02/05/2014 Ciudad de Buenos Aires

Ancianos de un hogar porteo se encuentran en huelga de hambre por malas condiciones de habitabilidad

El grupo de adultos mayores del hogar "San Martín", en el barrio de La Paternal y dependiente del gobierno porteño, realiza desde el lunes dicha medida de fuerza por las malas condiciones que abarcan desde la calidad de los alimentos hasta cortes periódicos de agua potable y gas.

Los ancianos que protestan están en la sala "Susana Aguas" y reclaman, desde hace más de dos años, por los alimentos, el agua y la falta de gas en gran parte del edificio desde hace más de un año, a lo que se suma el escaso personal.

Carlos Pintos, uno de los mayores en huelga de hambre, explicó a Télam: "Llegamos a esta medida después de mucho tiempo de intentar, dialogando y peticionando, revertir la situación. No queremos nada más que dignidad".

"La comida en este lugar es mala y poca, los laboratoristas del hospital Tornú advirtieron que muchos de nosotros estamos anémicos, y a pesar de eso seguimos con el mismo menú todas las semanas y ni siquiera podemos repetir el plato porque de nuestras raciones también tienen que comer el personal", afirmó.

Pintos sostuvo, además, que "también son graves los problemas de infraestructura, el agua se corta día por medio, no funciona bien el agua caliente y para bañarnos en invierno hay que cruzar un parque de 200 metros".

"Ahora hicieron baños nuevos que estéticamente están lindos, pero se tapan enseguida y terminamos pateando materia fecal", agregó.

El anciano apuntó, además que "hay cuidadores que no están a la altura de nuestras necesidades, son pocos y algunos de ellos maltratan a los más desvalidos o les roban sus pertenencias".

Por su parte, el director del hogar, Gustavo Ciappa, explicó a Télam que "muchos de los reclamos que hacen ya están siendo resueltos, y tratamos de armar con ellos una comisión de seguimiento para las cosas que aún no encuentran solución".

"Respecto de la comida es verdad que tenemos un tironeo constante con la empresa tercerizada que brinda ese servicio, porque el pliego se hizo hace años, nunca se actualizó y hoy tenemos que negociar día a día las características del menú, a veces salimos más favorecidos y a veces no", explicó.

En referencia a las obras de infraestructura en el establecimiento, el funcionario dijo que "la renovación de la instalación de gas viene del año pasado, la obra esta lista pero hay que ir habilitándola por etapas en la medida que se instalan los nuevos artefactos".

"También es cierto que tuvimos problemas con el agua caliente, pero eso también se está resolviendo y el próximo lunes un especialista va a recorrer las instalaciones", agregó.

Respecto de la falta de personal, el director del hogar subrayó que "en este lugar viven más de 300 adultos mayores, cada uno con su propio universo de problemas, y sólo contamos con 6 asistentes sociales, eso hace que muchas veces no alcancen o que algunos se puedan sentir desatendidos".

Los adultos que mantienen la huelga de hambre son periódicamente chequeados por el personal del hogar, mientras intentan desde hace seis meses comunicarse, a través de las asistentes sociales, con la ministra de Desarrollo Social porteña, Carolina Stanley, sin resultado positivo.