunos de trabajo con colaboradores y las oficinas lujosas por cubículos en los que esté a la vista del personal.

"Huele como tu rebaño", el capítulo siguiente, "te llama a sumergirte por completo en el grupo que lideras", como hacía Bergoglio con sus asiduas visitas a las villas, y reseña actitudes en ese sentido de varios ejecutivos.

El siguiente, "Quién soy yo para juzgar" -como respondió a un periodista que le preguntó por el "lobby gay" en la iglesia durante el viaje de regreso a Roma tras la jornada de la juventud en Río de Janeiro-, Krames dice a quien tenga responsabilidad de conducción: "no juzques, evalúa", que es "algo que hacen los líderes todo el tiempo" y requiere realizarlo de manera "honesta y directa".

Tras recomendar en el cuarto capítulo a los líderes "No cambies, reinventa" para hacer más eficientes sus negocios propone "Que la inclusión sea tu prioridad absoluta -siempre en base a ejemplos del Papa- y no dejar "a nadie afuera", para lo cual "la primera reforma debe ser la actitud", como incluir a los demás en la toma de decisiones.

Evitar la "insularidad", pues "el diálogo es la clave para derribar muros"; preferir "el pragmatismo a la ideología", porque "la tradición y el recuerdo del pasado deben ayudarnos a tener el coraje de abrir nuevas áreas", el enfoque en la toma de decisiones y dirigir la empresa "como un hospital de campaña" son otros temas que aborda el autor, sin perder de vista el eje que atraviesa el texto: la humildad.

En el décimo capítulo, "Vive en la frontera", en alusión a "una actitud mental positiva y abierta" a la que suele apelar Francisco, sugiere a los dirigentes mantener el contacto con el grupo, salir de la "zona de confort" y ayudar al equipo a acompañar los propósitos.

"Enfrenta la realidad cara a cara" y "Préstales atención a los no-clientes" son las últimas de las doce "lecciones de liderazgo" inspiradas en Bergoglio que plantea Krames.

En el primer caso incluye los abusos sexuales cometidos por sacerdotes -entre 2004 y 2008 fueron expulsados 848, apunta- tema que implica "la mayor batalla de la Iglesia”. El Papa dijo "tolerancia cero". Y afirmó que no se debe "mirar para otro lado. No se puede estar en una posición de poder y usarlo para destruir la vida de otra persona".

"Esquivar la adversidad casi nunca funciona", advierte, y cita "el error" de una automotriz por no retirar rápidamente del mercado unos autos con fallas en el arranque, lo que costó la vida de diez personas. Y recomienda ser "proactivo en atacar los problemas desde la raíz".

Y así como "el gran objetivo de Francisco es llegar personalmente hasta la última de sus ovejas", más allá de etnia, religión o inclinación sexual", sugiere a los altos ejecutivos tener en cuenta a los "no-clientes", prestar atención a "mercados que no se atienden".

Citando a Peter Drucker, "padre del management", considera que hay que detectar los cambios que pueden "convertir en obsoletas sus teorías de negocios".

Para Krames, nacido en Chicago y de padres judíos -él polaco, ella alemana- con familias diezmadas en el Holocausto, "éste no es solo un libro más sobre el liderazgo. Es un libro profundamente personal", ya que por haber nacido casi en "una familia de fantasmas", por los seres perdidos de los que solo supo por relatos, siempre dio "especial importancia al respeto y la dignidad de los demás".

"Tal como el mandamiento 'No matarás' pone límites claros para salvaguardar el valor de la vida, hoy debemos agregar 'No deberás' a una economía de desigualdad y exclusión", sostiene el Papa en una de sus encíclicas más conocidas, que Krames cita en el prólogo de su libro, que se centra en la humildad de los gestos de Francisco para apelar a los líderes de negocios.