21/06/2014 Egipto

Condenaron a muerte a 183 supuestos seguidores de los Hermanos Musulmanes

Entre ellos se encuentra el líder de la agrupación islamista, Mohamed Badia. Es por disturbios y actos de violencia en la provincia sureña de Minia en agosto pasado.

La agencia estatal de noticias Mena reveló que otros 496 acusados, sobre un total de 683, fueron absueltos, mientras que 4 recibieron una sentencia a cadena perpetua.

Amnistía Internacional (AI) lamentó hoy la condena, a la que consideró como un "ejemplo del empeño de la judicatura egipcia por aplastar a la disidencia".

"Las autoridades egipcias deben anular esas sentencias y volver a juzgar a los acusados en un proceso justo", dijo AI en un comunicado emitido en Londres.

"Los tribunales egipcios parecen haber dictado sentencias de muerte a la ligera, incluidos dos juicios masivos sostenidos sobre pruebas endebles y procedimientos defectuosos", aseguró Hassiba Hadj Sahraoui, vicedirector para Oriente Medio y el Norte de África de la organización.

La organización consideró que la sentencia se produce después de un proceso "manifiestamente injusto" en el que el tribunal interrogó a medio centenar de testigos y 74 acusados sin la presencia de sus abogados.

Además, subrayó que la "confusión" que rodea a ese proceso quedó ejemplificada en el caso de uno de los acusados que fue condenado al mismo tiempo a la pena de muerte y a 15 años de prisión, consignó la agencia EFE.

"El sistema judicial egipcio es errático, en el mejor de los casos, mientras que sus decisiones levantan serias dudas sobre su independencia e imparcialidad", señaló Sahraoui.