Cultura

28-03-2014 18:36 - Malba

Malba expone 31 obras donadas por Garabito, tres de ellas inéditas

Una treintena de pinturas, esculturas y dibujos que delinean un cabal recorrido por la obra del emblemático Ricardo Garbito, desde 1965 a 2007, pueden verse hasta junio próximo en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), en lo que constituye la primera gran donación de un artista a esa institución a fin de promover el arte argentino.

Por Dolores Pruneda Paz
Por Dolores Pruneda Paz
28-03-2014 | 18:36
Telam SE
 
Así ingresa formalmente a la colección del Malba un destacado protagonista de la escena artística local de la segunda mitad del siglo XX; miembro de la generación de Jorge de La Vega, Ernesto Deira y Luis Felipe Noé; quien compartió con numerosos artistas latinoamericanos inquietudes y formas de pensar el arte.
 
Una paleta de tonos en ascenso atraviesa el perímetro de la sala tres en el primer piso del Malba: los grises de las carbonillas de Garabito marcan el inicio de una línea ilusoria que gana color gradualmente, pasando por blancos puros de dibujos como "Jardín" a las témperas suaves "Personaje con botella" o los colores puros de óleos como "Naturaleza en el paisaje", algunos cercanos a la fluorescencia en pinturas como "Hombre con pantalón amarillo".
 
Tres de las obras donadas por el artista nacido en Trenque Lauquen hace 84 años son inéditas, "Mujer con dos baldes", "Naturaleza (muerta) con tres botellas y cinco naranjas" y "Marcos", "el sobrino de un amigo -relató el artista-, que es plomero pero arreglaba un poco de todo en mi casa y dije sentate".
 
"En toda la historia del Malba, desde su fundación en 2001, nunca recibimos una donación de tal envergadura", destacó el presidente del museo, Eduardo Costantini, al inaugurar la muestra que podrá visitarse hasta el 9 de junio en avenida Figueroa Alcorta 3415.
 
Costantini destacó lo "significativo de que un artista de gran madurez y sabia mirada sobre su país decida legar un cuerpo de obra de tal envergadura y tan exhaustivo": 13 pinturas, seis dibujos y 12 esculturas -dos angulosos bustos en cartón y una serie de lo que parecen coloridas plantas carnívoras- que  recorren todos los soportes en una abarcativa línea temporal.
 
Pintor de taller al uso académico -precisión en el dibujo y la composición con una paleta que acompaña y vigoriza- la obra de Garabito abunda en naturalezas muertas e irónicas observaciones de personajes porteños que pueden apreciarse en el Malba, entre otros, con los lienzos "Cecilia x 3", "Retrato de hombre(con daga)", "La soprano" y "El poeta".
 
De zapatillas negras y cordones rojos, pantalón, camisa y saco informales, un sonriente Garabito de 83 años cerró la presentación con un breve "disfruten, disfruten" y una danza muda con sus manos en lugar de las palabras solicitadas por el público que, entre risas, llenó el salón.
 
"Las pinturas las elegimos con Marcelo Pacheco (ex curador jefe del museo) y Costantini; tomamos las que más nos gustaron", dijo luego a Télam el artista que aspira a que su obra recorra el país con el programa Malba Federal y viaje al exterior, especialmente a Latinoamérica, en el marco de los intercambios del museo.
 
Ladeado por Vicky Aguirre, autora de algunas fotos que lo muestran en su taller de Monserrat en el catálogo, Garabito anticipa que habrá más obras, que trabaja todo el día -"estuve pintando hasta antes de venir acá, tengo que hacerme un futuro, sabés", sonríe con picardía- y hace oídos sordos a los elogios: Aguirre dice que su donación fue "un gesto de amor", él explica que está interesado en "fomentar el arte local y regional".
 
"Garabito tiene plena conciencia de la calidad de su obra en distintos momentos históricos y así reúne obras espectaculares que muchas veces le insistieron en comprar pero prefirió donar al museo, a un espacio público donde pueda ser enseñados todos los periodos de su producción", añadió en tanto Costantini.
 
En paralelo, en la sala 1 de la planta baja del museo se expone la 31 edición del programa de Contemporáneo dedicado al arte local y regional, esta vez centrado en el dibujo y con la participación de nueve artistas -Héctor Meana, Aimé Pastorino, Eduardo Santiere, Julián Terán, Leticia Obeid, Nuna Mangiante, Pablo La Padula, Rodolfo Marqués y Julián Angiolillo- curados por el dibujante Lux Linder bajo el título "Lo contrario de la magia".
 
"Reuní artistas que tuvieran algún tipo de relación con el pensamiento científico o la representación visual dentro de la ciencia, a fin de averiguar de qué se trata esta zona fronteriza donde el artista en mediador", explicó Linder tras encabezar su performance sonora -micrófono en mano y mini teclado, de negro casi absoluto cortado solo por una camisa a lunares- en la que le contaba al público de qué se trataba la muestra.
 
"Tiene que investigar la relación arte-ciencia en la cultura contemporánea, deseamos que esta exposición funcione como anzuelo para la comunidad científica, queremos saber qué opinan de esto, con la expectativa de que el arte les permita ampliar horizontes y viceversa", indicó.
 
"Los artistas ponen las palabras y el curador arma la oración. Me gustan sus palabras, pero ¿Arme una buena oración? Si hay algo malo es culpa mía, espero les guste", se despide.

También te puede interesar