Sociedad

15-11-2014 17:07 - Buenos Aires

Recuperado tras las inundaciones, San Antonio de Areco festeja el mes de la tradición

La localidad bonaerense de San Antonio de Areco, distante 140 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, será sede durante la segunda quincena de noviembre de las más destacadas actividades programadas para celebrar el mes de la tradición.

Telam SE
15-11-2014 | 17:07
Telam SE


La ciudad del norte bonaerense, reconocida plaza turística que atrae a más de 400 mil visitantes anuales, se aprestaba a celebrar su 75 aniversario, pero las inundaciones (de las que ya no quedan rastros) obligaron a posponerlas y tendrán su punto máximo los próximos 28, 29 y 30 de noviembre.

"El 28 por la noche comenzamos con un fogón surero, el día siguiente tropilla y destreza en el parque criollo y el domingo 39 el gran desfile", relata a Télam Andrés Ziperovich, secretario de Turismo del municipio.

El pueblo que no tiene más de 30 mil habitantes cuenta con infraestructura hotelera y gastronómica que puede albergar a 15 mil turistas por fin de semana.

El paisaje de Areco, que incluye la típica plaza central, se destaca por la ribera de su río, coronada por el Puente Viejo, monumento histórico e ícono para los Arequeros.

"Tenemos una oferta turística muy grande con 75 hoteles y 35 restaurantes, donde siempre hay actividades, incluyendo -entre otras- las relacionadas con las cuestión mas folclórica", añadió el funcionario.

Además de ser considerada ciudad "cuna de la tradición", San Antonio de Areco es el hogar de los más destacados orfebres dedicados a la platería gauchesca.

"El pueblo cuenta con 80 plateros, y ya hay una tradición de artesanos, y gracias a Dios y al Turismo viene muy bien", señala Mariano Draghi quién aprendió ese oficio de su padre Juan José Draghi, pionero de la platería gauchesca local.

Los vecinos de Areco, muchos de ellos portando orgullosas vestimentas gauchescas, destacan la tranquilidad que conserva el lugar y sonríen al decir que el citytour se hace en carreta.

"El turismo es una industria que no contamina, y cualquiera que venga se va a contagiar de esta tranquilidad", concluye un gaucho que desmonta su caballo y lo ata en la puerta de la pulpería, regalando una postal más de San Antonio de Areco.

También te puede interesar