18/07/2014 Ciudad

Una multitud de chicos en la Feria del Libro Infantil y Juvenil

Bajo el lema "¡Cronopios, a leer!" funciona desdoblada en dos sedes -una en el predio de El Dorrego y otra en Tecnópolis- , y ofrece una serie de actividades equitativas entre los más pequeños y los jóvenes, que cuentan con una interesante oferta de títulos, además del lugar preferencial de las historietas.


En un recorrido por los pasillos del Dorrego se puede apreciar un colectivo de editoriales (entre ellas Lea, Siglo XXI, Lugar, Ojoreja, Lúdico, Homo Sapiens, Edelvives, Ediciones del Eclipse, Del Nuevo Extremo, Continente, La marca y Arte a Babor) que comparten el espacio de la Cámara Argentina del Libro para la exhibición de sus títulos.

Otro colectivo está compuesto por Del Naranjo, La Brujita de Papel y Quipú donde conviven los textos de Pablo Bernasconi con los de Canela, María Inés Falconi, Silvia Rocha y Margara Averbach, entre otros autores infantiles y juveniles.

Un dúo imbatible son Ediciones Abran Cancha y Ridercahil donde los destacados son "El día al revés", "Había una vez un libro", "Nino", "El pizarrón mágico" y la saga "Historia entre tumbas".

Por todos los espacios del predio irrumpen muñecos coloridos de goma espuma e instrumentos musicales y en varios lugares hay mesas para que los más pequeños coloreen sus dibujos con lápices o temperas.

En el stand del Poder Judicial de la ciudad de Buenos Aires, por su parte, promotores obsequian a los visitantes una Constitución porteña, ilustrada por Miguel Rep, y el de Aysa tiene una actividad donde los niños aprenden sobre la importancia del cuidado del agua a través de cuentos salidos de un concurso literario.

El ministerio de Educación de la Nación instaló, además, una escenografía de camión donde los más chiquitos juegan con bloques, en tanto por una pantalla pueden ver el programa de Paka Paka.

En el espacio "Usina Joven" se dictan talleres de escritura y el 1 y 2 de agosto se llevará a cabo el Festival de Historietas "Rade viñetas".

Por los pasillos de Tecnópolis, frente a la Nave de la Ciencia, se pueden ver stands dedicados a literatura infantil, aunque hay una amplia oferta para los jovenes, como el espacio ocupado por Libros del Zorro Rojo, fundada en 2004 en Barcelona y ganadora del Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial en 2011.

Entre sus títulos, centrados en la literatura ilustrada e impresos en su mayoría en China, se destacan para el público juvenil "La Condesa Sangrienta" de Alejandra Pizarnik, ilustrado por Santiago Caruso; "Reunión" de Julio Cortázar, ilustrado por Enrique Breccia; "Caza de conejos" de Mario Levrero, con ilustraciones de Sonia Pulido e "Informe sobre ciegos" de Ernesto Sabato, ilustrado por Luis Scafati.

Además, ediciones de alta calidad: "El Señor de las Moscas" de William Golding, ilustrado por Jorge González, con epílogo de Ian McEwan; los dibujos de Harry Clarke para "Cuentos de imaginación y misterio" de Poe y "Fausto" de Goethe, y "La Fabrica de Vinagre", las oscuras obras de culto de Edward Gorey.

Por su parte, el stand de OvniPress, una editorial dedicada a la difusión de cómics en la Argentina, presenta clásicos del género así como novedades, dejando de lado el material de extrema violencia para que puedan disfrutarlo también los más chicos. 

En el stand, los jóvenes revisan, además de los clásicos de Marvel (X-Men, Spiderman, Avengers, Deadpool), la saga de "Star Wars" y "Los Simpsons", la serie "Walking Dead", novedades nacionales como "El General San Martín", una historieta del Libertador, y un cómic de "Metegol", inspirado en la película de Juan José Campanella.

Además, Ediciones de la Flor, presenta un amplio stand con sus clásicos: la serie completa de "Mafalda", de Quino, y la colección de "Macanudo", de Liniers, entre otras títulos nacionales.

El stand de Colihue, por su parte, exhibe clásicos de la literatura con ilustraciones para niños, y material novedoso, como una edición que reúne varios números de la célebre revista Humor.

La feria del predio Dorrego estará abierta de lunes a viernes de 11 a 20 y los sábados y domingos de 14 a 20, en tanto que Tecnópolis abre todos los días de 12 a 20, ambas con entrada libre y gratuita.