27/05/2014 Golden Shears

Un esquilador argentino particip en un concurso internacional realizado en Irlanda

Cristián Morales -de la localidad bonaerense de Carmen de Patagones- participó en la categoría tijera mecánica en el prestigioso certamen Golden Shears, desarrollado durante el último fin de semana. Es la primer vez que participa la delegación argentina.

Morales integró la comitiva argentina que participó del certamen celebrado en la ciudad de North Wexford, junto con Pablo Barrera, esquilador a tijera manual de Puerto Madryn; y el coordinador de Prolana en Chubut, Ariel Aguirre.


El principal objetivo de la delegación argentina, que participó por primera vez del concurso, fue el de acercarse a nuevas técnicas y modalidades de trabajo que llevan adelante los referentes mundiales de la actividad.

Morales, último campeón nacional de esquila mecánica en Bariloche, también se lució a nivel internacional.

En un contacto con Télam en la sede de la cartera agopecuaria, antes de retornar a su provincia, Morales contó que se dedica a la esquila desde los 13 años, y que con 25 años en la actividad considera que "ahora tenemos que cambiar para poder participar en otro mundial, vi que la esquila de ellos es avanzada".

"Tenemos que poder transmitir esto para que el día de mañana los más jóvenes puedan decir `Cristián llegó y nosotros también podemos llegar`", dijo el esquilador que aprendió el oficio junto a sus padres y hermanos, en la localidad bonaerense de Carmen de Patagones. 

"Si nos va bien, el segundo paso va a ser poner en contacto a nuestros mejores esquiladores con capacitadores a nivel mundial, para de a poco lograr levantar el nivel de los 3.500 esquiladores que tenemos en Argentina"


Ariel Aguirre, coordinador del grupo
Por su parte, el coordinador del grupo, Ariel Aguirre, señaló que  "el objetivo de Prolana no era intentar ganar sino ver qué están haciendo países de referencia, adaptarnos a esa metodología de trabajo e intentar llegar al nivel que ellos demostraron".

En ese sentido, destacó la decisión de la Subsecretaría de Ganaderia de la Nación de "apoyar a Prolana para dar un salto de calidad y participar en Irlanda de Golden Shears, donde participaron 27 naciones y Argentina fue el único país de Sudamérica".

Dijo que se apunta a poner al nivel internacional los concursos que ya se realizan en el país a nivel provincial y nacional.

Asimismo sostuvo que es necesario "dar un salto de calidad y en ese sentido hace falta entrenar a los instructores que hay en el país para elevar su nivel en sus técnicas de enseñanza".

"Si nos va bien, el segundo paso va a ser poner en contacto a nuestros mejores esquiladores con capacitadores a nivel mundial, para de a poco lograr levantar el nivel de los 3.500 esquiladores que tenemos en Argentina", señaló Aguirre.

El funcionario explicó que uno de los objetivos de Prolana es "mejorar la calidad de presentación y condiciones de venta" de la lana, para lo cual es necesario mejorar la técnica de esquila, entre otros aspectos.

"Hace 20 años -detalló Aguirre- nuestra técnica de esquila era muy primitiva y decidimos adoptar la metodología que usaban Australia y Nueva Zelandia; pero las técnicas de esquila y enseñanza siguieron evolucionando, no podemos perder el tren, para lo cual fuimos allá".

En ese sentido, señaló que en Argentina la actividad tiene muchos actores, como el agarrador, el esquilador, el playero que recoge el vellón y el mesero que lo acondiciona, mientras que en países como Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, todas las tareas las realiza el propio esquilador.

"Nosotros tenemos que lograr que cada esquilador argentino pueda hacer más tareas simultáneamente sin depender de otro, ya que antes la mano de obra en Argentina era barata y se podían mantener empresas de esquila de 25 personas, pero hoy los números están más ajustados", resumió Aguirre.

Por otra parte, explicó que "el sector lanero en el mundo está atravesando una etapa conflictiva desde hace muchos años que da por resultado una caída persistente del stock", lo que provoca que "menos esquiladores sean necesarios y las esquilas se relizan en períodos cortos".

"Eso es un problema importante, a lo que se suma que hay otras actividades mejor remuneradas, por lo cual Prolana necesita permanentemente entrenar chicos nuevos que entren al sistema", agregó.

A su turno, Barrera dijo que "la experiencia fue muy buena, enriqueció mucho; fuimos a ver cuánto había evolucionado el mundo y estamos bastante lejos en cuanto al trabajo en sí".

Sostuvo que "hay cosas que son culturales" y que "hacer que una persona tenga más funciones se puede llegar a implementar en algunas cosas, pero no en todas porque estamos acostumbrados a estructuras grandes".

Esquilador desde los 18 años, Barrera (48) sostuvo que "cada vez tengo que trabajar más para ganar lo mismo" y apuntó a mejorar para que "los contratistas empiecen a buscar personal más eficiente y así empezar a remunerar mejor".

"Hay que cambiar toda una estructura de trabajo, hay una cultura ovejera que se está perdiendo", concluyó el profesional.