11/04/2014 pedofilia

Francisco: "Creo que debemos ser muy fuertes. Con los chicos no se juega"

El papa Francisco expresó hoy su dolor por los abusos contra menores cometidos por miembros de la Iglesia, pidió perdón y aseguró que no se dará un "paso atrás" en el tratamiento y las sanciones de esos casos.


El papa Francisco expresó hoy su dolor por los abusos contra menores cometidos por miembros de la Iglesia, pidió perdón y aseguró que no se dará un "paso atrás" en el tratamiento y las sanciones de esos casos.

"Me siento interpelado a hacerme cargo de todo el mal que (han hecho) algunos sacerdotes, bastantes en número, no en comparación con la totalidad; y hacerme cargo de pedir perdón del daño que han hecho por los abusos sexuales de los niños", dijo el papa argentino Jorge Bergoglio.

El inédito pronunciamiento fue realizado al recibir hoy en el Vaticano a una delegación de la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE, por su sigla en francés) -una ONG católica que desde hace más de 60 años trabaja en todo el mundo al servicio de los niños-, según informó Radio Vaticana.

De esta manera, el papa Francisco volvió a dejar en claro su intención de afrontar un delicado tema que vino golpeando a la Iglesia en los últimos años y que hasta ahora era tabú en el Vaticano.

"La Iglesia es consciente de este daño; es un daño personal y moral de ellos", aseveró hoy Francisco y aseguró: "No vamos a dar un paso atrás en lo que se refiere al tratamiento de estos problemas y a las sanciones que se deben poner, al contrario".

"Creo que debemos ser muy fuertes. Con los chicos no se juega", aseguró el pontífice de manera contundente.

Siguiendo la línea de "tolerancia cero" con los casos de abuso sexual dentro de la Iglesia, Francisco creó en marzo de este año una comisión especial para la protección de los menores víctimas y para la lucha contra los curas pedófilos.

La Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores fue creada por consejo de los ocho cardenales que lo asesoran en la reforma de la curia romana y se encargará de trabajar con las conferencias episcopales de todo el mundo. Entre los integrantes de esta comisión figura Marie Collins, una víctima irlandesa que fue abusada por un sacerdote cuando era niña y un sacerdote argentino, el jesuita mendocino Humberto Miguel Yáñez Molina.

Apenas unos días después de asumir el pontificado, Bergoglio había dicho que actuaría "con decisión" contra los casos de abusos en el seno de la Iglesia, promoviendo "medidas de protección" a los menores involucrados, brindando ayuda a las víctimas y tomando las "medidas debidas".

En su mensaje de hoy a la ONG, Francisco también alentó la defensa de los derechos de los menores, la urgencia de impulsar proyectos contra el "trabajo esclavo", contra el reclutamiento de niños soldado y cualquier otro tipo de violencia. Asimismo, destacó la importancia de privilegiar a los niños y a los ancianos en la sociedad, pues "el futuro de un pueblo está en sus manos", según dijo.

El papa indicó además que es preciso "reiterar el derecho de los niños a crecer en familia, con un papá y una mamá capaces de crear un ambiente idóneo para su desarrollo y su maduración afectiva".

"Para seguir madurando en relación con la masculinidad y la feminidad de un padre y de una madre", añadió.
Por último, Jorge Bergoglio rechazó firmemente todo tipo de experimentación educativa, al señalar que "con niños y jóvenes no se puede experimentar", y recordar los "horrores de la manipulación educativa" perpetrados por las "dictaduras genocidas del siglo XX".