23/06/2014 fondos buitre

El Gobierno asegur que quiere cumplir con todos sus acreedores

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner publicó en su cuenta de Twitter la carta que el gobierno entregó al juez neoyorquino Thomas Griesa, en la que subraya que Argentina "quiere seguir honrando" sus compromios y cumplir con "el 100% de los acreedores".



El escrito, presentado por el abogado Carmine Bocuzzi Jr, solicita  el restablecimiento de la medida suspensiva (stay) fijada por la Corte de Apelaciones de Nueva York en su momento, para que Argentina pueda cumplir con el pago de los próximos vencimientos de la deuda restructurada, previsto para el 30 de junio, e iniciar conversaciones con los holdouts.

El tuit de la Presidenta tiene la leyenda "Dialogando de buena fe" y lleva como adjunto el escrito presentado por los abogados escrito en inglés.

En el documento que se dio a conocer tras su presentación en el juzgado de Griesa, el Gobierno afirmó que la Argentina "ha honrado sus obligaciones, incluyendo a los bonistas reestructurados, y quiere seguir honrándolos cumpliendo con el 100% de los acreedores" y en consecuencia solicitó "que otorgue este stay para brindar la posibilidad de iniciar negociaciones de buena fe entre Argentina y sus acreedores".

Según la traducción del escrito que el abogado Carmine D. Boccuzzi Jr presentó a las 14.40 (hora de Nueva York, las 13.40 en Argentina) se destacó en su primer párrafo que "la República Argentina tiene la voluntad de negociar de buena fe" y que "respetuosamente solicita una medida suspensiva (“stay”) de los Amended Injunctions [medidas cautelares] que le permita entablar conversaciones con los demandantes en un plazo de tiempo razonable para este tipo de negociaciones". 

En el escrito también se detalló que "recientemente, la República ha resuelto con éxito importantes disputas, incluyendo la existente con Repsol S.A. que había demandado a la Argentina por la expropiación del 51% de las acciones de YPF S.A. ante el CIADI por la suma de 10.000 millones de dólares, con las naciones miembro del Club de Paris por 9.700 millones de dólares, con los titulares de laudos CIADI".

"Estos recientes acuerdos –que fueron producto de extensas negociaciones y se concretaron en condiciones de cumplimiento posible para la República, con quitas, extensión de plazos y/o reducción de tasas– constituyen grandes avances que reflejan el foco de la Argentina con respecto a la salida de la crisis de 2001 y la normalización de las relaciones con sus acreedores", continuó.

El Gobieno destacó en su presentación que "todos estos acuerdos fueron voluntarios y por tanto equitativos para las partes. Argentina quiere salir de los litigios que han cargado sobre ella y sobre las Cortes".

"Por ello respetuosamente solicita un stay de su Señoría", insistió al considerar que "un stay proporcionaría un resguardo (un “paraguas legal”) para que las negociaciones tengan lugar considerando las complejidades legales y financieras inherentes al proceso".

Al respecto, la postura argentina fue aclarar al magistrado que "toda vez que la decisión de la Corte de Apelaciones del Second Circuit requiere a Argentina, cuando realiza un pago de intereses sobre la deuda reestructurada, a pagar a los acreedores el total del capital e intereses de su deuda en default, la República no está en condiciones de pagar a los demandantes en su totalidad, ni de pagar la totalidad a algunos acreedores y no a otros". 

En ese mismo sentido, planteó que "el total adeudado a los holdouts luego de la reestructuración de deuda de la República excede la mitad las reservas del país. Ningún país puede utilizar la mitad de sus reservas para hacer un pago y ser dejado sin medios para administrar su moneda, manejar su economía, incluyendo atender las necesidades de su población".

"Ni puede Argentina ignorar la cláusula de Derechos Sobre Ofertas Futuras (RUFO), que adjuntamos como Anexo, que es uno de los términos de la deuda reestructurada bajo ley de Nueva York y cuyos efectos pierden vigencia el 31 de diciembre de 2014, ya que esto puede llevar a que en otras jurisdicciones se entable un litigio que haga caer la reestructuración exitosa del 92% de la deuda de la República que estaba en default", continuó el documento.

Además, como nación soberana, Argentina "también se encuentra sujeta a sus propios procesos constitucionales y a las leyes sancionadas por el Congreso vigentes en materia de reestructuración de deuda". 

Por lo tanto, el país -aclaró el Gobierno- "se encuentra comprometida a entablar un diálogo con los demandantes que pueda llevar a la resolución de este litigio en tanto y en cuanto se den las condiciones propicias para que la negociación contemple los intereses del 100% de los acreedores". 

En resumen de toda la exposición, "la República está comprometida al diálogo que continuará en lo que la República aspira será una resolución final a este litigio, y a todo el problema de la deuda externa, lo cual constituye una cuestión de interés público para todo el pueblo argentino".