11/11/2014 Palestina

Abbas acus a Israel de ir a una "perniciosa guerra de religin"

El presidente Mahmud Abbas declaró hoy en Ramallah, al conmemorar el décimo aniversario de la muerte del líder histórico Yasser Arafat y mientras una ola de creciente violencia sacude a Israel y Palestina, que las políticas de Tel Aviv llevan a la región y el mundo a una "perniciosa guerra de religión". La respuesta de Netanyahu.

Abbas exigió que Israel ponga fin a lo que definió como "las provocaciones" de ese país, y reafirmó la decisión palestina de solicitar que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe este mes una resolución de reconocimiento del Estado palestino respetando las fronteras de 1967.

El presidente de la Autoridad Palestina agregó que si la propuesta ante la ONU fracasa, se dirigirá a organismos internacionales como el Tribunal Penal Internacional (TPI), con sede en La Haya.

"Nos dirigiremos al TPI para proteger a nuestro pueblo, y no habrá presión que nos detenga", proclamó.

Abbas aclaró además que "los territorios ocupados en 1967 no son territorios en disputa, son territorios ocupados", según publicó el diario israelí Haaretz.

En este punto, agregó que con los asentamientos -a los que definió como parte de un proyecto "ilegítimo que viola la legislación internacional"- Israel está tratando de crear "hechos [irreversibles] en el terreno".

"Israel debe retirarlos porque no [los] queremos en un Estado palestino", concluyó.

Las declaraciones de Abbas tuvieron como telón de fondo diversos actos de violencia en distintos puntos de la geografía de Palestina e Israel, una escalada que hace revivir el clima previo a la Intifada.

En uno de esos episodios un joven palestino fue abatido hoy por soldados israelíes, durante un enfrentamiento en el campo de refugiados de Al Arrub, en el norte de la ciudad cisjordana de Hebrón.

El joven, quien perdió la vida en medio de choques armados, fue identificado como Muhamad Imad Jawabre, de 21 años, señaló el portavoz del comité popular del campo de refugiados, Ali Jawabre, informó la agencia de noticias EFE.

El episodio se produjo el día en que los palestinos conmemoran el 10 aniversario del fallecimiento de su líder Yasser Arafat, y en el marco de los recientes disturbios entre musulmanes e israelíes en la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén.

Fuentes del hospital local Al Mizan, precisaron que la víctima recibió un disparo en el pecho y que llegó al centro médico en situación crítica, pero que los médicos certificaron su fallecimiento poco después, precisó la agencia de noticias palestina Maan.

Por su parte, un portavoz del Ejército israelí reveló que en el campo de refugiados se produjeron violentos enfrentamientos, protagonizados por unos 200 palestinos que emplearon armas improvisadas que no especificó.

"Nuestras fuerzas respondieron y confirmaron haber alcanzado a uno de los participantes", aclaró la fuente militar israelí.

A primera hora de la tarde los choques continuaban en Hebrón, donde hay una fuerte presencia del Ejército israelí, una de cuyas misiones es la de proteger a los cientos de colonos judíos que residen entre una población mayoritariamente palestina.

En Hebrón, mientras tanto, fueron detenidos en horas de la madrugada el padre y un hermano de Maher al Ishlomun, supuesto autor del apuñalamiento de una israelí­ que resultó muerta ayer y que dejó otros dos heridos junto a una colonia judía en Cisjordania.

En otro episodio del clima de violencia que aumenta al paso de los días, tropas israelíes hirieron a un joven palestino cerca de la ciudad de Jursa, informaron medios locales, que precisaron que una ambulancia militar lo trasladó a un hospital israelí­.

Sobre este hecho, la radio pública de Israel­ informó que cerca de 150 manifestantes palestinos se concentraron hoy en una avenida de esa localidad de Cisjordania y arrojaron piedras contra vehículos de colonos judíos.

Paralelamente, dos palestinos resultaron heridos en otros enfrentamientos en Beit Furik, aldea al este de Naplusa, informó la agencia palestina y que levantó su colega española EFE.

Además, en otro campo de refugiados palestinos, fueron detenidos el padre y el hermano de otro palestino que ayer atacó a un soldado israelí­ en Tel Aviv, lo que derivó en su muerte.

Fuentes locales precisaron a las agencias de noticias que durante los choques las tropas israelíes dispararon con fuego real, granadas de estruendo, gases lacrimógenos y balas de acero recubierto de caucho cerca de un colegio en Beit Furik, hiriendo de diversa consideración a dos adolescentes de 16 años.

Los distintos enfrentamientos se registraron después de que dos palestinos apuñalaran en sendos ataques al soldado israelí y a la mujer, residente en un asentamiento judío cerca de Belén.

En el último mes cinco israelíes y una ciudadana ecuatoriana han perdido la vida en cuatro ataques perpetrados por palestinos, dos supuestos atropellos intencionados y dos apuñalamientos, en medio de un clima de creciente tensión.

Se suma a esta espiral de violencia el intento de asesinato de un rabino del ala ultranacionalista israelí hace dos semanas por un palestino, la muerte de un palestino-israelí­ a manos de la policía el pasado viernes, además de agentes del orden que repelieron a tres supuestos atacantes palestinos.