10/10/2014 aniversario

A cinco aos de su sancin, destacan el "cambio de paradigma" que marc la ley de medios

Especialistas del campo de la comunicación coincidieron en destacar el carácter "democrático y democratizador" de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, y señalaron como uno de sus aspectos más relevantes el “cambio de paradigma”.

Así fue planteado durante la apertura del Encuentro Internacional “Medios y Democracia”, que se desarrolla hoy y mañana en la sede de la ex Esma, en el marco del quinto aniversario de la sanción de la norma por parte del Congreso Nacional.

Encuentro "Medios y Democracia".

“Se trata de una de las leyes más democráticamente amasadas en toda la historia”, postuló Eduardo Rinesi, director de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), organizadora de las jornadas junto al Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

En este sentido, el académico y director del AFSCA sostuvo que la norma plantea “un nuevo paradigma de pensar el modelo de la comunicación, no ya como una mercancía sino como uno de los derechos humanos fundamentales” e “inalienables”.

En su exposición, marcó un contraste que luego retomarían los demás integrantes de esa mesa, al destacar el hecho de que el encuentro para celebrar el quinto año de la sanción de la ley, esencialmente democrática, se desarrolló en un ámbito que fue testimonio “de lo más monstruoso en lo que puede convertirse un Estado”.

En este marco, afirmó que eso reflejaba la presencia de un “Estado que es garante del ejercicio de los derechos humanos” y se manifestó “contento” de que sea el propio Estado, a través del AFSCA, el que “promueva estas discusiones en las que se forjan los instrumentos para pensar lo que se debe hacer hacia delante”.

Por su parte, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, destacó el hecho de que, “en estos lugares en los que se pensó la muerte”, hoy se esté reflexionando sobre una ley que es “garantía del futuro, una herramienta de las nuevas generaciones para que puedan tomar la palabra y construir el futuro de otras nuevas generaciones”.

Además, afirmó que en el lugar en el que se desarrollaba el encuentro –la ex ESMA- “se pensó también la concentración y la hegemonía de la palabra” e indicó que, luego, “el neoliberalismo también llevó adelante una política que permitió garantizar el discurso único y que la concentración de la riqueza no estuviera lejos de los medios de comunicación”.

En tanto, a su turno, en representación de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), Nicolás Trotta subrayó que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, “construida sobre la base de consensos, no le pertenece ni a un partido ni a un gobierno sino a toda la sociedad” y expresó su convicción de que, “en un futuro, muchos de los que se opusieron, la van a celebrar”.

En ese marco, advirtió que los “supuestos consensos” que muchas veces son pregonados por sectores dominantes, “dejan excluidos a los trabajadores y a los sectores populares”, y sostuvo que, a contrapelo de lo que vaticinaban quienes se oponían a la sanción de la Ley de Medios, “no se cerró ningún diario, ni ningún canal de televisión, ni ningún portal”.

“Todo lo contrario; lo que se vio es un auge de nuevos medios, que garantiza la presencia de más voces”, definió Trotta en su exposición en el marco de la apertura del Encuentro Internacional “Medios y Democracia”.

En tanto, Fernanda Saforcada, directora académica del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), celebró que “se esté pensando y discutiendo la democracia donde fue el centro del horror” y puso el acento en el nuevo paradigma de “la comunicación como un derecho ciudadano fundamental” que vino a instalar la Ley 26.522.

En este punto, remarcó que esa norma “es un instrumento sumamente valioso que, además, construye simbólicamente”, y planteó que un pelea similar a la llevada adelante en el campo de la comunicación contra “intereses muy poderosos” se está desarrolla en el terreno del “acceso al conocimiento científico”, que –sostuvo- “también constituye un derecho social”.

En ese contexto, hizo referencia a “la campaña de acceso abierto al conocimiento científico” que lleva adelante CLACSO y, tras señalar como un hito “la sanción de una ley en ese sentido en noviembre del 2013”, sostuvo que esa norma y la de Servicios de Comunicación Audiovisual “ponen en el centro de la discusión el derecho de los pueblos a la comunicación, a la información y al conocimiento”.

“Ése es el gran desafío para la profundización de las democracias”, afirmó la especialista en el marco de su exposición.

Por su parte, Mario Lozano, presidente de la Comisión de Comunicación del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), afirmó que “la Argentina eligió un camino muy diferente al de otras regiones del mundo” a partir de la sanción de la Ley 26.522, que concibe “el derecho a la comunicación como un derecho inalienable”.

“En otros países, por el contrario, cada vez es más aberrante la concentración de los medios de comunicación”, aseveró Lozano, quien reivindicó la necesidad de “permitir que la palabra sea distribuida en una forma más democrática”.

En ese sentido, destacó el papel de los medios de comunicación que funcionan en el marco del sistema universitario y consignó que se está trabajando en el lanzamiento de una “red de servicios audiovisuales” de las universidades nacionales, a las que definió como “actores fundamentales en la articulación con el tercer sector, para que la democratización de la palabra sea real”.

De acuerdo con lo previsto, a lo largo de la jornada de hoy se desarrollarán distintas mesas de debate, en tanto que, para mañana, el acto de cierre del encuentro internacional está programado para las 17, con la presencia de la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi, y del titular del Afsca, Martín Sabbatella.

Entre los principales disertantes internacionales que participan de las jornadas se cuentan Luis Alfonso Albornoz (España), Marcos Américo (Brasil), Gustavo Gómez (Uruguay), Gabriel Kaplún (Uruguay), Guillermo Orozco Gómez (México), Carlos Ochoa (Ecuador), Ramón Reig (España), y Lorenzo Vilches (España).