09/06/2014 iniciativa del PRO

Abogados y jueces ponen reparos al proyecto de juicios en ausencia

Especialistas en derecho penal expresaron sus reparos a un proyecto de ley promovido por el PRO para poder juzgar a un acusado en ausencia, debido a que vulnera el derecho a la defensa consagrado por la Constitución Nacional.

Así se expresaron sobre la iniciativa de la diputada macrista Laura Alonso el abogado penalista y ex titular de la DAIA, Jorge Kierszenbaum; la ministra del Superior Tribunal de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Inés Weinberg; y el abogado Martín Bohemer.

En tanto, el vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolf, y el abogado y apoderado de la AMIA Miguel Bronfman dijeron que era una alternativa, pero plantearon la necesidad de "ser utilizado solo por una excepcionalidad", y sólo para casos de lesa humanidad o atentados terroristas.

Los especialistas en derecho y autoridades de las entidades judías expusieron hoy en un seminario de la Comisión de Legislación Penal, que fue encabezado por su titular, la también macrista Patricia Bullrich, y contó con la participación de Graciela Camaño, del massista Frente Renovador.

Bullrich abrió el seminario para exponer sobre el polémico proyecto y reconoció que el juicio en ausencia "es una figura controvertida".

La iniciativa de la legisladora del PRO se presentó con la intención de poder ser utilizada en un juicio a los imputados en la causa AMIA, a poco más de un mes de que se cumpla el 18 de julio el vigésimo aniversario del atentado terrorista, lo cual fue rechazado de plano por Weinberg.

La jueza del Superior Tribunal de la ciudad de Buenos Aires señaló que la Constitución Nacional es clara acerca de que "el acusado tiene que estar presente" y que en el caso de los juicios internacionales por los crímenes en Ruanda y Yugoslavia las autoridades políticas "entregaron a los acusados".

La especialista en derecho internacional y miembro del tribunal que juzgo a los autores de los crímenes en Ruanda dijo que como "las leyes no son retroactivas no puede ser utilizado para el caso del juicio de AMIA".

La iniciativa de Alonso, que es acompañada por Bullrich y el rabino Sergio Bergman, establece que se puede realizar un juicio en ausencia "cuando se hubiere declarado la rebeldía del imputado y se hubiere librado la correspondiente orden de detención, el Juez podrá disponer la continuación del proceso en ausencia del imputado".

Señala que solo se puede realizar este juicio si "se hubieren extremado las medidas para asegurar la comparecencia del imputado con resultado infructuoso, se hubiere librado orden de captura internacional, en caso que el imputado no se encontrare en la República Argentina, y existan indicios de que el imputado conoce la existencia de la causa y se entienda que ha decidido voluntariamente no presentarse ante la justicia".

El ex directivo de DAIA y especialista en derecho penal, Jorge Kierszenbaum, expresó su "preocupación" por esta iniciativa para que "no vulnere las garantías constitucionales" dado que "se disminuye el derecho de defensa".

"Si avanza esta iniciativa se verá comprometido el derecho de defensa", agregó y recordó que cuando siendo directivo de Amia se hizo un juicio al ex general de la dictadura Guillermo Suárez Mason por un tema de antisemitismo, él mismo solicitó "que le pongan un defensor oficial".

Por su parte, el vicepresidente de la DAIA sostuvo que es "paradójico" que después de "20 años se empiece a estudiar una propuesta alternativa" mientras que el abogado y apoderado de la AMIA, Bronfman, dijo que "es interesante, pero se debe estudiar la jurisprudencia" de Italia y España.

Bronfman dijo que es necesario si se aplica "esta excepcionalidad que los imputados sean notificados fehacientemente”.