05/06/2014 a un ao

Los programas que revel Snowden

A un año de las primeras filtraciones de Edward Snowden aparecidas en la prensa, un repaso por los principales programas de espionaje con los que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) espía las comunicaciones globales.



El primer programa revelado fue PRISM, una iniciativa a través de la cual la NSA accedía de forma directa (sin una orden judicial ni policial) a los servidores de varias de las grandes empresas de Internet - como Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, YouTube, Skype, AOL y Apple- para recavar información en tiempo real sobre sus usuarios, en función de acuerdos secretos entre estas y la agencia.

Un documento calificado como "top secret" y publicado por el diario inglés The Guardian indicaba que mediante "PRISM" la agencia recogía comunicaciones almacenadas en servidores, vigilancia en tiempo real, datos de geolocalización de los usuarios y grabaciones de voz.

La popularidad y masividad de estos servicios hicieron estallar el escándalo a nivel global y los directivos de las propias empresas no tardaron en aparecer en los medios para negar su supuesta vinculación con el programa.

Incluso los CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, y de Google, Larry Page, aparecieron en más de una oportunidad criticando el espionaje del gobierno norteamericano. Pero los documentos elaborados por los agentes de inteligencia no sólo los incriminaban sino que aportaban cifras sobre la cantidad de información recavada a través de "PRISM".

Un capítulo aparte en este programa le cabe a Microsoft, la empresa detrás del sistema operativo Windows, que según las filtraciones hizo "grandes esfuerzos" para brindar a la NSA acceso directo a varios de sus servicios, como Skydrive (el sistema de almacenamiento en la nube que tiene unos 250 millones de clientes) y Skype (el servicio de videollamadas, de más de 660 millones de usuarios).

Más aún, cuando en 2012 comenzó a unificar varios de sus servicios (entre ellos el popular Hotmail) en Outlook.com prometiendo un importante grado de encriptación con el lema "tu privacidad es nuestra prioridad", Microsoft proporcionó a la NSA los mecanismos para desencriptar su propio servicio, según consta en los documentos.

Si bien en un principio se interpretó a "PRISM" como sinónimo de toda la actividad de esa agencia, luego se supo que en realidad los programas eran miles y la gran mayoría de ellos eran de 2011, 2012 y 2013.

También para espiar en el ámbito de Internet, pronto se reveló "XKeyscore", un software con el que la NSA filtra y analiza la enorme cantidad de datos que reúne en la red.

El sistema actúa como interfaz central para buscar en una base de datos gigantesca que contiene información de correos electrónicos y redes sociales, entre otro tipo de comunicaciones.

Si bien la agencia afirmó haber tenido algún grado de colaboración con las empresas de Internet por el cual accedió a sus servidores -colaboración que no necesariamente fue voluntaria sino que en algunos casos mediaron órdenes secretas del también secreto Tribunal FISA-, también las espió sin su consentimiento a través del programa "Muscular".

Con este último pudo penetrar el tráfico interno de servidores de Google y Yahoo!, empresas que luego de revelado este procedimiento anunciaron la encriptación de sus comunicaciones internas.

Asimismo, mediante otro programa que lleva el nombre "Jirafa Egoísta", la agencia buscó vulnerar las comunicaciones del navegador TOR, que supuestamente protegen la privacidad de sus usuarios al cifrar toda la actividad que se realiza desde éste.

"Bullrun" es el nombre de otro programa, utilizado conjuntamente entre la NSA y el GCHQ -su equivalente británico- para desencriptar transacciones online.

Fruto de esa colaboración binacional es la iniciativa "Témpora", un programa a través del cual las agencias de inteligencia -con la ayuda del resto de los socios de los "Cinco Ojos", grupo que completan Australia, Canadá y Nueva Zelanda- lograron "pinchar" unos 200 cables de fibra óptica, muchos de ellos interoceánicos, a través de los cuales se transmite información en todo el mundo.

Por otro lado, la NSA cerró una serie de acuerdos con grandes empresas de telecomunicaciones a través de su división de Operaciones de Fuentes Especiales (SSO, por sus siglas en inglés), que le permitió acceder a metadatos telefónicos.

Frutos de esos acuerdos son los programas "Blarney", "Fairview", "Stormbrew" y "Oakstar", mediante los cuales la principal agencia de inteligencia del mundo aprovecha el acceso que las grandes telcos estadounidenses tienen a otras redes internacionales. Cuando aquellas cierran acuerdos para desarrollar o mantener los sistemas de esas redes externas, luego la NSA desvía las comunicaciones a sus servidores.

Blarney, por ejemplo, implica a los acuerdos que la telefónica estadounidense At&T cerró con operadoras de países como Brasil, Grecia, Francia, Alemania, Venezuela y Japón, entre otros.

Asimismo, dos semanas atrás se conoció la existencia de "Somalget", un poderoso programa de vanguardia utilizado en Bahamas y en Afganistán que le permite a la NSA grabar el contenido de todas las llamadas de móviles que se hacen desde, hacia o en esos países y almacenar las conversaciones durante un mes.

"Somalget" forma parte de otro programa más amplio llamado "Mystic", empleado en México, Kenya y Filipinas, pero que sólo recopila metadatos (horario, fuente, destino y localización georgráficas de las llamadas).

El último domingo se conoció el que hasta ahora es la más nueva de las revelaciones que involucran a la NSA, "Tundra Freeze", un software de reconocimiento facial que procesa cada día una 55 mil imágenes recopiladas de las redes sociales, de correos electrónicos y de videoconferencias.

Comentarios