08/10/2014 estreno

Un documental brasileo recorre la historia del tropicalismo

El movimiento musical tropicalista, que marcó nuevos paradigmas para la música popular brasileña y que tuvo su origen a fines de los 60 alentado por un grupo de músicos entre los que estaban Tom Ze, Caetano Veloso, Gilberto Gil y Los Mutantes de Rita Lee, es recorrido en el documental "Tropicália", de Marcelo Machado, que se puede ver en cines a partir de este sábado.


El realizador, nacido hace 56 años en una ciudad del estado de San Pablo, recurre a imágenes de archivo: escenas de películas de Glauber Rocha, entrevistas y shows televisivos, declaraciones de dramaturgos, performances y actos políticos de una convulsionada época que se correspondió con una música nueva.

"El tropicalismo es la música que escuché de adolescente, la música que vive hondo en mi memoria afectiva", dice el realizador, en charla con Télam en respuesta al interrogante de por qué decidió hacer el filme.

Consultado sobre si se trató de una corriente que, de algún modo, excedió la música, Machado remarca que no cree en la fuerza de los movimientos surgidos de una reunión de artistas en torno a la mesa de un bar o como una reacción a un evento específico; "fue generado a lo largo de décadas", dice.

"Es la acumulación de la influencia de los moros en la península ibérica que cruza el Atlántico en las carabelas y que vino a ser decantada en el nordeste brasileño, surgiendo como un hongo en la adolescencia de la televisión brasileña, y justo en la hora en la que los militares resuelven cortar la energía y terminar con el baile. Pero esa explicación es sólo una versión que yo robé de Tom Zé", contesta Machado para intentar dar una respuesta sobre cómo surgió o se gestó el tropicalismo.

Por su parte, el realizador establece una diferencia, acaso desconocida mayoritariamente en la Argentina y que distingue entre la tropicália y el tropicalismo.

"Tropicália no es un movimiento, es una idea que viene de antes de los años 60. El tropicalismo pasó entre 1967 y 1969 y principalmente en la música. El documental es sobre ese movimiento efímero con fecha de validez terminada", contesta, aun cuando en nuestro país el tropicalismo se conoció recién a fines de los 70, con la llegada al país de una novedosa troupe de músicos brasileños entre los que estaban Caetano, Gil, Milton Nascimento, Ney Matogrosso, María Bethania, entre otros y en torno de quienes quedó ligada esta idea.

"Pero el filme -continúa Machado- homenajea la tropicália en el título e intenta dar una noción de cómo esta idea influye en los músicos del período y creo que está aún presente en Brasil: en la convivencia de aspectos arcaicos y modernos en el país, de la riqueza y la pobreza en cada ciudad y de las mixturas permanentes que explican y confunden a quien intenta descifrar".

En cuanto a las posibilidades que hicieron posible la aparición del tropicalismo, Machado nombra a Jimi Hendrix y la Bossa Nova; Los Beatles y el Maracatú; África y la ciudad de San Pablo, aunque remarca que más que todo eso el tropicalismo es el recurso recurrente de la exageración.

Intentando situar el tropicalismo en el marco de la historia política del Brasil, el realizador encuadra su aparición en "un momento entre el golpe militar de 1964 y las reacciones posibles hasta el Acto Institucional n°5 en 1968, que inició la censura, las prisiones y torturas y que impidió, por más de una década, la libertad de manifestaciones en el país".

Y consultado sobre por qué decidió contar el tropicalismo desde los archivos y por qué los protagonistas del movimiento aparecen recién al final del filme, Machado dice que lo hizo porque advirtió que todos ellos ya estaban "cansados" de estar hablando desde hace tanto tiempo de la cuestión.

"Sentí que los artistas estaban cansados, después de más de 40 años de hablar sobre ese asunto. Tantas entrevistas, reportajes y estudios ya habían sido hechos, que la primera reacción de casi todos los protagonistas fue la misma '¡ah! Ese asunto otra vez…'. Pero, al mismo tiempo, sabía que había una generación comenzando a interesarse y, principalmente, no había una película sobre el asunto".

Hablando sobre la originalidad brasileña, que según Caetano Veloso está toda construida de desventajas pero que la canción y el fútbol logran expresar del modo más bello y creativo, Machado suma a estas dos manifestaciones la diversidad culinaria brasileña, el imaginario popular con sus íconos y fiestas y la forma como la lengua portuguesa ha sido retrabajada.

"Pero diría -concluye- que antes de todas esas manifestaciones de nuestra cultura, la tierra y la naturaleza son los lugares donde estamos cometiendo errores más grandes y manifestando nuestra creatividad original de forma más devastadora".

"Tropicália", de Marcelo Machado, se puede ver desde este sábado en Bama Cine Arte y todos los sábados a las 22 en la sala del Malba.
etiquetas